6a1799c3 5c45 4881 8d55 219d296d8011 16 9 aspect ratio default 0

Los desempleados de larga duración mayores de 45 años en sectores como la construcción o las tecnologías de la información constituyen la mayor parte de la contratación dirigida a 432 personas. “Este contrato es un regalo para mí porque llevo un año buscando un trabajo sin éxito”, dice Noemí Berrocal, un oviedo de 46 años que, a pesar de su polivalencia, apenas vale cinco años. “Trabajé un tiempo como comercial, luego entré en el sector audiovisual, pero el trabajo se fue abajo y ahora, a pesar de mis conocimientos informáticos, no me contratan por falta de experiencia”, dijo este de 46 años. -anciana.

“Es como una lotería”, celebra los 75 seleccionados del plan de empleo local


A pesar de que los políticos y líderes empresariales están llenos de la palabra digitalización, hoy en día hay muchas personas formadas en el sector informático que no encuentran trabajo. Como Noemí Berrocal, Nicolás Canga llevaba mucho tiempo buscando trabajo y aunque vivía en Gijón, el destino quería que lo encontrara en la capital del principado. “Es conveniente porque cuando tenía 50 años estuve desesperado durante 18 meses”, dice este trabajador. Antes de sentarse frente a una computadora, probó suerte en otras áreas como la electromecánica y la ingeniería eléctrica. “El contrato no solo me servirá para ganar un salario decente, sino que también me permitirá mejorar”, dice Canga.

El plan de empleo incluye una variedad de programas que van desde la limpieza de canaletas hasta la prestación de servicios de asesoramiento a distribuidores y hoteleros para modernizar sus negocios. En este último apartado, Ignacio Goicochea jugará un papel importante como coordinador de proyectos digitales. “Es un gran placer volver al trabajo después de tres años de paro y conseguir un salario digno a los 58”, dijo este vecino de Oviedo. que encontró un hogar en la capital del Principado después de pasar gran parte de su vida en Vigo.

Los proyectos de limpieza de alcantarillas y rehabilitación de edificios municipales proporcionarán combustible a muchos desempleados del sector de la construcción que, por su avanzada edad, no pueden integrarse en el mercado laboral. “Los viejos ya no nos quieren las empresas”, dice Juan Antonio Cuadrado, mitad en serio, mitad en broma antes de la entrega de la documentación necesaria, que debe ser contratada por el ayuntamiento como gerente laboral.

Antes de la jubilación

A las órdenes de este trabajador habrá varios albañiles experimentados como Fernando Fernández o Luis Javier Álvarez, quienes, a sus 62 y 59, respectivamente, ven el plan de empleo como una oportunidad única para jubilarse en mejores condiciones. “Tenía planeado jubilarme en un año y este contrato es genial para mí”, dice Fernández, quien está emocionado por volver a la vida activa en un momento muy difícil para los desempleados de su edad. “Ahora mismo es muy difícil que alguien quiera contratarte porque busca gente más joven”, dice Luis Javier Álvarez, que anima a las administraciones a llevar a cabo más iniciativas de empleo público de este tipo. “Para la gente como nosotros, es como si nos hubiéramos hecho el gordo”, dice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *