5fec5e60 b3b6 47c0 8aa0 f714cc9d6997


La muerte súbita del profesor Carro Otero deja un hueco en Galicia en este fascinante mundo entre la medicina y las humanidades. Se puede decir que el Dr. Carro, un gran orador, un profesor que dejó su huella y un entretenido conferencista que tocó todos los bares culturales, siempre relacionados con la medicina: anatomista, antropólogo físico, arqueólogo, historiador médico, comisario de exposiciones y, en mi opinión, sobre todo un gran presidente de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia. Desde su multifacética tarea, quizás la más difícil y ardua, la llevó hasta el final con verdadera pasión.

Lamentablemente, tras la seriedad, la conciencia científica y el oropel de los actos académicos, existe una difícil e incómoda tarea diaria de recaudar fondos y recursos para estas instituciones que no están a disposición de las administraciones públicas, o al menos son tratadas inadecuadamente, para quienes las miman. como foco cultural y órgano asesor de los poderes públicos que han existido desde su aparición en el siglo XVIII.

En este trabajo, el difunto profesor Carro, hay que reconocerlo, no tuvo rival. Se trasladó a Roma con Santiago para hacer avanzar la Academia y lograr sus objetivos, desde un puesto muy prestigioso pero muy duro en la vida cotidiana, que ocupó durante muchos años. En este sentido, el listón se mantiene muy alto.

Descansa en paz.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *