Seguridad y presencia, claves en la campaña formativa

Seguridad y presencia, claves en la campaña formativa

“Tuvimos que enfocar nuestras acciones en los efectos del Covid. Por lo tanto, hemos subido una presentación a nuestro sitio web y estamos trabajando por correo y llamada telefónica ”, explica. Azucena Fernández, Director del colegio público Germán Fernández Ramos. «Intentamos que sea lo más fácil posible para los padres conocer el centro, aunque esta es una fase de más incertidumbre», añade.

La primera fecha marcada en rojo en el calendario de padres es el 21 de abril. En este día tiene lugar el llamado «dibujo de la letra», que determina qué apellidos se prefieren en caso de empate a la hora de elegir el centro. “En nuestro caso no pasa con más frecuencia”, explica Azucena Fernández, “pero hay otras escuelas donde este sorteo determina quién entra y quién se queda fuera”.

Uno de estos casos puede darse en el colegio público de Corredoria I, que está lleno. Actualmente contamos con 613 alumnos ”, explica el director del centro. Beatriz Martinez. En su caso, sin embargo, explica que la elección no hace mucho daño: “Hay otros dos colegios públicos en el barrio, Carmen Ruiz-Tilve y el poeta Ángel González, que también son muy grandes: entre los tres De Nosotros nos convertimos Ser alrededor de 1.600 estudiantes. Entonces, si un niño es excluido de la lotería en su primera opción, seguramente ingresará en la segunda o tercera opción. »

Otra novedad de este año, como la nueva escala introducida por la “Ley Celaá”, que da más peso a las rentas bajas e incluye criterios como gemelos, no será determinante a ojos de escuelas y grupos de padres.. “No son cambios importantes. Creo que están enfocados en mejorar la inclusión, pero no creo que afecten el proceso de admisión ”, dice Clara Díaz de la Asociación de Asociaciones de Padres de Estudiantes (FAPA) Miguel Virgós. La proximidad al hogar o al trabajo y el hecho de que los hijos tengan hermanos que ya están estudiando en el centro siguen siendo los criterios más valorados, según Díaz, lo que limitará la posible incidencia de los nuevos criterios a casos muy concretos.

De cara al nuevo rumbo, Clara Díaz espera que se desarrolle en un clima de normalidad: “Este año es titánico, pero las familias están a la altura de la tarea de cumplir y adaptarse a todo lo que se nos cruza en el camino. Creo que son impecables y quiero justificarlo ”, dice Díaz.

Este mismo pretexto de normalidad anima a los centros a desarrollar sus programas para el próximo curso académico. “Nos hemos adaptado a las circunstancias y hemos utilizado una serie de protocolos y soluciones que cada vez son menos necesarios cuando todo va bien, que es lo que todos esperamos”, explica. Elisa Fernandez, Director del Colegio Público La Gesta.

En su caso el desafío es muy diferente al de La Corredoria: “Nuestro problema es el descenso brutal de la natalidad, que no se está notando en algunas partes nuevas de la ciudad porque han crecido mucho y yo tengo muchas crías. personas, pero en otras áreas, como la nuestra, es algo tangible. “Esta dinámica sugiere que las campañas de reclutamiento se intensificarán en los próximos años, ya que espera una competencia aún mayor entre las escuelas públicas y concertadas y privadas para el reclutamiento de estudiantes.

Uno de los polos de conciertos más arraigados de la ciudad es Santo Domingo de Guzmán, que a su vez también ha adaptado su campaña de matrícula a las circunstancias.. «Hicimos posible un recorrido virtual en Internet y muchos nos damos el gusto de tener un estrecho contacto con las familias», enfatiza la directora Sara Bárcena, quien señala que en el caso de su centro, hay un componente familiar numeroso cuando decide ingresar. a los niños: «Muchos hijos de antiguos alumnos vienen a nosotros».

Ante esta nueva campaña, Bárcena tiene claras las prioridades para los padres: “Quieren presencia, quieren seguridad en la salud, quieren una atención personalizada y también un profesorado que no solo sea profesional sino también adaptado a las nuevas tecnologías”, concluye.

Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *