Casi un centenar de personas participan en el diagnóstico del Plan de Lucha contra el Racismo y la Xenofobia

Casi un centenar de personas participan en el diagnóstico del Plan de Lucha contra el Racismo y la Xenofobia


Navarra está catalogada como un «contexto no racista» aunque la «tendencia creciente» de los delitos de odio es evidente

PAMPLONA, 28 de septiembre (EUROPA PRESS) –

El diagnóstico participativo, que es la primera fase del Plan de Lucha contra el Racismo y la Xenofobia en Navarra 2021-2026, involucró a casi un centenar de personas, representantes del sector público, privado y del tercer sector. Un diagnóstico que califica a Navarra como un «contexto no racista» aunque subraya la «tendencia creciente a los delitos de odio».

Así lo demostró la rueda de prensa de presentación de este diagnóstico, en la que participaron el ministro de Política Migratoria y Justicia, Eduardo Santos; la directora general de Política Migratoria, Patricia Ruiz de Irízar; y una de las responsables de la elaboración de este plan antirracismo, Obdulia Taboadela de la Universidad de A Coruña.

Las principales conclusiones del diagnóstico participativo del Plan de Lucha contra el Racismo y la Xenofobia muestran que las situaciones de discriminación más severas por origen se dan principalmente en el acceso a la vivienda y al trabajo. “En el proceso de selección o al momento de alquilar una casa, especificar un apellido o nombre determinado puede llevar a que esta persona sea señalada directamente”, explica Obdulia Taboadela.

En cuanto a los delitos de odio, el diagnóstico subraya la «tendencia creciente» en la Comunidad Autónoma. Si bien estos delitos son todavía «muy pocos», este aumento es preocupante, que también incluye un «número oculto». Y, como calcula la propia Comisión Europea, más del 80% de los delitos de odio no se denuncian. Debido a su «pequeño» número, no es posible crear «clusters sociodemográficos confiables» que permitan trazar un perfil específico de víctima o perpetrador, enfatizó Taboadela.

En el diagnóstico presentado queda claro que es necesario mejorar la atención a las víctimas; Formación y coordinación como claves para mejorar la intervención; y mayor conciencia de los delitos motivados por prejuicios. También enfatiza la «necesidad de construir imaginaciones positivas en torno a la inmigración que sean profundas, menos utilitarias y basadas en el universalismo de los derechos humanos, así como en la riqueza de una sociedad con una fuerte identidad transcultural».

En este sentido, aboga por «visibilizar el argumento de la riqueza de la diversidad cultural y dar menos sentido a la narrativa instrumental», ya que «un discurso utilitario no garantiza el respeto y la convivencia a largo plazo».

Este diagnóstico participativo es la primera fase del Plan de Lucha contra el Racismo y la Xenofobia en Navarra 2021-2026 que está elaborando el equipo de ESOMI de la Universidad de A Coruña. La segunda fase consiste en el desarrollo real de este plan, en el que se activa una plataforma y una mesa de trabajo permanente con los agentes involucrados; y una tercera fase de presentación pública y redacción final que culmina con la aprobación del documento. A partir de diciembre, el plan se mostrará en el portal de gobierno abierto para contribuciones ciudadanas.

UN PLAN «PROGRESIVO Y FEMINISTA»

El plan destacado por Patricia Ruiz de Irízar será «progresista, feminista, sostenible y participativo» dentro de «una sociedad diversa y heterogénea que es reconocida y mejorada por los responsables de sus escritos porque han realizado una transición exitosa hasta el momento». a una empresa de acogida «.

En la fase de diagnóstico participaron 96 personas de diferentes áreas y actores – público, privado y tercer sector – que pudieron aportar su contribución en diversas entrevistas y grupos de discusión. En las reuniones participaron grupos que podrían ser víctimas de todas las formas de racismo y xenofobia, así como otros que podrían ofrecer otras perspectivas igualmente enriquecedoras sobre el tema.

El equipo de ESOMI organizó, entre otras cosas, rondas de debate con mujeres de origen migratorio o de etnia gitana y jóvenes de la denominada «generación 1.5», es decir, nacidos y nacidos en el extranjero, pero con formación escolar y socializados en Navarra.

También se mantuvieron conversaciones con funcionarios judiciales, fuerzas de seguridad y órganos representados en la Comunidad Autónoma o personas clave del tercer sector y de la administración. Además, el equipo invitó a instituciones sociales y personal administrativo a completar varios cuestionarios en línea utilizando la metodología DELPHI.

El plan se elaborará ahora «desde una perspectiva holística e interseccional» para convertirlo en un «instrumento innovador y flexible que se adapte a un entorno cambiante» y desarrollarlo «con miras al equilibrio territorial». Con esta «propuesta innovadora y ambiciosa», se espera que este plan sienta las bases de «una estrategia comunitaria sostenible exitosa y a largo plazo para la sociedad navarra».


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *