Marcos José, 112: «Me volví loco y maté a mi padre. Lo abro »

Marcos José, 112: «Me volví loco y maté a mi padre.  Lo abro »


Tras casi dos años y seis meses de investigación y cinco días de juicio, han quedado perfectamente claros dos problemas en el crimen del poeta y abogado grancanario José Rafael Hernández. El primero es el Su hijo le pegó 19 golpes de hacha en la casa que compartían en la calle Italia de Las Alcaravaneras, y segundo, que el ambiente en ese edificio no era respirable., tanto en la relación familiar entre sus vecinos desde hace años como en las repugnantes condiciones en las que vivían la víctima, el imputado y la madre postrada, quienes naturalmente perdieron la vida entre pañales sucios y basura. Luego de cometer el crimen, llamó al 112 y dijo lo siguiente: Me volví loco y maté a mi padre. Lo abro ».

El debate jurídico en este proceso radica en la imputabilidad o no en la imputabilidad de Marcos José Hernández, hijo de José Rafael y veterano autor de los hechos procesados. Luego de cinco días de comparecer ante el tribunal de jurados, el juez presidente, Pedro Herrera, presentará hoy a sus integrantes el objeto de la sentencia con una serie de preguntas que tendrán que discutir en orden por mayoría. Desarrollar una tesis final: si el imputado ejecutó conscientemente a su padre y sabía lo que estaba haciendo, como muestran las denuncias, o si lo hizo con estados mentales suficientemente alterados. No tener conocimiento de la gravedad de los hechos, como argumenta la defensa. También cuestiona si el acusado dejó de cuidar a su madre dependiente en los últimos meses o incluso años hasta que su proceso degenerativo se aceleró.

Sin embargo, el accidente en la calle Italia 32 entre el 13 y el 14 de octubre de 2018 tomó forma. – Mantener siempre la presunción de inocencia del imputado y según las declaraciones de los testigos – Años antes del ataque pirata. Familiares y vecinos han descrito lo que el propio Marcos José dijo en la primera sesión del juicio y dejaron claro que la vida cotidiana entre los miembros de la familia Hernández ha creado un trágico caldo de cultivo para ellos.

Marcos José y el fallecido habían renunciado a cuidar su hogar y sus vidas en los últimos años

El imputado nació debido a una supuesta relación esporádica entre el abogado poeta y María Dolores Sánchez. Se mudó a Córdoba cuando nació Marcos José hasta que, cuando tenía entre tres y cuatro añosLa víctima apareció en países andaluces para encontrarse con su hijo. Fruto de este primer encuentro, resultó que Marcos José y su madre llegaron a Gran Canaria dos años después para vivir con su padre biológico.

Desde el principio, el acusado describió que la relación de su padre con ellos era mala y que «Nos encerró en casa y me golpeó»explicó Marcos José, aunque admitió que siempre la apoyó económicamente.

Poco después se mudaron a la casa de Alcaravaneras y José Rafael alternó su trabajo en la corte con su ascendente carrera literaria. Mientras tanto, sin embargo, su relación con María Dolores se rompió tanto que su romance se detuvo e incluso tuvo otra pareja sentimental, Todo ello con una salvedad: Marcos José y su madre seguirían viviendo en la casa del abogado.

Con el paso de los años, el vínculo entre José Rafael y María Dolores y su hijo se deterioró al mismo tiempo que la salud de la mujer, que padecía graves problemas de salud. Primero supieron que podría tener Parkinson, aunque con el tiempo sus síntomas empeoraron.

Después de una semana de juicio, el jurado comenzará hoy a deliberar sobre la culpabilidad o no culpabilidad del acusado.

Marcos José fue el responsable de la atención en todo momento, quien manifestó en la audiencia que incluso cCompró una cama de hospital y un colchón con su dinero y salía a caminar con ella todos los días, la visitaba y revisaba sus citas médicas.. Todo esto fue confirmado por los vecinos, quienes se mantuvieron firmes como testigos en el juicio, aunque el compromiso con María Dolores declinó hasta su muerte.

Al mismo tiempo, José Rafael continuó su actividad profesional sin querer tener nada que ver con su familia, y por tanto adaptó la oficina que tenía en el primer piso y la convirtió en una casa también donde vivía en condiciones bastante precarias, como se desprende del registro y análisis que realizaron los investigadores tras la tragedia, que incluye las imágenes mostradas en este informe. El cubículo era mínimo, con cajas de documentos apiladas una encima de la otra y una pequeña habitación en la que dormía. Todo ello acompañado de un microondas que se hizo cargo de las funciones de la cocina. José Rafael perdió la vida allí.

Fotografía de la casa donde vivían en Alcaravaneras.

La La relación del abogado con el resto de su familia también tuvo un vaivén, como descubrió su hermana.que se presenta como un cargo privado. Afirmó que el punto de fricción entre los dos fue el tiempo que tardó José Rafael en entregarle el ajuar de su difunta madre que dejó en su testamento, y también la mala relación con Marcos José. En la audiencia, el abogado defensor Carlos Quintana también reveló numerosos mensajes del contestador automático que Carmen del Rosario le dejó al fallecido, quien fue cargado de insultos y amenazas.

El soltó

En este clima destructivo llegaron los últimos meses de la convivencia de estos familiares, con los que el libro de familia ya estaba simplemente unido. En la última fase, el propio Marcos José reconoció este «Se salió de control, mi papá no se había acostado con nosotros en mucho tiempo y lo hizo arriba. Lo dejé todo para mí y entre la enfermedad y todo lo que comía y me dejé llevar. No sabría cuánto tiempo me dejaría ir, dos años o más «, dijo al jurado.

Esta expresión de «soltar» se ha traducido en un auténtico y bárbaro sinsentido de basura e inmundicia que se había acumulado durante meses en una propiedad donde vivía un dependiente. «Ni siquiera podías ver el suelo»exclamó un agente que estuvo involucrado en la detención de Marcos José, todavía sorprendido.

La tragedia estuvo mordida en el 32 de Italia Street durante años. José Rafael y María Dolores murieron en la basura y ahora el jurado popular tiene que dictar su veredicto.

Esa fue la llamada

A pesar de la gravedad de los hechos y de que los forenses determinaron la hora de la muerte de José Rafael a la una de la madrugada, Marcos José no llamó al 112 hasta las 15:43 horas del día siguiente, mostrando una obvia normalidad..

El imputado en esa llamada dijo esta frase a la operadora: “Te llamo desde la Calle Italia 32 en el primer piso de Las Palmas, Gran Canaria. Mira, es grave, mi mamá murió anoche y yo me volví loco y maté a mi papá. Lo abro».


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *