supremo karB


No es el Plan B el que se exige a los municipios, pero el gobierno se ocupará de un decreto expreso Protección de las autonomías y sus limitaciones si cede el estado actual de alarma el 9 de mayo. Este martes, el Consejo de Ministros aprobó un decreto en el que, además de la ampliación prevista de las medidas, se estipula el llamado escudo social. una reforma explícita de la Ley 29/1998, de 13, de regulación del fuero administrativo controvertido; Esto permite a las Autonomías recurrir ante el Tribunal Supremo en casación si los respectivos tribunales superiores levantan sus restricciones y entienden que medidas como el toque de queda o el bloqueo de fronteras atentan contra derechos fundamentales y no pueden llevarse a cabo sin el paraguas de la alarma estatal. Estos recursos – afirmó la vicepresidenta Carmen Calvo – serán llevados ante la Corte Suprema de inmediato para que la Corte Suprema determine una lección mucho más rápida (en “tiempo récord” en palabras de Calvo) Esto evita la inseguridad jurídica que se ha sospechado durante las próximas semanas y meses, ya que la apelación de la Corte Suprema a las restricciones llevaría meses hasta la fecha y posiblemente años en resolverse.

El Gobierno, reafirmando su disposición para acabar definitivamente con el estado de alerta el próximo sábado a las 23:59 horas, cree que esta reforma satisfará a los municipios que han pedido con mayor vehemencia, en particular Euskadi, Castilla y León y Galicia, que l mantenerAislamiento excepcional para seguir imponiendo recortes a los derechos fundamentales para contener la pandemia.

Según el nuevo escenario elaborado el 10 de mayo por el ejecutivo de Pedro Sánchez España volverá con matices a la situación jurídica que vivió el 24 de octubre Antes de que entrara en vigor el tercer estado de alarma desde el inicio de la pandemia: las autonomías que así lo deseen pueden imponer restricciones que limiten derechos fundamentales, tales como: B. Techos para reuniones, restricciones a la libertad religiosa, toques de queda o protección del perímetro municipal, provincial o regional, como en 2020, en el artículo 3 de la Ley Orgánica 3/1986 de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública. Un mandamiento Esto significa literalmente: “Para controlar las enfermedades transmisibles, además de las medidas preventivas generales, la autoridad sanitaria puede tomar las medidas adecuadas para controlar a los enfermos y las personas que están o han estado en contacto con ellos mismos y con el entorno inmediato y con los que están en riesgo de naturaleza transferible puede considerarse necesario. “

Filtros superiores

Estas futuras restricciones a la circulación deben pasar por los filtros de los respectivos tribunales superiores de inmediato, como lo hicieron el verano pasado y el otoño. Este procedimiento es incierto, pues ya el año pasado algunos tribunales, como los superiores de Aragón, País Vasco o Madrid, mostraron su renuencia a aprobar esta restricción de libertades mediante un decreto autonómico. Si, como es previsible, un supervisor elimina estas restricciones, La polémica reforma que se aprobará hoy permitirá a los gobiernos autonómicos apelar de forma inmediata ante el Tribunal Supremoquien, en unos días, tendrá que pronunciarse sobre la primera de las alegaciones y probablemente poco después sobre un segundo remedio, creando una doctrina que aún no existe porque España nunca antes había vivido una situación similar en una democracia para recortar libertades. de un estado de alarma.

En el gobierno – contrariamente a la opinión de la abrumadora mayoría de constitucionalistas, que no consideran posible restringir los derechos fundamentales sin un estado de emergencia – Siguen convencidos de que las autonomías no tendrán ningún problema en mantener la garantía de las perimetraciones y quizás para limitar el número de personas reunidas, pero tienen dudas de que en ausencia de una alerta tengan el poder de mantener los toques de queda. Sea como fuere, en Moncloa confían en que el Tribunal Supremo incluso rechace las restricciones cuando el Tribunal Supremo haya redactado una doctrina. ya no son necesarios porque la situación epidemiológica ha mejorado considerablemente.

La vicepresidenta Carmen Calvo, quien fue la ideóloga y madrina de este proyecto de participación del Tribunal Supremo, insistió hoy en que la reforma obligará al Tribunal Supremo a responder “Tiempo record” si las restricciones son legales o no, con la “certeza jurídica” adicional de que la decisión de la Sala Tercera será inapelable. Calvo insistió en que no creía que los municipios tuvieran problemas legales para restringir los derechos fundamentales únicamente con la Ley General de Salud Pública de 2011 y la Ley Orgánica de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública de 1986.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *