TARRAGONA, 27 de abril. (PRENSA DE EUROPA) –

Repsol se ha sumado al proyecto de Enerkem y Agbar para la construcción de una instalación de valorización de residuos municipales no reciclables en Tarragona que convertirá 400.000 toneladas de estos residuos en 220.000 toneladas de metanol al año, que se convertirán en plásticos renovables y se convertirán en biocombustibles.

La “empresa conjunta” Ecoplanta Molecular Recycling Solutions evitará la emisión de 200.000 toneladas de dióxido de carbono al año y reducirá los residuos que terminarían en un vertedero, dijeron este martes las tres empresas.

La instalación facilitará la creación de sinergias con el Complejo Industrial de Repsol, que, entre otras cosas, produce polímeros de alto impacto utilizados en el sector de la automoción.

El director general de Productos Químicos de Repsol, José Luis Bernal, ha dicho que este proyecto puede “volver a demostrar” el compromiso de la compañía con la economía circular y reafirmar su compromiso de reciclar el equivalente al 20% de su producción de poliolefinas de aquí a 2030.

El nuevo complejo utilizará tecnología de gasificación para convertir los desechos en metanol, que Enerkem utiliza en dos de sus propias plantas en Edmonton y Varennes, Canadá.

Dominique Boies, consejero delegado y director financiero de Enerkem, acogió con satisfacción la entrada de Repsol en el proyecto porque “nos permitirá seguir demostrando los tremendos beneficios de esta tecnología”, que la ha hecho única en el sector.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *