2021042411532895286


Como se informó Juanra lopez En VANITATIS, Rocío Carrasco planteó muchas preguntas sobre su vida familiar en Rocío, Di la verdad para vivir, una serie documental que ha suscitado un gran debate social desde que salió al aire el 21 de marzo. Uno de los temas que ha generado más comentarios es la inexistente relación que tiene con sus hijos, Rocío Flores, quien ahora es asociada del programa Ana Rosa y comentarista de Sobrevivientes, y David. El conflicto con la Mayor fue fundamental para los acontecimientos de la última década, y estamos en condiciones de aportar algunos datos que nos permitirán acercarnos a la raíz del problema.

2021042307292894756

Debemos recordar que hace poco más de un año, VANITATIS fue el medio que más luz arrojó sobre este asunto al revelar el dramático momento que vivía Rocío Carrasco cuando fue agredida por su hija. Una cita que por el momento parecía marcar un punto de no retorno para madre e hija que no salió de la nada, como ella misma reveló en este documental. Y el germen de este conflicto, así como las primeras manifestaciones del mismo, quedan reflejados en la extensa documentación a la que tuvimos acceso: nada menos que 1.700 páginas, de las que haremos un significativo y esclarecedor reportaje en este artículo, que será revelan las grandes discrepancias que se muestran entre los dos en su vida diaria.

Como decimos, fue el 27 de julio de 2012 cuando Rocío Flores Carrasco agredió a su madre. Y sería él quien los denunciaría en el cuartel de la Guardia Civil de San Agustín de Guadalix y los acusaría de maltratarlos. El caso fue sobreseído a principios de 2013, aunque toda la información pasó a la Fiscalía de Juventud, que abrió oficialmente una investigación paralela que, entre otras cosas, reveló el choque frontal en la convivencia de la manera en que Rocío Carrasco entendía la educación sus hijos y cómo quería que afrontaran el hecho de que son descendientes de una saga tan popular y, por tanto, mediática.

Como resultado de la investigación, el 4 de marzo de 2013 el Juzgado de Menores Nº 4 de Madrid condenó a Rocío Flores, “un delito de maltrato habitual, un delito de malos tratos, una falta constante de amenazas y una falta constante de insultos”. . Antonio David apeló esta sentencia porque su hija era menor de edad (tenía 15 años) y su apelación fue rechazada. La sentencia fija les ofrecía dos opciones: 60 horas de servicio comunitario o 6 meses de libertad condicional, lo que significaba evolucionar durante este tiempo. Rocío optó por la segunda opción y el período de vigilancia finalizó el 2 de abril de 2014 con una calificación final favorable para ella.

Aunque Rocío Carrasco estaba dispuesta a iniciar un programa de mediación entre las partes, padre e hija se negaron a hacerlo, por lo que no fue posible llenar ese gran vacío: “La menor y su padre encontraron tal posibilidad un desvío. Sería asumir cualquier tipo de responsabilidad en relación con el hecho denunciado ”, leemos en un dictamen de un partido fechado el 10 de mayo de 2012.

Sin embargo, queremos destacar un informe posterior, elaborado por el equipo de asesores de la Comunidad Técnica tras una reunión con todas las partes el 5 de noviembre de 2012, que da algunos detalles de la vida cotidiana de Rocío Flores con sus hijos: “La historia La vida cotidiana que la madre comunica a este equipo técnico está completamente normalizada, con los referentes diarios de cada familia comprometida con la crianza y desarrollo de los hijos, con la madre fue más fácil lidiar con la vida cotidiana de la relación familiar, en donde se hablaba de normas, límites, logros académicos … Con el padre reorientó la conversación hacia trámites judiciales pendientes que ya están resueltos ”, dice sobre el padre del joven, Antonio David Flores.

En él, se aclaran ciertos matices, relacionados con las declaraciones en el documental de Rocío Carrasco, en el que afirmó que sus hijos en la casa de Antonio David no tenían horarios y que les costaba regresar a casa para recuperarse de su rutina. ante sobre todo el niño. En el informe leemos: “De lo dicho por la madre se concluye que las normas que se le imponen son coherentes y que ella es inflexible a la hora de exigir que sus hijos obedezcan las reglas si no están estudiando, ella lo hace. No . ” Vacaciones si se suspenden en junio, ir a la escuela para el curso de julio … la habitación y el baño necesitan limpieza, etc. Son los miembros de la familia quienes hacen las tareas del hogar, no tienen personal para ninguna de estas actividades, por lo que las tareas están bien definido. “

Sin embargo, la máxima fricción parece provenir de la necesidad de Rocío Carrasco de proteger su vida privada y la de sus hijos, a quienes quiere mantener fuera del control público a toda costa: “La vida de la madre parece muy mediatizada por la necesidad de ella y de sus hijos. su pareja, que se mantiene al margen de los medios, y el seguimiento que ha recibido de estos medios, lo ve como agresivo. Él verbaliza que ella siempre quiso mantener a sus hijos alejados de este entorno, por lo que a ella y a su pareja no les gusta acudir a lugares de fiestas o eventos que puedan ser objeto de cámaras “.

Sin embargo, estas decisiones no las toma su hija Rocío, quien interpreta los siguientes hechos, tal y como se refleja en el informe: “Esto es entendido por los menores como un abuso de su madre hacia ella. No vamos a centros comerciales ni parques. Incluso me dirijo a ella asistí a mi bautismo, comunión y confirmación. Qué falta una madre ”. Señale que estos tres eventos tienen lugar el mismo día, hace como un año. Actualmente, la más joven nos dice que es católica pero no practica ”.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *