fotonoticia 20210629190755 1024


La soledad no deseada fue una de las situaciones más recurrentes entre los usuarios

BARCELONA, 29 de junio (EUROPA PRESSE) –

Las llamadas al Telèfon de l’Esperança y al Telèfon de Prevenció del Suïcidi, gestionado por la Fundació Ajuda i Esperança, tras una crisis emocional subieron un 52% y se estabilizaron en los tres primeros meses de la pandemia de coronavirus entre abril y junio en los meses posteriores y vuelve a crecer en enero.

Se trata de datos del Observatori de l’Esperança, patrocinado por el establecimiento con el apoyo de la Fundación La Caixa, cuyo primer informe se presentó este martes y que analiza la actividad de los dos teléfonos en 2020 para investigar los problemas identificados llamar y Buscar soluciones.

El acto contó con la presencia de la concejala de Sanidad, Envejecimiento y Atención del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Gemma Tarafa; el subdirector general de la Fundación La Caixa, Marc Simón; la presidenta de la Fundación Ajuda i Esperança, Rosa Navas; la directora de la empresa, Esperança Esteve; y el director del Observatori, Oriol Homs.

En total, los teléfonos de Esperanza y Prevención del Suicidio -el segundo creado en 2020 en convenio con el Ayuntamiento de Barcelona- respondieron a un total de 55.948 llamadas durante el pasado año, principalmente desde Barcelona y comunidades aledañas: hasta 150 diarias, de media. .

“Lo que vemos son fenómenos que son individuales, pero también de la sociedad en su conjunto: descubrimos miedos, soledad, miedo a la enfermedad y falta de recursos económicos que son un reflejo de la sociedad”, dijo Esteve en un comunicado a Europa Press.

La directora de Telèfon de l’Esperança ha afirmado que “en la pandemia, la soledad no deseada se ha visto de forma transversal en todas las edades, pero especialmente entre las mujeres de entre 50 y 70 años”, principalmente por socializaciones forzadas en el hogar o aislamiento que llevó al encierro.

Según el informe, los problemas personales y sociales expresados ​​a través de los dos teléfonos giran en torno a seis temas: ideación suicida, enfermedad mental, problemas de relación, soledad no deseada, salud física y pobreza económica.

El Observatori ha advertido que las llamadas suicidas han ido aumentando de forma constante desde octubre de 2020 y Esteve ha advertido sobre la proporción de jóvenes que utilizan el teléfono de prevención del suicidio, el 26% del total: “Algo pasa cuando los jóvenes utilizan tanto este servicio. “

En general, la mayoría de usuarios de ambos teléfonos son perfiles unipersonales, aunque un tercio de ellos vive en pareja o con otros familiares y la gran mayoría no está en el mercado laboral, también porque está solo, de vacaciones, jubilado o No remunerado Tiene trabajo.

EN CAMINO A UN NUEVO MODELO

Según los dirigentes de la Fundación Ajuda i Esperança, esta situación, junto con los cambios económicos, sociales y tecnológicos de los últimos años, requiere un cambio en el modelo de cuidado de las personas para crear una “sociedad solidaria” que incluya: factor de comunidad.

“El modelo es estar mucho más integrado en red y con las administraciones públicas”, dijo Esteve, quien cree que los temas identificados por la Fundación deben ser abordados de manera individual y colectiva, con organismos y gobiernos, y en áreas como Educación y salud. entre otros.

“Si no hay una red de apoyo que incida en la escuela, los valores o la familia en su conjunto, nuestro trabajo será inútil”, dijo el director de la fundación, que aboga por el uso de las innovaciones tecnológicas y económicas en un . utiliza los generadores para un bienestar más personal y colectivo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *