Se aprueba la reforma, que sitúa a Andalucía entre los cinco municipios con menor presión fiscal

Se aprueba la reforma, que sitúa a Andalucía entre los cinco municipios con menor presión fiscal


Juan Bravo, consejero de Hacienda, este miércoles en el Parlamento de Andalucía. / María José López / Europa Press

El recorte de impuestos entrará en vigor el próximo año, por lo que se puede utilizar en el estado de resultados presentado en 2023

Héctor Barbotta

Los partidos que apoyan al gobierno andaluz lograron impulsar la reforma fiscal en el parlamento sumando sus votos al socio parlamentario Vox, cuyo grupo parlamentario fue uno de los partidarios del nuevo reglamento. La ley de tributos cedidos, que afecta a toda la estructura tributaria de la Comunidad Autónoma, fue aprobada con 58 votos a favor y 50 en contra. La votación trazó una clara línea divisoria basada en bloques ideológicos. Por un lado, los partidos de gobierno y sus socios parlamentarios; por otro lado el PSOE, Unidos Podemos y los diputados no inscritos de Adelante Andalucía.

Al tratarse de dos textos idénticos, que luego se combinaron en un solo dictamen, presentados por el PP y Ciudadanos por un lado y el PP y Vox por otro, tanto el Partido Naranja como la formación Abascal reclamaron los derechos de autor del nuevo. Según la junta, Andalucía es uno de los cinco municipios con menor carga fiscal de España.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, que asistió al pleno, aseguró que se trata de una reforma que beneficiará a la mayoría de los andaluces y que “todos se benefician de esta norma”, en un proceso de tres años consecutivos de rebaja fiscal. culminante. Según el presidente, esto parece imposible y ya convierte a Andalucía en una de las cinco comunidades más competitivas en materia fiscal, lo que supondrá una mayor inversión y crecimiento económico.

Para Moreno la mejor prueba es que desde el inicio de la aplicación de la política de recorte fiscal por parte del consejo de administración, gracias al aumento del número de contribuyentes en 135.000 personas, la recaudación se ha incrementado en 600 millones de euros.

El presidente se jactó de que, a pesar de la pandemia, no había detenido la agenda reformista del gobierno. «Las sociedades que progresan son las que no logran presionar a sus ciudadanos hasta el agotamiento», dijo.

La ley entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) para las medidas relativas a los tipos reducidos de las modalidades de cesión onerosa de la propiedad (TPO) y actos jurídicos documentados (AJD). se aplica a la adquisición de la residencia habitual por determinados grupos. El objetivo es facilitar la aplicación inmediata de exenciones fiscales a los nuevos grupos en consideración – víctimas del terrorismo y «violencia doméstica» (según lo define la ley) y residentes de comunidades con problemas de despoblación – y facilitar la expansión de los ya beneficiados: jóvenes menores de 35 años de financiación, familias numerosas y personas con discapacidad mediante la subida de los precios máximos para la compra de vivienda exigidos por la normativa con el fin de promover el empleo y el desarrollo económico de la comunidad andaluza. Las demás medidas entrarán en vigor el 1 de enero de 2022. Esto significa que se pueden utilizar en las cuentas de pérdidas y ganancias que se presentarán en 2023 y entrarán en vigor en las cuentas públicas a partir de 2024. El ministro de Hacienda, Juan Bravo, destacó que las medidas contenidas en la ley tienen como objetivo «promover el acceso a la vivienda, apoyar a las familias y personas con discapacidad, generar empleo: empresarios, emprendedores y autónomos y afrontar el reto demográfico en las comunidades con. «menos de 3.000 habitantes». , entre otros.

El diputado Carlos Hernández White, quien intervino en nombre de Ciudadanos, argumentó que la ley era liberal y negó que la ley violara el principio de progresividad, mientras que Alejandro Hernández de Vox lamentó lo que vio como una «ofensiva mediática» a su participación en el partido. Festejó cuando la recaudación adolece de menos para gastar y por tanto de mejor control y gestión, advirtiendo de la necesidad de pasar a «fórmulas público-privadas», que cree, para mantener los servicios públicos con una mayor eficiencia en el control del gasto.

Las críticas de la izquierda fueron feroces. El diputado socialista Antonio Rodríguez de Arellano aseguró que la ley era solo una «mini reforma financiera para beneficiar a los que más tienen» ya que afectaría solo al 0,8 por ciento de los ingresos y señaló que su aplicación no aumentaría la inversión que va a significar. . que, en su opinión, viene determinado principalmente por el ciclo económico. «Para los más ricos, ya no se puede exigir más dinero y menores impuestos», dijo y también criticó la inclusión de casinos y casas de apuestas en el recorte.

Guzmán Ahumada, de United We Can, también dudó de que la reforma tributaria conduzca a la creación de empleo, afirmó que no respeta el principio de progresividad y dijo que afectaría negativamente el financiamiento de servicios públicos básicos como educación y salud. .


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *