a79557cb 60b6 4575 9c1c 393937722019 16 9 aspect ratio default 0

El propietario del hotel Silken Monumental Naranco, Carlos Álvarez Naves, encabeza el grupo de inversores asturianos que intentan reiniciar el proyecto de construcción de grandes edificios residenciales y de servicios en el distrito de San Lázaro. Se trata de un plan que se suponía que iba a llevar a cabo la constructora pública Sedes hace una década y que estaba pendiente tras el estallido de la crisis económica. A finales de 2019, el ayuntamiento condicionó la viabilidad del proyecto a la elaboración del plan especial, pero existían dudas sobre determinadas cuestiones técnicas relacionadas con el inmueble. Según el informe de QUOTA del 19 de abril, este fue el “tapón” que impidió el desarrollo de un proyecto que el ayuntamiento identificó como “máxima prioridad” este año. En el ayuntamiento, tuvieron dudas sobre la edificabilidad del inmueble y decidieron dirigir la solicitud al servicio de urbanismo comarcal. El documento al que ha tenido acceso este diario resuelve los distintos criterios de los técnicos municipales y posibilita el desarrollo del proyecto. Pero antes de que comiencen los movimientos de tierra y aparezcan las grúas, se debe aprobar un plan especial que, según el estudio de Mangado, ya está “muy avanzado”. Aún no se han gestionado las fechas de inicio de obra, siempre en función de este plan concreto, pero las partes quieren empezar “lo antes posible”. Aunque fuentes municipales aseguran que será complicado empezar a trabajar hasta el pasado verano.

El proyecto ha tenido mala suerte desde sus inicios. En 2008 chocó con la crisis del ladrillo y las torres quedaron como infografía en la web del arquitecto. El tripartito que denuncian desde el estudio navarro paralizó el trabajo. Y cuando parecía que las cosas iban a irse, llegó la pandemia y obligó a otra pausa. Ahora, tras la decisión de la Comisión de Urbanismo del Principado, las torres parecen crecer hasta el cielo de San Lázaro.

Patxi Mangado: “El proyecto de las torres sufrirá unos pequeños cambios, ya no soy el mismo arquitecto que las diseñó”.

La idea será la misma de construir dos rascacielos “multifuncionales” que se convertirán en la cima de San Lázaro, pero su diseño sufrirá algunas modificaciones. Así lo avanza el reconocido arquitecto Patxi Mangado. Unos pequeños cambios con los que está “comprometido” porque, según Navarro, ya no es el mismo arquitecto que diseñó los edificios en 2008. El tiempo ha pasado y por ello y por motivos de “autoexigencia” el proyecto de las dos torres de unos setenta metros de altura verá algunos cambios antes de que se convierta en realidad. La idea que maneja el arquitecto es que sus grandes edificios contribuyan a un modelo de “urbanismo sostenible”. Los dos rascacielos ofrecerán varios servicios a la región, “de acuerdo con lo que dijo la alcaldesa de París (Anne Hidalgo), la ciudad en quince minutos”, explica el navarro.

La voluntad de la propiedad y del arquitecto es dotar a San Lázaro no solo de dos rascacielos y un sinfín de pisos -en principio se proyectaron alrededor de 180 viviendas- sino también de servicios para el barrio. En el primer piso, explica Mangado, habrá un gran centro social que tendrá una superficie de 2.000 metros cuadrados. Se planearon más instalaciones sociales en los primeros pisos: un hogar de ancianos, un gimnasio y un espacio comercial de “alta calidad” que brinda servicios para la región. Y sobre ellos se levantarán las plantas de interior. En definitiva, según Patxi Mangado, serán “una buena noticia para el barrio pero también para la ciudad”.

Según la descripción del proyecto, en este caso la disposición de las torres también “servirá de guía y base para solucionar otro problema general como es el tráfico rodado” en San Lázaro.

El arquitecto navarro, que conoció a finales de la semana pasada de la disolución del urbanismo comarcal para su proyecto, está celebrando que las torres de San Lázaro finalmente puedan entrar en funcionamiento. Según Mangado, tanto él como los propietarios están “muy emocionados y listos para hacer el trabajo”. El estudio muestra que en el momento en que se aprueba el Plan Especial, “se están siguiendo los trámites legales” y se puede iniciar algún trabajo que haya estado “demasiado tiempo” en el cajón.

Patxi Mangado ya ha dado forma a la ciudad con la ampliación del Museo de Bellas Artes de Asturias. Proyecto que sirve como portada de su sitio web de estudio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *