Oviedo tiene una ventaja inesperada: los viejos depósitos de Cristo exigen una nueva oportunidad

Oviedo tiene una ventaja inesperada: los viejos depósitos de Cristo exigen una nueva oportunidad

El alcalde Alfredo Canteli con el gerente de Aqualia, Javier García, y Nacho Cuesta en una segunda visita a la infraestructura hídrica de Cristo.


Estos depósitos, que se encuentran junto al Campus del Cristo de la Universidad de Oviedo, actualmente no se encuentran en uso desde que hace unos meses se pusieron en funcionamiento los nuevos depósitos de almacenamiento de agua.que había estado esperando para uso público durante más de 14 años.

Desde infraestructuras, informan que la visita a los antiguos depósitos sirvió para analizar su estado estructural y conservación interna con el fin de valorar los posibles usos que podrían acomodar en el futuro, o su demolición si su estado lo ordenara. Luego de esta inspección se constató que los depósitos se encuentran en buen estado y que, por lo tanto, Los Quintos está lejos de ser demolido para extender su vida útil en más de 50 años.

Nacho Cuesta se prepara para entrar en los depósitos de Cristo.


Con los nuevos embalses de Campon, Oviedo ha conseguido incrementar significativamente su capacidad de almacenamiento de agua potable. La capacidad se incrementó en 25.000 metros cúbicos de 50.000 a 75.000 metros cúbicos. Constan de tres naves con capacidad para abastecer a toda la ciudad durante 24 horas y atender cada incidencia.

Los trabajos de construcción de los tanques de agua de Campon en El Cristo se iniciaron en 2001. Tres años y nueve millones de euros después, se inauguraron pero no se pusieron en funcionamiento por no estar conectados a la red local ni a la depuradora. El ayuntamiento y la Confederación Suiza discutieron sobre quién debería actuar y finalmente estuvieron de acuerdo con los planes anticrisis de Zapatero. Hubo más retrasos debido a fallas y fugas en el ducto a la planta de tratamiento de aguas residuales de Cabornio. A fines del año pasado, cuando supuestamente todo estaba listo, “solo” quedaban por instalar los tanques de cloro. Esta operación también tomó un poco más de lo planeado.

Fue necesario que Salud diera luz verde y la puesta en servicio del nuevo sistema tuvo que ser pospuesta por casi un mes porque cuando se abrió el agua y se probaron los nuevos tanques, el caudal general del lugar estalló en algunas partes de Latores.

El interior de los tanques.


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *