Juzgan a los Mossos, al Puigdemont. han escoltado



  • La Audiencia Nacional condena a los dos agentes por un presunto delito de encubrimiento; El fiscal pide tres años seguidos


  • Carlos de Pedro y Xavier Goicoechea fueron acusados ​​de supuestamente garantizar la detención de sus identidades anteriores


  • La policía alemana interceptó el coche que utilizaron para detener a Puigdemont el 25 de marzo de 2018

El juicio de los dos agentes de Mossos d’Esquadra que acompañó al expresidente catalán Carles Puigdemont durante su detención en Alemania comienza esta semana ante el Tribunal Federal de Justicia. Ambos están imputados por un presunto delito de encubrimiento, por el que el Ministerio Público pide tres años de prisión.

La primera reunión tendrá lugar este martes a las 10 a.m. con preguntas preliminares y el interrogatorio de los imputados, continuará el miércoles y jueves con el testimonio a agentes de la policía estatal y el viernes se evaluarán las pruebas. La última sesión de negociación es para el lunes 12.

El musgo Carlos de Pedro y Xavier Goicoechea Fueron procesados ​​por el Juzgado Central de Instrucción No. 6 en febrero de 2020, ya que fueron perseguidos con sus acciones. que Puigdemont no fue detenido tras la reactivación de la orden europea de detención y entrega emitida por el Tribunal Supremo.

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Miguel Ángel Carballo, dijo en abril que los Mossos habían actuado ser “consciente” de que un pedido en euros pesa por actos que constituyan un delito de rebelión contra el líder catalán. “La intención del acusado era ayudar a Carles Puigdemont a regresar a Bélgica y evitar su identificación en un lugar donde pudieran ejecutar la orden de detención europea”, dijo.

Por lo tanto, el Ministerio de Estado tiene una sanción de tres años de prisión y una especial exclusión por el mismo período del empleo o cargo público y del ejercicio del derecho a voto.

Viajaron a Waterloo para “aprovechar su semana de vacaciones”

Según el informe de la fiscalía, los dos agentes se encontraban “en servicio activo” el 25 de marzo de 2018. De Pedro estaba en el departamento de seguridad civil de la comisaría de El Prat de Llobregat y Goicoechea en la división de escoltas de Sabadell. Ambos fueron los días en los que “se disfrutó de una semana de fiesta”.

El 23 de marzo, en Bélgica, “una persona no identificada” le preguntó: para encontrar Puigdemont en coche que se encontraba en Helsinki (Finlandia) cuando el juez de instrucción del ‘Procés’, Pablo Llarena, reactivó la orden de detención europea y la orden de entrega en estos días.

Ese fue el arresto

“El mismo día que se dictó la orden, Puigdemont salió de Helsinki” mientras “los dos acusados ​​salieron de Bruselas en vehículo y llegaron a Estocolmo, Suecia, en una hora indeterminada”. Una vez ahí Recogieron al ex presidente y comenzaron a regresar en la capital belga, explica el fiscal Carballo.

Eran más de las 11 de la mañana del 25 de marzo, cuando yo era policía. la policía alemana interceptó el coche en un aparcamiento de lanzadera en Jagel, en el BAB7, que discurre entre la frontera danesa y la ciudad de Hamburgo.

En el vehículo Puigdemont, los dos Mossos y otras dos personas iban de camino, el empresario Josep María Matamala y el historiador Josep Lluís Alay. Los dos últimos también fueron imputados en este caso, pero el juez de instrucción Manuel García Castellón les cerró la investigación a solicitud del Ministerio Público.

El papel del empresario e historiador sería equiparable al del resto de personas que acompañan al Puigdemont desde y hacia Bélgica cada vez que recorre Europa para asistir a un evento. Con los Mossos pesó su carácter de funcionarios Continuar con los procedimientos legales en su contra.


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *