S06F8130


La voz de Galicia





Francisco Prado-Vilar


26/04/2021 5:00 am

En 1938 mientras el Torres de Meir Como residencia de verano del nuevo jefe de Estado, se reconstruyó con el mismo propósito el Castillo de Viuelas, un coto de caza cerca de Madrid donde vivió el caudillo durante dos años antes de ser trasladado al Palacio del Pardo. Estaba decorado como se indica Colorado Castellary en su ultimo libro Arte, botín de guerra: saqueos y expropiaciones en la posguerra española (Ctedra, 2021) con una mezcla de objetos del patrimonio cultural nacional y otros objetos de personas de las confiscaciones realizadas durante la guerra. Su dormitorio estaba presidido por un tríptico de la Virgen de la Leche del siglo XVI que le pertenecía Ildefonso de Molinscomo consta en los archivos de la Junta de Tesorería Artística. Las autoridades del patrimonio cultural distribuyeron libremente los objetos entre las casas del dictador sin distinguir entre lo público y lo privado. Muchos de estos movimientos, según Colorado Castellary, no han dejado huella documental. Como es bien sabido, este es el caso del envío sin papeles. los profetas del Maestro Mateo que perteneció al concejo de Santiago a Meirs en 1955.

1955 es un año clave investigar las contradicciones del franquismo en la instrumentalización del legado. Por un lado, el régimen se presentó públicamente como un promotor activo de sus estudios y su preservación, al mismo tiempo que las autoridades locales, instigadas por el entorno del dictador, trabajaron juntas para saquear obras de arte con el fin de ganar favores. Empezó el año con Envío a Meirs de los profetas Matean – Un hecho que conocemos por la ya célebre carta de Filgueira Valverde al cantón de Sánchez el 30 de enero – y que culminó con el espectacular descubrimiento de la tumba de Teodomiro durante las excavaciones de la catedral.

Si bien la entrega de las esculturas a Meirs se mantuvo en secreto y su presencia en la prensa fue censurada deliberadamente hasta la democracia, las otras representaciones sobre el tema de la cultura fueron constantemente informadas en los medios de comunicación con fines propagandísticos. En septiembre de ese año, las páginas de los periódicos enlazaban titulares que abordaban el descubrimiento de la famosa tumba de Lauda con informes sobre el periódico. Visita de Franco al Monasterio de Sobrado seguir el avance de la reconstrucción de este monumento gallego e incomparable joya del arte hispánico.



j23a1086


Un examen de los hechos de enero de 1955 en Santiago nos permite calibrar la magnitud del saqueo de las esculturas de Matean y determinar cómo la legislación vigente y el interés público se han sometido a los deseos del caudillo. El 26 de enero, el gobierno de la ciudad publicó el gasto del año santo de 1954, en el que una partida de 300.000 pesetas (1.800 euros aprox.) Para la construcción del edificio del museo. Le precedió el plan deseado para dotar de museo a la ciudad, proyecto para el que en 1952 se creó un Patronato, presidido por el alcalde Otero Aenlle. En las primeras reuniones de este organismo, que incluyó al Comisionado de Patrimonio Cultural Manuel Chamoso LamasSe había acordado que todas las instituciones de Santiago proporcionarían obras de arte para reponer sus fondos, y las medidas deberían alentar incluso a aquellos en posesión de artículos que pudieran aparecer en el museo a donarlos o depositarlos como fianza. En este contexto, la decisión de Otero Aenlle de ceder a los profetas para decorar la residencia de verano del dictador es aún más injustificada, privando sin duda al Museo de Santiago de sus piezas estrella.

Unos años más tarde, se produce otra confluencia de hechos que retratan la duplicidad de Franco frente al patrimonio. El 28 de septiembre de 1960, Chamoso Lamas escribió al Director General de Bellas Artes: Antonio Gallego Burnpara informarles de un hecho alarmante, la violenta y rápida acción destructiva que afecta a las esculturas de la fachada de las Plateras. El Comisario explica lo siguiente: El cardenal miró la portada y le mostró la destrucción del caudillo, quien quedó impresionado y tranquilizado por el propio prelado cuando le dijo que el andamio que se colocó en ese momento fue enteramente gracias a mi compromiso con la defensa de esta importante obra de arte. Tiempo Los problemas de conservación de las plateras preocupaban al caudillo. Los profetas del Maestro Mateo se quedaron al aire libre en el jardín de su pazo. Y lejos de entregarlos al Museo de Santiago para placer de los ciudadanos, sus administradores planearon al año siguiente que carecían de las pruebas que permitieran la privatización de las esculturas, la operación para forzar su inclusión fraudulenta en el catálogo de la Exposición. del Románico como propiedad de Su Excelencia el Jefe de Estado Pazo de Meirs.

Hoy se conoce la frase Audiencia Provincial de A Corua Los abogados de familia del dictador se felicitan públicamente por el hecho de que el Poder Judicial revertirá lo que consideran la confiscación ilegal del legado heredado de su abuelo. Prefieren no hablar de las confiscaciones forzosas que se suman a este legado.

Francisco Prado-Vilar Es investigador del Real Colegio Complutense de Harvard. @fpradovlr

francisco prado-vilar



foto

La sentencia que el Pazo de Meirs devolvió al estado abre nuevas vías para la restauración de las esculturas

En julio de 1948, un mes después de que el maestro Mateo completara la venta de dos esculturas al Ayuntamiento de Santiago, el Conde de Gimonde tomó la drástica decisión de enviar algunos obreros para sacar las otras tres figuras de la Catedral del Museo Catedralicio. la fachada desmantelada del Prtico de la Gloria, que ha pertenecido a su familia desde tiempos inmemoriales y permanece en este museo como depósito desde 1928. Preocupado por este hecho, Manuel Chamoso Lamas, Comisionado de Patrimonio Cultural de Galicia, abrió una investigación para determinar su paradero y solicitó información mediante carta a Joaquín Sarmiento Garra, Alcalde de Santiago y primo del Conde de Gimonde. Ante el silencio, presentó una denuncia ante la Comisaria General de Patrimonio Cultural de Madrid, que movilizó al gobernador civil de A Corua y a la policía. hasta encontrar las esculturas en una finca a las afueras de Compostela Propiedad del suegro del alcalde.

sigue leyendo

Conozca toda nuestra gama de boletines

Hemos creado para ti una selección de contenido para que puedas recibirlo cómodamente en tu correo electrónico. Descubra nuestro nuevo servicio.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *