Sánchez y Marruecos negociarán la explotación del fondo marino sahariano sin escuchar a Podemos

Sánchez y Marruecos negociarán la explotación del fondo marino sahariano sin escuchar a Podemos


La aprobación de dos leyes para ampliar las fronteras marítimas en el parlamento marroquí el 22 de enero causó sensación en España. Principalmente porque se sospecha apropiado de las aguas de la isla Islas Canarias y de Sáhara Occidental.

«Dada la relación positiva entre los dos países, estos temas se pueden abordar en un diálogo con España», admitió el canciller marroquí. Bouria húmedo.

De hecho, ambos países tienen interés en aguas que en gran parte corresponden a una tercera zona, el Sahara Occidental, una zona en disputa por la que está pendiente una resolución de Naciones Unidas (ONU). La resolución sobre el soberanía del lecho marino de esta zona puede llevar décadas.

Entretanto, Marruecos se erige como soberano de todo lo que tiene que ver con el Sáhara Occidental, un área que considera una provincia del sur, que continúa comercializando sus recursos naturales a pesar de las sentencias del Tribunal Supremo de la Unión Europea (TJCE).

En esta plataforma marítima, como en la zona sur de Canarias, se encuentran telurio, cobalto, bario, níquel, vanadio y litio. En la zona más cercana a Marruecos, «hay petróleo, gas natural y un nuevo recurso, los hidratos de metano», dijo a EL ESPAÑOL. José mangas, Catedrático de Recursos Minerales Marinos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sin mención del Sahara

Al igual que Marruecos, España solicitó a las Naciones Unidas una ampliación en 2014 para reconocer la extensión de la plataforma continental de las Islas Canarias a 350 millas, a pesar de no recibir respuesta.

En 2015, Marruecos hizo acusaciones contra la solicitud de España. Ahora sigue a España y pide una extensión de su frontera marítima de 200 a 350 millas (560 kilómetros). Esto crea un estancamiento … y un poder de negociación que los gobiernos de Madrid y Rabat están dispuestos a aportar, según fuentes de toda solvencia consultadas en Rabat.

El documento que España presentó en su momento a Naciones Unidas no hacía mención al Sáhara Occidental y dejaba claro que se concretarían acuerdos con «el país que pueda reclamar los derechos de esta plataforma en el futuro». Este es el caso hoy en Marruecos, que reclama las aguas del Sáhara Occidental. Por tanto, España puede negociar con Marruecos.

Sin embargo, estas negociaciones podrían conducir a un nuevo conflicto en el liderazgo de la coalición que lidera Pedro sanchez. Y aunque el acuerdo intergubernamental entre el PSOE y Unidos Podemos no se refiere al Sáhara Occidental, se conoce la posición del partido que lidera el vicepresidente. Pablo Iglesias.

Podemos es partidario de un cambio en la política exterior española hacia el Sáhara Occidental, que incluye el reconocimiento de la República Árabe Democrática del Sahara (RASD). Hace un mes Podemos Canarias denunció «la política de expansión de Marruecos» hacia las aguas canarias «y el Sahara Occidental».

«España cederá»

La idea marroquí ahora es proponer al gobierno de Pedro Sánchez que las empresas españolas, junto con la energética británica, utilicen esta zona. Algo que «la ONU aceptará por razones de seguridad», dijeron a EL ESPAÑOL fuentes internas de Marruecos.

«España cederá porque Marruecos sabe lidiar con los ingleses, estadounidenses y franceses», añaden estas fuentes. De hecho, con la visita del presidente prevista Emmanuel Macron «La posición a favor de Marruecos en el Sáhara Occidental y sus aguas será clara», dicen.

Marruecos y España avanzan con ella un acuerdo de uso conjunto de la plataforma continental distribuir la riqueza mineral. También podrías aprovechar los fondos marinos creando sociedades de capital mixto, como explica a EL ESPAÑOL Nicolás Navarro, Catedrático de Derecho Internacional de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Sin embargo, en Marruecos optan por la primera opción. Como parte de esto, Rabat otorgará a las empresas españolas un permiso de extracción de minerales, ya que no hay empresas que puedan convertir materias primas en productos. Después del procesamiento, regresan a Marruecos.

Además, el gobierno marroquí quiere que el Reino Unido participe en la explotación de la plataforma continental porque teme los movimientos rusos en África.

Si todo toma forma, parece que no será la primera vez que España y Reino Unido trabajen en estas aguas. En 2014 realizaron una exploración petrolera en Canarias. Como recordaremos, el Tribunal Supremo de Canarias rechazó entonces la moción del Gobierno regional de suspender las perforaciones y permitió que Repsol continuara en la región.

Conflicto con Argelia

En su estrategia de expansión hacia el sur, el canciller marroquí viajó esta semana a Mauritania, país con el que también está dispuesto a negociar el cruce de aguas que llegan parcialmente al Sáhara Occidental.

Argelia, por su parte, presentó su delimitación marítima a la ONU en 2018, y también hay un solapamiento con las aguas españolas de las Islas Baleares. Aquí España presentó su carta rectificativa porque hay «reclamaciones no accidentales», como dijo este miércoles el canciller González Laya.

La diferencia entre Marruecos y Argelia es que los marroquíes no delimitaron las coordenadas de la extensión de las aguas para negociar con los gobiernos español y mauritano, mientras que los argelinos aclararon la latitud y la longitud y por eso es necesario recurrir a los Estados Unidos. Convención Marítima de las Naciones, que regula la superposición de aguas entre países.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *