Los vascos que sobrevivieron al COVID-19 solo tienen que esperar dos meses para vacunarse

Los vascos que sobrevivieron al COVID-19 solo tienen que esperar dos meses para vacunarse


El Gobierno vasco defiende que «ahora no es el momento de rebajar las medidas impuestas por el LABI».

El viceconsejero de Sanidad del Gobierno Vasco, José Luis Quintas, ha anunciado que los vascos que hayan pasado la infección por Covid-19 podrán solicitar cita de vacunación dos meses después de superada la enfermedad, esperando seis meses como es el caso hasta la fecha sucedió.

Dado que hay «más vacíos que personas que solicitan la vacunación», ha anunciado que es posible «adelantar estas vacunas» para que «no se tomen las dosis de las personas que no tienen inmunidad». . «

En una entrevista con Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Quintas analizó el impacto de la pandemia de Euskadi y el impacto de la quinta ola.

En cuanto a las plazas de vacunación disponibles actualmente en el País Vasco, Quintas ha admitido que son más que la semana pasada, más de 60.000. El aumento no se debería a que no se soliciten más citas, sino a la llegada más fuerte de las vacunas.

En este contexto, evaluó que la negativa a vacunarse es «muy baja» en el País Vasco, algo más del 1% de la población, aunque no acudir a una cita es otro asunto, un problema al que se enfrentan algunos jóvenes. a vacaciones o planes ya elaborados.

“En nuestra opinión, los jóvenes en particular ahora tienen que acudir a una cita que perciben la posibilidad de infección como menos estresante que las personas mayores. Creen que contagiarse no es tan malo, pero se equivocan porque también hay casos de Covid persistente y complicaciones graves ”, advirtió.

En cuanto a vacunar a las personas que ya han superado el Covid-19, Quintas ha resaltado que estas personas podrán solicitar una cita de vacunación a partir de este jueves una vez que tengan dos meses de superar la enfermedad.

«Ya no es necesario esperar seis meses y ese plazo se reduce a dos meses, lo que no viola el principio de equidad para favorecer a quienes no tienen inmunidad sobre quienes la han adquirido», defendió.

Según explicó, la vacunación de estas personas se ha retrasado hasta seis meses, pero como actualmente hay “más huecos libres que personas que desean vacunarse”, es posible “adelantar estas vacunas”. . «Nos parece una medida adecuada ya que no demorará el resto», agregó, y agregó que recibirán un mensaje de texto de Osakidetza en las próximas horas para concertar una cita.

Cuando se le preguntó a los nacidos en 2009 que ya habían recibido la primera dosis de la vacuna a pesar de que aún no tenían doce años, Quintas defendió que Osakidetza «no llamó a estos jóvenes» sino que «la agenda de la citación del 12 al 16 años «.

«Al llamar por grupo de edad, se confirma el año de nacimiento y no el día de su cumpleaños. Lo que sucede es que la hoja de datos de Moderna y Pfizer establece específicamente que no debe vacunarse antes de los 12 años, incluso si están en el mismo año. Esto resultó en que las personas pidieran la fecha sin cumplir los 12 años. En cualquier caso, se mantuvieron los plazos de agosto porque no es un gran problema ”, dijo.

También confió en que al inicio del curso escolar el porcentaje de vacunaciones de los alumnos mayores de 12 años es «absolutamente la mayoría» y que por debajo de esta edad depende de las declaraciones de la Agencia Europea de Medicamentos.

También reconoció que el aumento de la infección por Covid-19 en Vitoria durante los últimos días estaba «claramente» asociado con las «no fiestas» de la Virgen Blanca.

Por otro lado, lamentó que haya «alta tensión» en las unidades de cuidados intensivos de Euskadi por qué esperar a estas alturas, con una recuperación que el departamento no esperaba: «Estamos mejor que el pico anterior, pero eso no debería ser trivializado. Sigue muriendo gente, incluidos los jóvenes ”.

De esta forma, defiende que «ahora no es el momento de rebajar las medidas impuestas por el LABI» ya que los datos actuales de contagios son «peores» que cuando se aprobó la última enmienda el pasado mes de julio.

“No tiene sentido flexibilizar las medidas cuando las cosas están peor. Además, apriételos más fuerte ya que tampoco hay ninguna herramienta para hacer esto. Si las tasas de infección caen por debajo de 300 o 200, lo verá ”, dijo.

Finalmente, ante la posibilidad de establecer una tercera dosis de la vacuna, Quintas recordó que este no fue un debate «artificial», sino que «siempre hay intereses y grupos de interés». “El debate está ahí, pero no hay evidencia por el momento. Ni la OMS ni la EMA hablaron ”, recordó.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *