bebe


Durante un registro en la casa del sospechoso, la Guardia Civil encontró ropa que contenía restos biológicos compatibles con el fallecido.

09 de julio de 2021 . Actualizado a las 5:00 a.m.

Los agentes de la Guardia Civil irrumpieron en la casa de Balbino S., de 60 años, y encontraron un rastro de pistas que lo llevaron a la casa de Moaa, donde un vecino de 74 años, esposado y muerto, apareció el sábado por la tarde. . Los investigadores examinaron las zapatillas y otra ropa en la casa del sospechoso y encontraron manchas de sangre sin limpiar solo 24 horas después del crimen. Más tarde se descubrió que el grupo sanguíneo coincidía con el tipo de sangre del fallecido, y fue detenido en el lugar. Ambos vivían a cien metros de distancia, cerca de Vilela, en el municipio de Tirn.

La reconstrucción de los movimientos de Balbino S. permitió, según un informe de la Guardia Civil, vincularlo con la paliza y la muerte por asfixia de Cndida Soaje. Dejó un rastro de pistas en las escenas principales.

Los agentes señalan que analizaron minuciosamente las pruebas encontradas en el domicilio del sospechoso así como en el apartamento de la víctima y reconstruyeron sus movimientos por el barrio. Luego fue arrestado como presunto autor del crimen. Actualmente se encuentra en prisión temporal.

Intervino la brigada de homicidios de la Unidad Orgánica de Policía Criminal del Comando de Pontevedra en colaboración con la Policía Criminal de la Guardia Civil de Cangas. El instituto armado elogió la cooperación ciudadana para resolver el crimen.

Las huellas de sangre dejadas por el difunto en las pertenencias del sospechoso lo llevan directamente a la casa. La víctima, que vivía sola, fue golpeada varias veces en el primer piso de su casa. Todo indica que regresó de la calle y fue capturado en el acto al ladrón cuando hurga en su habitación en busca de joyas y dinero. No tuvo tiempo de llamar a la policía ni a su hijo. Había una ría y el atacante mediano la golpeó y la hizo sangrar hasta desmayarse. Cuando estuvo a su merced, la esposó a la espalda con las manos, le envolvió el cuello con una cuerda y la ató a la barandilla de las escaleras. La dejó en el pasillo y empujó la puerta que estaba siendo forzada.

Se desconoce la hora del crimen, pero tuvo que ser entre el viernes 2 por la noche y la primera hora del sábado. La mujer fue vista por última vez el viernes en una parada de autobús y en el jardín de su casa. Dado que fue encontrada muerta con ropa de calle (falda y blusa), el atacante probablemente creyó que la casa estaría vacía. Huyó de la casa ensangrentado y por una ventana. En el primer piso apareció sangre que coincidía con la de la ropa del sospechoso. Balbino S. fue arrestado varias veces por robo y arrestado en marzo porque un terrateniente de Tirn lo había denunciado cuando entró en su tierra.





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *