Restricciones de Covid Valencia | Reducir capacidad y horarios en la hostelería y cerrar salas para evitar la botella, entre las posibles medidas

Restricciones de Covid Valencia |  Reducir capacidad y horarios en la hostelería y cerrar salas para evitar la botella, entre las posibles medidas


Jóvenes en la Plaza Honduras de Valencia, a mediados del mes pasado. / Ivan Arlandis

La industria de la hospitalidad habrá bajado las persianas y la capacidad limitada en el interior una noche de viernes a sábado a las 00:30

Joaquín Batista

La Comunidad Valenciana ha pasado de ser una región modelo en la lucha contra la pandemia a una zona de riesgo. El fin del estado de alarma, la llegada del buen tiempo y el cierre de los colegios una vez finalizado el curso han favorecido la movilidad y la convivencia social, especialmente del tramo más joven de la población que aún no ha sido vacunado, y ha creado un caldo de cultivo perfecto para el virus. La amenaza de que los esfuerzos en curso permanecerían en el agua de la borraja durante meses llevó al Consell no solo a detener esta nueva desescalada, sino también a renunciar a ella.
un gran paso hacia atrás en cuanto a restricciones.

Los sectores de la hostelería y la vida nocturna volverán a ser los más afectados. En la madrugada de viernes a sábado se aplican las medidas para reducir horarios y capacidades. En el primer caso, los bares y restaurantes cierran a las 12.30 horas en lugar de una, lo que también implica un horario de atención temprano. Por tanto, deben dejar de dar comidas a las doce.

En cuanto al aforo, nada cambia para las terrazas con mesas para hasta diez personas – por el momento solo se permite un exceso si conviven – pero este parámetro ya no se aplica al interior del local, donde es limitado se devuelve un máximo de seis.

Los 40 municipios de la región que se verían afectados por el toque de queda

Las restricciones a las discotecas y pubs, que de hecho ya no funcionan como tales, serán aún más drásticas. Su única opción es tomar las precauciones que se utilizan en la industria hotelera. Por tanto, su actividad, que actualmente está limitada a las dos de la madrugada, deberá cesar a las doce y media. En consecuencia, se mantendrá la prohibición de uso de las pistas de baile, ya que aún habrá que servir bebidas en las mesas activadas.

Está previsto que la nueva normativa se aplique hasta el 25 de julio, según anunció ayer Ximo Puig tras presidir la mesa interdepartamental de prevención y actuación frente al Covid-19. Las medidas se complementan con otras decisiones delicadas que inciden en la restricción de la movilidad, siempre que hayan sido aprobadas por el TSJCV.

Puig también destacó la importancia de la ventilación interior, para lo que se espera una campaña de sensibilización en manos de los sectores interesados, y aludió a un reciente estudio japonés que confirma que el riesgo de contagio en interiores es 20 veces mayor que en exteriores.

«Lo lamento profundamente porque sé los enormes sacrificios que ha hecho tanta gente y lo que están sufriendo», dijo Puig, refiriéndose a los sectores antes mencionados, señalando que «una parte importante de los brotes de Ocio regulado y no regulado», y nosotros no puede tener puntos focales activos de estas propiedades «. A cambio, ha añadido el presidente, se aprobará un incremento de las ayudas directas a pubs y discotecas en 4,8 millones de euros -hasta 12,8 millones de euros- «para que reciban la mayor compensación posible». De hecho, es una cantidad anunciada a principios de mes que se utilizó para cubrir todas las solicitudes de los interesados.

“La pandemia ha empeorado, nueve días después de las últimas decisiones, el virus nos obliga a tomar nuevas medidas. Dada la situación, este gobierno nunca mirará para otro lado, miraremos al frente y trataremos de superarlo «, dijo el Mandatario al inicio de su intervención. Se refirió a la resolución del 30 de junio, que en la práctica significó la entonces Restricciones aplicables a otros Mantener 15 días.

Parámetros sanitarios

Puig justificó el cambio de rumbo con el desarrollo de varios indicadores. La incidencia acumulada (positiva por cien mil habitantes después de 14 días) aumentó seis veces de 40 a 260 casos en el último mes. Y hubo una «explosión» de infecciones entre los grupos más jóvenes, especialmente en el rango de 20 a 29 años, donde el parámetro se triplicó en diez días.

En cuanto a las presiones de la enfermería, advirtió que los ingresos de los menores de 30 años se duplicarían en un mes y dijo que se espera que los ingresos hospitalarios sigan aumentando en los próximos días.

«Hay que actuar enérgicamente, pero sin perder la perspectiva de que la situación ha mejorado mucho», dijo antes de defender que el año comenzó con 4.777 personas ingresadas frente a las 243 actuales, «20 veces menos» mientras estaban en la (UCI). ha pasado de 670 a 25.

Finalmente, aludió a las muertes, con una marcada disminución cuando se reportaron cinco muertes a la semana, frente a las 150 de principios de año. “No tienes que configurar una alarma, pero tienes que estar alerta. La pandemia continúa ”, dijo.

En resumen, la situación de Puig durante los últimos treinta días ha estado condicionada por tres factores: la aparición de la variante delta, la condición de la población más joven y el aumento de la tasa de renta de este colectivo. Con esto en mente, hizo un llamamiento a los jóvenes con un llamado a su «solidaridad con los no vacunados» y «por su interés personal», ya que el contagio y los síntomas asintomáticos no están exentos de problemas futuros, aludiendo a estudios británicos que apuntan a que entre 10 El% y el 17% de los pacientes asintomáticos experimentan secuelas después de la enfermedad. «Una aventura de una noche puede ser una resaca de por vida», dijo.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *