Las empresas que solicitan contratos públicos se recuperan cada vez más

Las empresas que solicitan contratos públicos se recuperan cada vez más


Obras de ampliación del Hospital Montecelo de Pontevedra Pablo Farina

El tribunal gallego rechaza o no admite el 70% de las discrepancias

09/08/2021 . Actualizado a las 5:00 a.m.

Concursos públicos mal planificados; Errores en la evaluación de méritos; juicios opacos; o simplemente un último intento en caso de que la flauta resulte millonaria después de múltiples pérdidas comerciales. Las empresas que quieren mantener relaciones comerciales o de servicios con la Xunta, los ayuntamientos, ayuntamientos y universidades se apoyan cada vez más en las resoluciones de los tratados, sobre todo desde que la Xunta impulsó la suya propia en abril de 2018 Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad Autónoma (Tacgal). Galicia generaba hasta entonces una media de 170 recursos al año, hoy en día ronda los 300 de forma sostenible, en 2018 eran 283; 342 en 2019; y 252 el año pasado, un número impulsado en gran medida por los primeros tres meses de la pandemia, durante los cuales el trabajo administrativo se estancó significativamente. De lo contrario, el número total de recursos habría seguido creciendo, admite la comisión que preside Tomás Otero Ferreiro. En cualquier caso, es una cifra razonable si se tiene en cuenta que en los años previos a la crisis sanitaria el número de contratos formalizados por las instituciones gallegas superó los 5.000.

El hecho de que las empresas estén en desacuerdo no significa que las instituciones fracasen más que en otras ocasiones a la hora de estructurar y resolver sus expedientes de contratación. De hecho, Siete de cada diez casos en los que se cuestiona un contrato público, se desestima el recurso. o no está permitido por falta de fundamento o errores formales. En estos casos, la tasa de éxito de las empresas ronda el 36%, ya sea por estimaciones totales o parciales de su demanda. Se trata de un porcentaje estable a lo largo de los años que lleva funcionando el juzgado gallego, con cifras similares al juzgado central, dependiente del Ministerio de Hacienda.

Lo que no para de crecer es el volumen económico de los contratos. De hecho, durante el último año, calculado, se impugnaron expedientes por un total de 2.792 millones de euros, cifra récord responsable de una práctica recurrente de compras centralizadas que generan menos contratos pero de mayor tamaño. De hecho, es una práctica muy común en Sergas. que monopoliza uno de los tres actos impugnados en el ámbito autónomo de aplicación.

Los contratos de prestación de servicios son los que generan más polémica, antes de los suministros o concesiones, y hay un aumento del suelo parroquial al 56% del total. Tras la proclamación del Tacgal, el 7% de los recursos terminaron en la vía administrativa disputada.

El tiempo de respuesta ha aumentado de 57 a 18 días desde que la Xunta creó su propio órgano

Hasta 2018, diez Comunidades Autónomas delegaron las decisiones sobre contratos públicos en su territorio en el Tribunal Administrativo Central, dependiente del Ministerio de Hacienda. Galicia, que junto con la Comunidad Valenciana generó el mayor número de casos, tuvo que depositar alrededor de 60.000 euros en el fondo estatal para este servicio. Sin embargo, hace tres años, la Xunta decidió montar su propio juzgado, formado por tres personas que deben ser funcionarios, ser licenciados en derecho y tener diez años de experiencia.

Uno de los objetivos de la Xunta de Galicia al asumir esta responsabilidad fue reducir los tiempos de espera de los recursos. La agencia estatal los resolvió en un promedio de 57 días calendario, según su último informe. mientras que la corte gallega solo necesitó 18 días. Los institutos necesitan 5,5 días para enviar los documentos del contrato.





Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *