6ae7d9bc 6152 4bc0 9ad3 09950c3f7c9b 16 9 aspect ratio default 0


El tripartito se encuentra en la mitad de su segundo mandato en términos de cohesión. Es algo que pocos podrían haber previsto en 2015. Pero llega a este momento después de dos años más intensos y difíciles que los cuatro primeros. Por sus propias relaciones internas, mucho más espinosas, con momentos críticos. Y por una crisis desconocida por una pandemia que ha sido la única protagonista en la agenda mundial durante trece meses.

La unidad de la izquierda tripartita, paradójicamente, contrasta con la erosión en los partidos de derecha: la presidenta del PPCV Isabel Bonig está en la puerta de salida y Ciudadanos, el partido que estuvo a un paso de completar Sorpasso en el partido en 2019, está en marcha. a la derecha, está decapitado tras la fuga de su guía Toni Cantó al PP en Madrid.

Pero la estabilidad no fue fácil (y tampoco lo fue para siempre). La ruta de este Botànic II fue una montaña rusa. Los socios lograron suavizar la curva de emociones después de una tortuosa y molesta acumulación de gobierno, una ola pandémica inicial de aparente calma interior y un momento de máxima tensión durante la aprobación del presupuesto 2021.

Empiezo con heridas

El comienzo no fue fácil. Las elecciones del 28 de abril de 2019 no se decidieron hasta la madrugada del día siguiente. Al final, 52 plazas de izquierda frente a 47 de PP, Cs y la novedad de la extrema derecha (Vox). Una ventaja menor que en 2015, pero suficiente.

Tres hechos son la clave para entender la vida en Botànic II en los primeros meses. El 28A es el resultado de una elección anticipada decidida unilateralmente por Puig y rechazada por Oltra. El resultado beneficia internamente al PSPV, que se está convirtiendo en el líder de la Comunidad Valenciana, papel que no desempeña desde 1991, y perjudica a Compromís, que pierde dos escaños. El tercer factor es el ingreso al gobierno de Unides Podem con una segunda vicepresidencia en manos de su candidato, pero no del líder orgánico Rubén Martínez Dalmau.

Estos ingredientes eran costosos de digerir y dieron como resultado un reposicionamiento desde el primer término. Compromís decidió en ese segundo visibilizar sus propias posiciones y marcar las diferencias con algunos socialistas fortalecidos tras las urnas. Podem también ha sido parte de esta dinámica desde el ascenso de Pablo Pilar Lima. Era difícil encajar en el nuevo marco sin interpretar algunos de los planteamientos como injustos, pero desde principios de 2021 el Botànic ha recuperado la cohesión.

Antes de eso, hubo un año 2020 que estuvo dominado por la pandemia que vio aparecer grandes heridas. La primera oleada fue el liderato en pleno de Puig. Una época llena de incógnitas, cuando la toma de decisiones se centró en el Palau de la Generalitat y cuando los comandantes de Comprom también optaron por un perfil público bajo. La coalición respondió en el otoño con gestos y declaraciones pidiendo más espacio y cuestionando algunas de las decisiones que se habían tomado. Todo en un contexto de enfrentamiento por la distribución de los fondos municipales para 2021. El punto culminante fue el día en que Oltra defendió el endurecimiento de las restricciones desde la plataforma del Pleno del Consell, mientras que Puig y la Consejería de Salud acababan de hacerlo presentaban una postura diferente en otro habitación. Era el 6 de noviembre.

Una pareja que se conoce bien

En aquellos días se barajaba en Palau la posibilidad de un gobierno minoritario y un cambio de alianza. La actitud de los miembros del consejo y los comandantes de Unides Podem en ese momento no fue lo suficientemente apreciada. Si la guerra hubiera sido tres, el botánico podría haber volado.

Yo no estoy de paso. En ocasiones, Puig reactivó instrumentos de participación con socios oxidados durante meses y su equipo mejoró la comunicación con Oltra. Y sucedió que los principales poderes de Compromiso acordaron en un consejo de coordinación en diciembre que la dinámica del enfrentamiento había entrado en la zona peligrosa donde el gobierno estaba en riesgo. En los meses que siguieron, la confianza y el afecto volvieron a reunirse. Puig y Oltra no intercambian declaraciones de amor como lo hicieron en 2015, pero son una pareja política que se conocen bien y saben luchar contra el desgaste.

Hasta ahora, dos años intensivos hasta que se restablezca la cohesión. ¿Qué vendrá en los dos términos restantes? Algunos cercanos a Puig se enfrentan a una crisis del Consell en el momento en que cesa la pandemia, para marcar claramente el inicio de una nueva etapa. Un avance electoral solo puede ser real si el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, toma esta ruta. La lógica es esperar a que la economía se recupere con fondos de la UE. En cualquier caso, a partir de la experiencia con covid-19, parece un tema antiguo para forjar planes a medio plazo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *