Los carmelitas de Oviedo saludan a un icono cristiano profanado por el Estado Islámico en Siria

Los carmelitas de Oviedo saludan a un icono cristiano profanado por el Estado Islámico en Siria

El ícono de 2005 proviene de una humilde iglesia en la tercera ciudad más grande de Siria después de Damasco y Alepo. Su valor no radica en la calidad artística ni en la firma del autor, sino que se centra precisamente en la sencillez con la que expresa la tragedia de la guerra vivida por miles de creyentes.

Teresa Montoto, priora de las Carmelitas, la orden fundada por santa Teresa de Jesús, espera con ilusión mostrar los signos que se han traído a España por iniciativa de la Fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) quedarán para siempre por resolver la difícil situación que simboliza la violencia en otros países que actualmente se ve agravada por la pandemia.

“ACN llamó para ofrecernos la presencia del ícono y nos encantó la idea de hacernos sentir más conectados con la iglesia perseguida. Tenemos esta realidad en casa, que a veces no vemos ”, dice la priora, que ha estado en el cargo que asumió por segunda vez en año y medio. “El icono es ortodoxo; El Papa habla constantemente del valor del trabajo y la oración por la unión de las iglesias. Nosotros también nos sentimos más cerca de estas intenciones ”, dice la monja asturiana, aunque nació en Sevilla y es licenciada en biología. “Los Padres de la Iglesia decían que la sangre de los mártires es semilla de cristianos, aunque la gente incluso se ríe de estas cosas, la situación de muchos cristianos es dramática”, subraya la monja, única mujer asturiana de la comunidad carmelita, que se integra por 18 hermanas ha sido. “Mi sueño era convertirme en científico, pero nunca me convertí en biólogo. A los 25 años me reconocí como religiosa y seguí mi vocación contemplativa ”, explica.

“Ahora la gente no suele venir a la iglesia todas las semanas, así que tenemos el icono en la casa la mayor parte del tiempo para que siempre esté con nosotros”, dice la hermana Teresa. “Es un ícono muy simple, no es una obra de arte, proviene de una iglesia muy pobre y cada vez que lo miramos pensamos en la cantidad de personas que han orado antes”, agrega.

José María Fernández de la Fuente, voluntario en Asturias de ACN, la fundación pontificia nacida en 1947 tras la Segunda Guerra Mundial, no oculta su alegría por la acogida que recibe el icono durante su paso por la diócesis. El viernes el grupo se dirigirá al Monasterio Pasionista, también en Naranco. “El Estado Islámico entra en las iglesias para cometer asesinatos y dispara contra todo lo que ve. El icono fue grabado durante uno de estos ataques. Lo encontraron tirado en la iglesia en un estado triste ”, explica Fernández de la Fuente. El trabajo de ACN se extiende a países como Irak. En su último viaje, una de las actividades de Papá fue visitar una iglesia restaurada con la ayuda de la fundación.

“El icono es como una reliquia de guerra. Creo que pasará algún tiempo antes de que regresemos ”, dice Fernández de la Fuente, quien ya está considerando traer una copa profanada a Asturias que también recorrerá Estados Unidos.

Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *