Identificar las huellas de los niños hace 16.500 años

Identificar las huellas de los niños hace 16.500 años


Noticias similares

La Cueva Cantábrica de La Garma fue el sitio de un nuevo hallazgo arqueológico con la ubicación de algunos rastros de niños en una zona con suelo arcilloso que podría haber alrededor de 16,500 años.

El Vicepresidente Regional y Consejero de Universidades y Cultura, Pablo Zuloaga, y los directores de las excavaciones, Roberto OntañónPablo arias, han presentado este nuevo descubrimiento en La Garma, una cueva que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008 y que aún asombra a los investigadores después de más de 25 años de trabajo en su interior, subrayaron.

La Garma, más que una sola cueva, es un sistema de cuevas verticales como si se tratara de un edificio de nueve pisos, unos conectados y otros no, con otros Pinturas rupestres y un suelo rico en restos paleolíticos gracias a los asentamientos prehistóricos.

Zuloaga ha destacado que se trata de uno de los “estandartes” del patrimonio arqueológico de Cantabria y uno de los yacimientos paleolíticos “más importantes del mundo”, afirmando que este último hallazgo es “una prueba más de que La Garma es excepcional”. “La Garma es infinita”, apostillado.

Ontañón informó que las huellas fueron tomadas a principios de abril. fueron descubiertos una galería que había pasado desapercibida Para los investigadores a lo largo de los años en un lugar de difícil acceso, varios metros por encima del túnel inferior, donde se está llevando a cabo el trabajo principal.

El acceso fue tan difícil que los exploradores que ingresaban a este túnel debían estar acompañados por espeleólogos profesionales. En el interior, en una zona de suelo arcilloso, encontraron tierra batida en la que se podía ver huellas dactilares humanas y junto a este montón de restos de pies de niños descalzos, algunos solo con huellas de tacones, algunos de todo el pie.

Más investigación

Estas trece huellas por su tamaño Niños entre 6 y 7 añosCaminan de un lado a otro hacia los montones de arcilla y el hecho de que muchos estén fuera de sus talones, como si los pequeños caminaran “sin patear o como si no quisieran mancharse los pies” hace pensar a los investigadores que podría ser un juego.

El siguiente paso es averiguar a cuántos niños corresponden estas huellas, porque en un principio parecen ser varios, explicó Roberto Ontañón, que también dirige el Museo de Arqueología y Prehistoria de Cantabria. Y también están intentando reproducir sus características físicas y su comportamiento, ha subrayado Pablo Arias, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria.

La ubicación del hallazgo, a más de 300 metros de la zona del asentamiento paleolítico y dentro de la cueva, no descarta que la galería tuviera acceso directo desde el exterior.

Procederemos en breve, ha indicado Arias documento con técnicas geomáticas (levantamiento topográfico con escáner láser, fotogrametría, fotografía de alta resolución y restauración 3D del conjunto) este complejo arqueológico, del que se ha destacado que se conocen muy pocos similares.

Hay una propiedad similar en la cueva de Tuc d’Audobert, en el Pirineo francés, con huellas de huellas humanas, incluso de niños, algunas con tacones atribuidos al Magdaleniense medio, alrededor de los 16.500 años, mismo período que el de La Garma.




Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *