cb033931 8068 4fb3 9027 dec2a318ee55 16 9 aspect ratio default 0
  • El presidente del gobierno y líder socialista sufre su primera gran derrota desde que llegó a la Moncloa en una zona fetichista, su propia federación

  • El PSOE-M se derrumba por completo: pierde 13 escaños, se logra su peor resultado histórico y se supera en las votaciones por Más Madrid

  • Gabilondo, que ganó las elecciones de 2019, lamenta no poder abrir un debate “tranquilo” en este 4-M. El candidato da una idea de su partida.

Se vio un mal resultado, una nueva decepción por no poder arrebatarle la Comunidad de Madrid al PP, su joya más preciada en 26 años. Pero el 4-M pasará a la historia del PSOE por otra cosa. Hacia una debacle absoluta en la región más rica de España y el tercero más grande. Abrumado por Isabel Díaz Ayuso y superado por la otra estrella brillante de la jornada, Más Madrid, el partido acusa una catástrofe monumental en la Federación de la Presidencia del Gobierno. Una catástrofe que no solo pone en la picota al candidato fallido Ángel Gabilondo, sino que pone en peligro al propio Pedro Sánchez. El líder socialista se enfrenta a un gran revés en medio de la legislatura en unas elecciones que también han escudriñado a su ejecutivo y que podrían cambiar la dinámica para los próximos dos años. Ahora el entrenamiento impone un período de “reflexión“y abre la puerta a la salida de Gabilondo, como él mismo confirmó alrededor de las 11 de la noche. Pero la pesadilla de la noche no terminó en renuncias ni renuncias.

No hay buen número para el PSOE-M en este 4-M. Con 99,93%, el partido que ganó las últimas elecciones autonómicas con votos y parlamentarios hace dos años quedó completamente humillado el martes: cayó por debajo del 17% al 16,85% (y 610.190 votos). Es el peor resultado histórico, muy por debajo del 25,43% que Gabilondo cosechó en 2015 y del 27,31% que logró en 2019. El PSOE llega ahora 24 diputados, 13 menos de los 37 que tenía, a pesar de que debido al crecimiento de la población, la asamblea está creciendo en cuatro escaños. Los socialistas también son superados por Más Madrid en número de papeletas (alrededor de 5.000 más), aunque con el mismo número de representantes (24). La sorpresa que la cúpula decía no temer ya era un hecho. Mónica García ha superado al PSOE en toda la región y en la capital para convertirse en la nueva líder de la oposición. Ni las encuestas ni las peores previsiones internas preveían un desastre de este calibre.

Aunque hubo un naufragio en Galicia y Euskadi, así como anteriormente en Andalucía, el compromiso de Sánchez en Madrid fue del candidato al proyecto de campaña en su conjunto

La tragedia de esta elección del martes es enormetras el éxito del PSC en el pasado catalán del 14-F. Desde que Sánchez llegó a Moncloa en 2018, la fiesta también ha naufragado con mujeres gallegas y vascas el año pasado, la primera en medio de la pandemia Covid-19, pero el desastre de este 4-M es mucho peor según las fechas y por la importancia que tiene para el proyecto socialista de una comunidad tan importante como Madrid, que cada vez se le escapa más de las manos con cada convocatoria. Entre las andaluzas de diciembre de 2018, el golpe se atribuyó a la estrategia y al desgaste de la gran rival interior de Sánchez, Susana Díaz. Además, la participación del presidente en esta competición fue total desde el principio: Gabilondo era su apuesta en el Madrid desde 2015, cuando derrotó a Tomás Gómez, desde entonces controla la asociación y esta vez quería a su equipo en la Moncloa. Pilota la campaña de principio a fin. Y Ayuso levantó la pelea como un pulso contra Sánchez, que aceptó hasta que, alarmado por él, pasó a un segundo plano.

Esta vez es muy alta participación (Alcanzó el 76,25%) Como temían los escépticos, no fue una señal de victoria para el bloque progresista, sino una triunfo absoluto de la derechaquien suma 78 diputados (por encima del techo de Esperanza Aguirre en 2011 desde 72 escaños) por los 58 de la izquierda. No hubo empate ni siquiera fuerza, pero una victoria aplastante para el frente conservador. Sin embargo, Gabilondo había ganado en la región en 2019, y esa fue la primera victoria autónoma del PSOE desde el lejano 1987.

La El éxito de Ayuso fue abrumador. Se colocó cerca del 45% (1,62 millones de votos) y obtuvo 65 escaños (41 más que el PSOE), apenas cuatro de la mayoría absoluta, por lo que la abstención de Vox será suficiente para que la inversión le dé dos Años que disfrutará, hasta que las elecciones autonómicas de mayo de 2023, sin demasiados vínculos. El presidente ganó en el 21 distritos de la capitalincluso en los tradicionales feudos de la izquierda como Puente de Vallecas, Villaverde, Usera o Carabanchel. Y se impuso en municipios del cinturón industrial como Alcorcón, Fuenlabrada, Móstoles, Getafe, Leganés, Alcalá o Parla. De hecho, el PP ganó en todos los puntos del municipio, a excepción de las pequeñas localidades de El Atazar y Fuentidueña del Tajo, donde ganó el PSOE, y tanto en Navarredonda como en San Mamés. Ayuso solo consiguió más asientos que todos los demás juntos. Pocas explicaciones han sido correctas para expresar los dirigentes del PSOE-M que se alojaron en el Hotel Princesa Plaza la noche de las elecciones.Transferencia de votos del PSOE al PP“.

Hicimos sugerencias discretas, pero obviamente no lo logramos. Lo siento, lo habría conseguido. Analizaremos lo que pasó, los resultados no son buenos

Ángel Gabilondo, candidato socialista del 4-M

En una comparecencia, Gabilondo admitió sin dudarlo que los resultados no fueron “buenos”. “No lo logré y lo lamento. Analizaremos los resultados”, “por tristeza e integridad”, dijo. También lamentó no haber abierto “espacios de debate silencioso”, confirmación de que había sido tragado por la polarización de la campaña. El candidato se fue Mira su partida: “Dondequiera que estemos, las líneas del hambre, la desigualdad y la pobreza nos seguirán dañando”. Pero no dio más indicios, no precisó su futuro, como lo hizo Pablo Iglesias, que minutos después anunció su renuncia a todos los cargos y su fin en la política. El exministro estuvo rodeado por la cúpula del PSOE-M, encabezada por su secretario regional José Manuel Franco y miembros de su lista que lo cubrieron de aplausos.

El número dos de Moncloa, Félix Bolaños, también estaba allí, pero no los dirigentes de campaña del partido, Iván Redondo y Paco Salazar, muy disputados. Cerca, en Ferraz, el secretario de organización José Luis Ábalos intentó acotar el informe de daños: “Hubo elecciones en Madrid y solo en este municipio. Es un municipio muy importante, pero no representa a toda España, al igual que el resultado de las recientes elecciones No, como en Cataluña, donde el PP fue la última fuerza ”. Pero a Sánchez le costará escapar casi colapso de tu proyecto en territorio fetiche y nuclear.

Ábalos también dio la señal de que los socialistas habían recibido el mensaje de los votantes y abandonaron la idea de un relevo en Madrid, que, por otro lado, se da por sentado en Ferraz y el PSOE-M. “”Trabajaremos incansablemente recibir apoyo para este proyecto durante los próximos dos años “para garantizar los servicios públicos y detener al PP en su ataque al gobierno central, Él dijo. “Nos quedan dos años para desarrollar la alternativa avanzada que necesita el Madrid. Sabremos utilizarla y partiremos desde ese momento”, concluyó. Ábalos había presidido la noche electoral de Ferraz, en la que se reunió parte de la cúpula federal, aunque Sánchez se quedó en Moncloa, como suele hacer con las autoridades autonómicas. Junto a Ábalos estaban Adriana Lastra número dos y el jefe de coordinación territorial Santos Cerdán, así como la vicepresidenta primera Carmen Calvo y el propio Bolaños.

Las próximas horas servirán para apreciar los siguientes movimientos. Se reunirán por separado el jueves 6 de mayo. el ejecutivo federal y regionaly allí se pudieron tomar las primeras decisiones. Varios guías consultados desde Madrid y la dirección de Sánchez dijeron que se sentían en absoluto Estado de shock ‘y citaron varios motivos de la debacle: desde el agotamiento del candidato hasta el desarrollo de la campaña que creían mal diseñada para destruir al PSOE-M.

El PSOE quiere preservar la figura de Sánchez y no cree que el ayusismo sea “extrapolado”. Los líderes federales y regionales se reúnen el jueves

En esa dirección, definitivamente quieren mantener el personaje de Sánchez. La situación no está “extrapolado” en el ámbito nacional reafirmaron varios dirigentes consultados. “No era Cataluña ni Andalucía. La última vez que el PP estuvo en Cataluña, no estaba tan muerto ni tan vivo ahora. Ayuso es un fenómeno extrapolítico, Y. [Pablo] No casado. Si son los generales, saldremos de la pandemia y habrá expectativas de recuperación y será un duelo entre Pedro y Casado ”, dice un miembro de la dirección federal.

Nadie sabe qué puede pasar a partir de ahora y cómo se puede formar un vendaje colapsado. El partido ya vio un desastre. Los cuadros medios del PSOE-M y de la sede federal encontraron que la campaña había comenzado con mal pie, a lo que se suma que la figura más erosionada de un Gabilondo que se veía abandonado como el objetivo que se le pretendía tenía el pacto institucional El PP se habría hecho cargo de la Defensor del Pueblo. Tras el punto de inflexión en el debate de Telemadrid y la máxima polarización que siguió al de la SER y el envío de sobres, los socialistas se animaron, pensaron que habían pasado de menos a más que esto se consiguiera. Estirar votantes del cinturón industrial de la región y de los barrios populosos de la capital. Los bloques eran “rectos”, en “empate técnico”, se defendían en la Moncloa, mientras que en otros niveles del partido el sentimiento que se palpaba era el de mayor pesimismo.

Noticias similares

Durante la jornada electoral insistieron en las alturas del PSOE pidiendo paciencia, señalando que el vuelco era posible y que el aumento de participación en municipios y zonas rojas era una buena señal, aunque la movilización también había aumentado en el feudo de la derecha. . Pero el ambiente no era nada bueno, aunque nadie esperaba una hecatombe de ese calibre. Al final de la noche, los malos augurios se hicieron realidad. Y los resultados Se sentaron una verdadera pesadilla.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *