Las fiestas ilegales todavía están fuera de control

Las fiestas ilegales todavía están fuera de control


Las reuniones de jóvenes que violan las medidas sanitarias y continúan la fiesta más allá del tiempo marcado por el toque de queda en pisos o locales alquilados ya se han convertido en un espectáculo habitual en España los fines de semana, especialmente los sábados. El arresto domiciliario provocado por el Covid-19 el pasado mes de marzo redujo al mínimo los comportamientos irresponsables, pero con el nuevo estado de alerta promulgado en octubre, el fenómeno de las fiestas ilegales se ha disparado.

Las grandes ciudades son las que están a la vanguardia de las violaciones a las medidas impuestas por el coronavirus. En los últimos cinco meses, las autoridades han contabilizado 37.105 propuestas de sanción en Alicante, 28.901 en Madrid, 23.219 en Málaga, 11.472 en Cádiz, 11.714 en Zaragoza, 4.514 en Badajoz, 7.099 en A Coruña o 5.004 en Murcia.

Muchos de estos incidentes tienen que ver con fiestas ilegales durante el toque de queda y la mayoría de ellos involucran a jóvenes que prolongan las reuniones que anteriormente realizaban en bares o incluso en la calle de sus casas. Aunque la policía también se vio obligada a intervenir en fiestas programadas y con afluencia que recuerda a épocas prepandémicas, en discotecas, grandes establecimientos, garajes o chalés de zonas apartadas. En estas situaciones, el papel de los vecinos y ciudadanos es fundamental ya que la policía suele responder a las denuncias que realizan.

En cinco meses, y solo en Madrid, Málaga y Alicante, se propusieron más de 89.000 sanciones por la celebración de fiestas ilegales

Por ejemplo, el buen tiempo de las últimas semanas ha revertido la tendencia en ciudades como Madrid o Barcelona, ​​donde han aumentado las quejas por sobrepasar el tiempo permitido en la vía pública. De hecho, una de las polémicas que los políticos de un lado y otro han utilizado como arma arrojadiza durante semanas ha sido precisamente el hecho de que las calles de ambas ciudades se llenaron de turistas, muchos de ellos franceses, y que estos han sido sistemáticamente en su contra se violaron las medidas de higiene y el toque de queda ante la mirada indefensa de los vecinos.

Opciones de sanción

La policía tiene tres opciones para actuar en caso de incumplimiento de la normativa aplicable que pueda implicar determinadas reuniones sociales. Una vez que los agentes verifican que la norma está siendo violada, pueden recurrir a la Ley de Seguridad Ciudadana y que es la delegación o delegación del gobierno la que está manejando la denuncia. o, como es más común en la actualidad, la Ley General de Salud Pública. En este caso, las comunidades autónomas son las responsables de hacer efectiva la sanción.

Por otro lado, recurren al proceso penal por hechos más graves como un atentado a la autoridad. «Son un porcentaje mínimo», aseguran desde el Ministerio del Interior, donde también admiten que «un organizador a nivel administrativo y penal siempre tiene un plus en las denuncias, un organizador que un asistente».

Son precisamente algunas de estas intervenciones policiales las que han suscitado polémica en las últimas semanas por los límites que pueden traspasar las autoridades para hacer cumplir las medidas sanitarias y trastornar algunas de estas fiestas, como sucedió en un piso turístico de Madrid el mes pasado. Luego, después de que catorce jóvenes se negaran a dejarlos pasar, la policía abrió la puerta y detuvo a varios de ellos. Afirmaron que se había cometido un flagrante crimen de desobediencia grave.

A pesar de la opinión generalizada de los abogados de que impedir que una parte justifique la entrada forzada a un domicilio particular, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, hizo una distinción entre apartamentos de alquiler y apartamentos turísticos utilizados como bares clandestinos. En su opinión, este último «no es un lugar de residencia» y las intervenciones policiales están en consonancia con la ley.

Según el catedrático de derecho constitucional de la UNED Carlos Vidal, la posición de Gobernación «no soporta ningún análisis jurídico serio». “El Tribunal Constitucional tiene un poder judicial muy consolidado, según el cual se puede ejercer la más amplia gama de libertades en casa. Se reconoce como tal, cabañas, carpas o cuartos de hotel ”, agrega.

Asimismo, el profesor defiende que «la única forma de que la policía entre en la casa en un caso como el de la calle Lagasca de Madrid es acudir al juez de guardia, conseguir una orden de entrada al piso y entrar». , para que nadie salga de allí, dejen dos agentes para identificar a las personas que salen y entran ”. Esto es lo que ha hecho la policía en los últimos meses en otros festivales de la geografía española.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *