casos U80248861039fGE 984x468@Las Provincias LasProvincias


Valencia. «Es una situación crítica. Estamos abrumados. Las infecciones se han extendido y nuestro hospital de Bathalapalli ha pasado de dos o tres casos a 450 camas con pacientes afectados por el coronavirus en muy poco tiempo. Y es solo un ejemplo del drama que está sacudiendo actualmente al país asiático golpeado por la peor ola de la pandemia.

Ferrán Aguiló, 74 años, médico, y un tercio de su vida vocación al servicio de la Fundación Vicente Ferrer, una de las organizaciones vinculadas al valenciano más enfocadas al cuidado de la salud en India. Hoy coordina todo el programa de salud de la fundación. En condiciones normales, realiza unos dos viajes al año, de unos 20 días de duración, “para trabajar como médico ayudante de la asistencia sanitaria y organizar allí el programa de salud”.

La última vez que puso un pie en India fue en febrero del año pasado antes de que estallara la pandemia, pero el Dr. Aguiló sigue de cerca lo que está sucediendo a través de los profesionales locales y españoles que se alojan en este lugar. “Ha habido un regreso de ayudantes y voluntarios desde el primer flagelo de la pandemia”, pero hay una pareja que sigue trabajando al servicio de los enfermos. Son los médicos voluntarios de la Fundación Gerardo Álvarez, asturiano, y la ecuatoriana Ketty Arce, quienes están a cargo del Departamento de Enfermedades Infecciosas y Medicina General.

“Relajación” prematuramente

Para la coordinadora valenciana, la pésima cifra que ha dejado la pandemia en India estos días se debe a que la población ha “comenzado a relajarse prematuramente”, “quitarse la mascarilla y llevar una vida normal”, a pesar del riesgo de transmisión en un país con zonas superpobladas. Además, ha habido falta de precaución. “Ha habido manifestaciones políticas y religiosas que pueden haber alentado esta situación” del avance desenfrenado del coronavirus. La fiesta religiosa, describe, “se celebra cada ocho o diez años y reúne a un gran número de personas”.

Según el director de la fundación, “La noticia que nos ha llegado es que hay dos zonas que están muy afectadas: una es Maharashtra, cuya capital es Bombay, y también Delhi. Allí hay una gran cantidad de población. En cuanto a los detonantes de la propagación, el experto valenciano no tiene dudas: “La vida comunitaria allí es mucho más constante y mixta que la nuestra, sobre todo en el mundo rural y en las afueras de las grandes ciudades indias”.

El gobierno indio ha instado a todos los hospitales del país a centrarse en la enfermedad. Y en Bathalapalli, “pasamos de menos de dos o tres casos de pacientes con coronavirus hace menos de un mes a un hospital Covid de 450 camas después de que los casos se dispararon en solo tres semanas”.

“Hacen lo que pueden”

¿Cómo son los ayudantes de la fundación en este momento? “En una situación crítica y complicada, haces lo que puedes como profesional, con recursos limitados y en días de maratón”, dice el Dr. Aguiló. En la actualidad hay una decena de médicos valencianos en España que trabajan habitualmente en la labor de la Fundación en la India. “Pero ahora mismo no pueden ir porque no sabemos qué encontrarán allí en medio de regulaciones muy cambiantes. Queremos estar con todos y ayudar, pero ahora no es recomendable.

La lucha por la salud ahora es feroz. “Los que todavía están en el hospital y nuestro personal en el lugar están abrumados”. Una de las principales carencias es la falta de botellas de oxígeno … De hecho, la Fundación ha puesto en marcha una campaña de cooperación en España “para poder comprar nuestro propio generador de oxígeno para garantizar la atención de nuestros pacientes”. Y es así que sigue aumentando el número de grabaciones en Bathalapalli.

Según la compañía, la segunda ola del coronavirus en India se está “propagando muy rápidamente y los casos más graves afectan particularmente a una población más joven de entre 30 y 50 años”.

Las consecuencias del agravamiento de la pandemia en India también se están midiendo en la economía valenciana. Según la Cámara de Comercio, el mercado de este país asiático no es uno de los más importantes para la comunidad, pero la empresa cuenta con 40 empresas valencianas con exportaciones a India. Y según las estimaciones iniciales, el agravamiento de la crisis sanitaria allí podría “tener consecuencias financieras y laborales”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *