f101db88 17cc 45ab bd35 acac39ccfa73 16 9 aspect ratio default 0

Garicano inicialmente se ocupó de la creación de los fondos. Es decir, cómo se financian y qué problemas pueden surgir en el camino. Entonces el político anunció que estamos en un punto “preocupante”.. Salir del dinero depende de una decisión del Tribunal Constitucional Federal. La Unión Europea debe obtener el permiso de cada Estado miembro para solicitar préstamos. La aprobación de Alemania fue detenida por la Corte Suprema, lo que generó dudas de que tal aprobación del presidente de distrito pudiera poner en peligro a los futuros gobiernos de su país. Hasta que el tribunal constitucional alemán decida lo que podría llevar “dos meses”, dijo Garicano, la Unión no podrá disponer de estos fondos. Y por eso no llegarán a los Estados miembros. Cuando se resuelva este problema, los países europeos podrán empezar a gastar.

Garicano afirmó que España es uno de los grandes beneficiarios de los fondos europeos pero todo está en manos de Moncloa. España ha presentado hasta el momento un programa de gasto de 82 millones de euros. Un proyecto de “pincel grueso” que el gobierno puliría la próxima semana, según el eurodiputado. Si se aprueba la financiación, España recibiría inmediatamente el trece por ciento de la financiación. El resto está sujeto a las condiciones impuestas por Europa. Según Garicano, los ojos de Bruselas están actualmente puestos en España. “Querrán ver si nos quedamos con Draghi en la cima, Italia. Está claro que hará las cosas bien. Seremos la piedra de toque”, dijo en el auditorio de la cámara. Estas condiciones europeas, que antes podían violarse libremente o que esta vez podrían negociarse mediante negociaciones políticas, son más difíciles de evitar esta vez. Cualquier estado puede solicitar que se congelen los fondos en un país que no está cumpliendo con las reglas, incluso si la Comisión hace la vista gorda. “Es lo que yo llamo el freno holandés”, bromeó Garicano.

Respecto a la ejecución de los fondos, donde España y Asturias tienen más que hacer por anteriores llamadas de ayuda europea, Garicano volvió a mirar a Moncloa. El eurodiputado habló de PERTE (Proyectos Estratégicos de Recuperación y Transformación Económica), el mecanismo con el que el gobierno gestionará parte del dinero de los fondos europeos para hacer frente a la crisis de Covid. Estos, anunció, “nadie sabe realmente cómo funcionan”. Según el eurodiputado, España está dando estos pasos “muy opacos”. Una intuición que, enfatizó, se ve reforzada por “el rescate de la aerolínea Plus Ultra, que el gobierno considera estratégico si representa el 0,1 por ciento del mercado del tráfico aéreo”. Una decisión equivocada “si Europa te está mirando para ver si estás repartiendo el dinero”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *