Ni el arquitecto de la ciudad «bendice» la pasarela de O Matadoiro a Belvís

Ni el arquitecto de la ciudad «bendice» la pasarela de O Matadoiro a Belvís


La antigua Casa da Xuventude no deja de generar polémica en la ciudad o en el Raxoi-Pazo, donde solo el grupo urbano del PP frente al gobierno local, CA y BNG, está por el derribo inmediato de la apertura de un Pasaje amplio y bien acondicionado al Parque Belvís. Una iniciativa también defendida por la gran mayoría de los lectores de EL CORREO que participaron en la reciente encuesta realizada por este diario sobre el futuro del polémico edificio.

En este contexto, la dirección, presidida por Xosé Sánchez Bugallo, anunció la apertura de un paso de peatones que conectaría la Plaza de O Matadoiro con los espacios verdes de Belvís, un pequeño camino que se abriría a través de una pasarela de madera entre los edificios en cuestión y un muro. de propiedad privada; y en el riachuelo que corre por ambas fincas.

El proyecto gestionado por el Ayuntamiento al que ha tenido acceso este diario establece que “se construirá un puente peatonal lineal macizo de estructura mixta de acero y madera que circulará por el cauce de Cancelón y que salvará el nivel de acceso de la Praza do Matadoiro que conecta con el área abierta que no está en el Parque Belvís mediante rampas accesibles con descansos inmediatos. Por tanto, se detalla que esta pasarela se separa del muro de la propiedad privada y en el último tramo “ofrece un recorrido alternativo a través de una escalera, que se completa con un espacio de 40 m2 para diversas actividades”.

Un plan «grotesco» para el portavoz de la Compostela popular, Alejandro Sánchez-Brunete, quien también desestimó esta iniciativa del gobierno local como «un disparate», considerando que en algunos tramos, como ha dicho, este escalón no tendría 80 centímetros de ancho. añadió al propio proyecto de ingeniería lo que haría imposible crear un circuito fluido cuando dos personas se cruzan, «y no digamos dos cochecitos o sillas de ruedas». También critica el hecho de que el equipo de Bugallo quiera gastar 133.362 euros en una acción que califica de «urbanismo del callejón» y de forma inapropiada.

Precisamente, en el próximo Pleno del municipio, los populares presentarán una interpelación para pedir explicaciones sobre este proyecto, ya que el propio arquitecto urbanista indica en sus conclusiones que “este nuevo acceso no puede considerarse una ruta de peonía accesible porque es ausente un ancho mínimo de 1,80 metros, que está estipulado en la normativa aplicable ”.

OTRA SOLUCIÓN. Además, el técnico señala que “soy consciente de la difícil comunicación actual entre el parque y la ciudad histórica y los técnicos de la subcomisión asesora de patrimonio histórico consideran necesario no facilitar el acceso de corta duración al parque desde o desde Matadoiro que cumpla con las condiciones del itinerario accesible peonil ”. Esto podría resolverse, añade, «a través de la parcela privada en el borde del arroyo o reformando el primer piso de la Casa do Matadoiro permitiendo o atravesando parte del espacio inamovible conocido como el mirador».

Estas conclusiones del urbanista confirman a Sánchez-Brunete que la solución del gobierno local “es grotesca y da más importancia al cemento que a los espacios verdes; y mostrando muy poco respeto por el erario público ya que es una barbaridad gastarse más de cien mil euros en este callejón por el que ni dos personas pueden pasar. «

También se supone que la gente también preguntará al ejecutivo en la próxima sesión plenaria sobre los usos de la antigua Casa da Xuventude y “si resulta que es una habitación que está libre de COVID-Eisenon – Ya que es una propiedad pública , alguien debe verificar que se estén siguiendo el equipo de medición y todas las medidas de prevención de contagio. Para el PP municipal surge la impresión de que “no se sabe quién tiene las llaves y que el edificio municipal sigue con un modelo de gestión como el impuesto por Compostela Aberta”.

Por su parte, el alcalde, Sánchez Bugallo, defendió recientemente la preservación de la Casa da Xuventude e incluso afirmó que no tiene mayor impacto visual en el medio ambiente que el que puede provocar el Colegio Doña Emma en Belvís Park. También ha señalado que en caso de demolición del edificio habría que resolver el problema de la parte trasera de las viviendas de la Rúa de San Pedro.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *