La región cambia de sol, lluvia y granizo en solo unas horas

La región cambia de sol, lluvia y granizo en solo unas horas


El drástico contraste de los fenómenos meteorológicos marcó las últimas horas en la región, en las que se alternaron episodios de intenso calor con lluvias e incluso granizo. Esto sucedió en la comarca de Plana Baixa, donde se registraron diez litros por metro cuadrado en forma de granizo en apenas diez minutos el domingo. Una gran granizada que arrasó el paisaje y dañó viviendas particulares, así como la caída de ramas en algunas localidades del norte de la comarca.

Aunque la previsión meteorológica ya avisaba de tormentas y explicaba el nivel máximo de amarillo, los vecinos de Artana, Vilavella, Nules, Moncofa y Vall d’Uixó no podían creer la precipitación que les azotaba y las imágenes presentadas como si fuera nevada. Carreteras intransitables como la de Nules, donde ayer, aunque era festivo, las brigadas de la ciudad se afanaban en retirar todas las piedras congeladas que se habían acumulado para reabrir las calles de la ciudad al tráfico. Desde este consistorio se informó ayer a los vecinos afectados que pueden solicitar el parte meteorológico acreditativo para reclamar daños y perjuicios a la aseguradora.

En otra comunidad golpeada por el embate de la breve tormenta, Moncofa, un equipo de bomberos del parque Plana Baixa, tuvo que quitar la rama de un árbol que había caído en las líneas eléctricas como consecuencia de la tormenta.

Los bomberos tuvieron que retirar un ramal cortado del tendido eléctrico en Moncofa

Aún no hay cifras de los daños ocasionados por el granizo, pero se sabe que será muy grande en el campo, especialmente en cítricos, pero también en hortalizas, olivos y almendros.

En la tarde del domingo también cayó una rápida pero intensa granizada en algunos puntos de la Marina Alta como Ondara, aunque duró menos de diez minutos, por lo que los récords de precipitaciones no superaron los tres litros por metro cuadrado. Donde llovió, si un poco más, fue en la costa de Xàbia, donde el temporal rápido, incluso trueno, dejó solo nueve litros por metro cuadrado.

El fin de semana y las vacaciones terminaron con unos litros en la Safor. Durante las tardes de los domingos, las nubes ocasionalmente dejaban chubascos a intervalos frecuentes en diferentes partes de la región.

Aunque la previsión anunciaba lluvia a las 17.00 horas, pasadas las 15.30 horas llegaron los primeros chubascos en Gandia y en las playas de Daimús, Guardamar y Bellreguard. En otros puntos de la comarca, como el distrito montañoso de Marxuquera o en ciudades del interior como Ròtova, Palma o Alfauir, también lloviznaba.

Ayer no hubo precipitaciones significativas a pesar del paso de una nube. A diferencia del sábado, día en el que cayó una fina masa de agua todo el día que no dejó grandes cantidades en los registros.

Las rachas de viento se mantuvieron en el interior y en la costa de Castellón, donde se registraron vientos de hasta 70 kilómetros por hora en Pobla de Benifassà-Fredes, 58 en Vilafranca o 49 kilómetros por hora en Morella. Aún así, no hubo incidentes de los que arrepentirse.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *