La madre de Laia, la menor asesinada en Vilanova: «No puedes devolverme a mi hija, pero espero un dolor extremo».

La madre de Laia, la menor asesinada en Vilanova: «No puedes devolverme a mi hija, pero espero un dolor extremo».



  • Los hechos tuvieron lugar en junio de 2018 en Vilanova y la Geltrú en el edificio de los abuelos de la menor


  • El Ministerio Público y la Fiscalía Particular exigen que el asesino confeso sea condenado a una prisión permanente verificable


  • La defensa del imputado indica que actuaba en legítima defensa y creía que Laia era una ladrona

Este lunes es el juicio de uno de los los crímenes más crueles y flagrantes que se han cometido en Cataluña en los últimos años: el asesinato de la única pequeña Laia de 13 años. Un jurado popular de cinco hombres y cuatro mujeres juzgará a Juan Francisco López Ortiz. autor experimentado los hechos que presuntamente agredió sexualmente y asesinó a la menor el 4 de junio de 2018 en Vilanova y la Geltrú (Barcelona).

«Ha sido un camino muy largo, tres años para llegar aquí, y aquí es donde tenemos que pedir la máxima justicia para que se logre. Es la única forma que tenemos de que la justicia nos proteja y apoye. Queremos que la pena es prisión permanente verificable Para que este hombre pase muchos años en la cárcel y cuando salga, tenemos la garantía de que está preparado para vivir en sociedad porque era un peligro para Laia y Laia. seguirá siendo un peligro para todos Esperamos que el jurado también lo vea así. No voy a recuperar a Laia, pero es lo máximo que podemos pedir, máxima justicia «, dijo Sonia López, la madre de Laia, a los medios fuera del TSJC.

Abusador psicológico y «consumidor frecuente de drogas»

Sonia no pudo testificar durante la primera sesión del juicio por falta de tiempo y lo hará mañana a partir de las 10 a.m. Será cuando se enfrente al asesino de su hija. Hoy fue el turno de las hermanas del imputado que lo describieron como uno abusador mental, consumidor frecuente de drogas y alcohólicos con paranoia. «He visto varios episodios de paranoia y fobias, he visto cosas que no lo eran. Tenía la paranoia de que había un ladrón, que habían forzado las puertas y las habían pateado. Incluso en una ocasión no lo hizo». «No me reconozcas», le dijo a Isabel López, una de las hermanas.

La defensa del acusado también ha argumentado en su escrito que el hombre tiene una fuerte adicción al alcohol y las drogas, concretamente cocaína, desde los 20 años. El día de los hechos, el hombre se encontraba en un estado de fuerte presión psicológica, según su informe, debido a que su madre estaba hospitalizada. «Su mente cambió por el uso de drogas y alcohol, y no se dio cuenta de lo que tenía frente a él. Honestamente, pensó que se iba a enfrentar a alguien que había entrado a la casa con el Intento de atacar o robarNo hubo intención ”, argumentó el abogado defensor.

Fue un asesinato salvaje y brutal que también conmovió a los que nos dedicamos al tema.

Pero el fiscal y la familia de Laia, actuando como fiscales privados, defendieron que Juan Francisco López Ortiz sabía lo que estaba haciendo y que asesinó brutal y brutalmente al menorcon gran crueldad y sin darle la oportunidad de defenderse. Cuando intervino por primera vez en el juicio, la fiscal, María José Franco, lamentó que la imputada Laia hubiera causado «el mayor sufrimiento posible» y, ante «hechos impactantes para todos», pidió que sean «rigurosos» y no sean influenciado por sus sentimientos o por la información periodística que saldrá.

Según la versión de los hechos recopilada por el fiscal, el hombre presuntamente mató a la niña a puñetazos y puñaladasdespués de abusar sexualmente de ella y ponerle un collar de perro. Los hechos se remontan a la tarde del 4 de junio, cuando la menor salió de la casa de sus abuelos para ir con su padre, quien la recogió y la esperó en la calle frente a la puerta del bloque de departamentos. En ese momento, el imputado, que era vecino del primer piso, la interceptó en las escaleras y la obligó a ingresar a su casa. Allí la violó, la estranguló con una correa de perro, la apuñaló y golpeó repetidamente hasta que la mataron.

Prisión permanente comprobable

La Abuela de Laia recuerda ese día como si fuera ayer y durante su testimonio no pudo evitar emocionarse. «Mi hijo me dijo que si Laia se hubiera ido, yo le dije que se habría ido de la casa. Siempre que mis nietos se van, miro al balcón y no los veo. Me puse nervioso y comencé a buscarlos, podemos «Para no encontrarla, por suerte no entré a la casa, mi hijo entró y encontró lo que encontró. Vio el panorama, salió llorando y desolado», dijo la mujer.

De igual forma, se pronunció el fiscal de la acusación, quien destacó que el acto violento del imputado se basó en la «intención de tener una relación sexual» con la pequeña. «El acusado la estranguló». «Sin que la niña tuviera que estar muerta, el imputado cometió actos crueles, humillantes, degradantes y dañinos sobre la niña, como golpear y cortar el cuerpo. Le causó heridas con un espectáculo descorazonador porque creemos que es posible». Solo sea obra de un loco, y les digo que es obra de un calculador, sabía lo que estaba haciendo ”, enfatizó el alegato.

Sin que la niña tuviera que estar muerta, el imputado cometió actos crueles, humillantes, degradantes y dañinos en el cuerpo de la niña, como ser golpeada y cortada en el cuerpo.

Un jurado popular de cinco hombres y cuatro mujeres juzgará a Juan Francisco López Ortiz, quien es condenado a prisión permanente verificable por un delito de homicidio, traición a la patria y crueldad. Delitos contra la libertad sexual. También diez años de prisión por agredir sexualmente a menores de 16 años.

Además, ambos alegatos también son consistentes con la compensación solicitada: 150.000 euros a cada padre50.000 euros al hermano, 25.000 euros a cada uno de los tres abuelos y 10.000 euros a la actual pareja sentimental de los padres.


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *