13a0fd84 0cfb 444b 8f47 fa048cf0dc6f 16 9 aspect ratio default 0

El secreto seguramente mejor guardado de la programación de verano incluirá conciertos, proyecciones de películas, bares, eventos gastronómicos y ya ha acordado que algunos de los restaurantes de la ciudad se instalen en algunos de los contenedores que se están instalando en el solar. El espejo en el que te miras está en Londres, donde está Pop Brixton. La filosofía es recuperar espacios en desuso, terrenos que son “un problema urbano” y convertirlos en un centro cultural. Entre varias opciones, los organizadores han elegido la del antiguo Instituto San Lázaro y la han adaptado en las últimas semanas limpiando el cepillo dejado por años de descuido.

La iniciativa, explican, es “una instalación temporal”. A medida que los rascacielos crezcan, se trasladarán a otra ubicación y animarán los vecindarios a medida que se desarrolle el proyecto.

La voluntad de los organizadores de Kuivi Pop Up, que ya cuenta con página web (www.kuivi.es) y cuentas en diversas redes sociales, es planificar ciclos musicales diarios y realizar eventos temáticos los fines de semana que aseguran que se darán a conocer. todo el verano. Sin embargo, señalan que el programa será “generalmente de día” con el objetivo de no molestar a los vecinos del barrio. Según los promotores, la propuesta se aderezará con servicios de catering y eventos permanentes, algunos de los cuales también incluyen food trucks. Todo para transformar el recinto de San Lázaro en un lugar “amigable” que acoge diversas experiencias culturales.

El mantra de la organización Kuivi es defender, también en verano, que “algo está pasando en Oviedo y que es una ciudad que tiene mucho que ofrecer”. El espíritu del proyecto es la comunidad con el barrio que les acoge. Han hecho su parte en la limpieza del lugar y piden – también ofrecen – a cambio de vecinos, colectivos y asociaciones culturales que hagan sus sugerencias para incluirlos en su programa. Dicen que es un proyecto que debe continuar y que debe ir más allá de este verano.

En principio, la capacidad del lugar del evento está controlada y es de libre acceso de lunes a viernes. Algunos fines de semana, advierten a la organización, se requiere boleto para acceder. El horario de apertura del recinto es de lunes a jueves por la tarde y viernes, sábados y domingos a partir de las 12 horas. A falta de la última aprobación municipal para el inicio del proyecto, la idea de los organizadores es abrir las puertas del recinto el 15 de julio y mantenerlas abiertas durante varias semanas. Todo con el afán de hacerse un hueco en la programación cultural regional y convertirse en el centro de atención de los visitantes a medio plazo.

Ahora se mueven en las redes sociales para atraer empleados que quieran participar en los diferentes mercados y actividades gastronómicas que organizan durante su estancia en San Lázaro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *