El Tribunal Supremo anuló el centro de detención permanente comprobable y condenó al hijo del autor material del asesinato de Cáseda a 45 años

El Tribunal Supremo anuló el centro de detención permanente comprobable y condenó al hijo del autor material del asesinato de Cáseda a 45 años


PAMPLONA, 10 de noviembre (PRENSA EUROPEA) –

El Tribunal Supremo de Navarra (TSJN) ha anulado parcialmente la sentencia dictada el pasado mes de junio contra un padre y uno de sus dos hijos acusados, que cometieron un triple asesinato en Cáseda en septiembre de 2018. La división civil y penal de la TSJN ha renunciado a la sentencia permanente verificable de 15 años de prisión por el tercer delito de homicidio, a lo que debe sumar los otros 30 años por los otros dos delitos (15 cada uno) por los que ya ha salido en Juzgado Regional. fue condenado.

Los jueces afirman que el hijo que entregó a su padre el arma homicida «no tuvo control sobre el hecho causal de las muertes, que en todo momento correspondió al autor del tiroteo». Es decir, creen que «no pudo haber evitado los disparos fatales, ni pudo haber limitado el número de víctimas para evitar que llegaran al límite de las tres que califican el asesinato hipergrabado».

“Lo que esta sala no juzga como recibo desde el punto de vista del principio de culpabilidad es que si el empleado hubiera sido representado se habría producido la causa real de más de dos muertes y que esto habría estado a su alcance después de salir o perder la posesión del arma o detener su repetición para evitar que el número de tres sea sancionado como homicidio hipercalificado con penas de prisión revisables permanentes ”, insiste el TSJN.

Por sentencia del Jurado Popular de 1 de junio, el presidente de la sección segunda de la Audiencia de Navarra condenó a Juan Carlos JJ, autor de los cuatro disparos, a 20 años de prisión por el asesinato de Fermín Jiménez Echeverría, de 51 años, y a otro 20 años por la muerte de Cristian Jiménez Echeverría, 16, y prisión permanente comprobable por el crimen de José Antonio Jiménez Echeverría, 29.

El otro imputado, Emilio JJ, hijo menor del albacea material que le proporcionó el arma homicida, fue condenado a 15 años de prisión y a prisión permanente verificable por cada uno de los dos primeros delitos de homicidio, una sentencia ahora anulada y conmutada a 15 años de prisión por el TSJN.

En la sentencia, impugnable ante la Corte Suprema, la Sala de lo Civil y Penal señala que en el presente proceso se está evaluando la secuencia de tres homicidios que, si bien fueron consecutivos, no tenían relación con los anteriores, por lo que que el autor no puede interrumpir su acumulación poniendo fin a tan enloquecedora ejecución, pues desde que adquirió la escopeta no ha perdido el control del arma homicida ni el control de su uso. Es esta insistencia en asesinar a familiares de víctimas con nuevos tiros sin intervenir en la reyerta lo que demostró la letalidad de los ejecutados anteriormente que hizo del movimiento del imputado Juan Carlos (padre) la figura hipergrabada del homicidio, agrega.

“Pero aquellas premisas que en Juan Carlos (padre), autor directo de los cuatro disparos sucesivos, coinciden con el pleno control de la acción, en la medida en que su iniciación y continuidad dependía de su voluntad y él retuvo el control de la ejecución, no son predicados de su Hijo y el co-lesionado Emilio, a quien la sentencia recurrida condena como cómplice necesario, de acuerdo con la culpabilidad e implicación en las muertes que el jurado ha reconocido y declarado en su sentencia ”, denuncia el juzgado.

“No hay que olvidar que Emilio, que solo tenía 18 años, en el regazo de un entorno familiar y cultural marcado por el respeto a la patria potestad, no participó activamente en el enfrentamiento entre su padre y su hermano y esto ha No se ha comprobado que esté de acuerdo con ellos para llevarlo a cabo y, de ser necesario, utilizar los rifles de caza que llevaban en su automóvil ”, enfatizaron los jueces.

NO PARTICIPÓ EN LA IMPLEMENTACIÓN DE LA POSIBLE MEDIDA

En cuanto a la participación de Emilio, la Audiencia Nacional advierte que su aporte a los homicidios perseguidos fue cumplir con la solicitud de su padre en el transcurso de la reyerta de sacar el arma del vehículo y hacer que se la quiten de las manos, y así se acabe. “Si bien su aporte es relevante y decisivo, ya que sin el rifle de caza no se habrían disparado los disparos fatales, no se puede decir que estuvo involucrado en la ejecución del acto de matar. El arma de la que disponía su padre. Y en consecuencia tuvo. «No tiene control sobre el hecho causal de las muertes, que en ningún momento correspondió al autor del tiroteo».

Los jueces señalan que «esta persistencia y su realización en» la muerte de más de dos personas «, en la que se basa la naturaleza del homicidio hipergrabado y su castigo único, no se nota en modo alguno en quién, sin el control de los Hechos No pudo evitar los disparos fatales, ni limitar el número de sus víctimas y evitar que llegaran al límite de los tres que califican el hipergrave asesinato.

En consecuencia, la Sala revocó la sentencia recurrida y anuló el encarcelamiento permanente del hijo, que puede ser revisado por el asesinato de la tercera víctima, ya que su culpabilidad, como señaló el tribunal en la primera sentencia, es inédita. Tampoco se puede homologar con el de su padre, quien fue el autor material de las grabaciones.

El veredicto dictado en junio por el presidente del Jurado Popular ha sido impugnado por la fiscalía, la acusación particular y los abogados defensores de los dos condenados.

Los alegatos públicos y privados exigieron _primero, en su único fundamento y, segundo, primordial y principalmente_ la nulidad de la sentencia recurrida y su devolución al juez presidente para que pueda ser utilizada en la presentación de los hechos probados de la sentencia sin la celebración de un nuevo juicio Incluir párrafos del primer párrafo y del segundo párrafo que fueron insertados en el hecho impugnable 8 del objeto de la sentencia, que el jurado declaró probado y el juez excluyó de esta declaración de hecho, considerando en cuenta que no puede considerarse probado.

El texto en cuestión, precedido de la declaración de que los imputados “sabían de la presencia de escopetas y municiones en el vehículo” decía lo siguiente: el enfrentamiento que tendrían con Julián José y su familia, en particular sabían que Benelli SL- La escopeta 125 con número de serie E-04267-95Y, ubicada en el reposapiés del asiento trasero del vehículo, estaba cargada con al menos cuatro cartuchos calibre 12 y marca Trust número 3.

Según los alegatos, la exclusión deliberada de estos fragmentos en el punto 8 de la Sentencia vulnera las normas y garantías procesales. En su opinión, esto demostraría la existencia de un acuerdo previo entre los tres imputados.

A este respecto, la Sala considera lamentable la redacción del objeto de la sentencia del presidente. Sin embargo, destaca que esta formulación no generó objeciones, reclamos o protestas por parte de las partes que fueran necesarias para sustentar la impugnación de esta Sentencia.

Asimismo, la Sala ha rechazado rotundamente el recurso de apelación de la defensa del autor material de los tres homicidios, que, entre otras cosas, pedía la nulidad de la pena de prisión impugnable con carácter definitivo.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *