e2a8b534 ed20 43d2 b727 bfd79042ccc0 kRVG U14084112823eF


Tambores de guerra en una gran cita. Herbalife Gran Canaria quiso marcar el ritmo en un duelo sin margen de error, pero el AS Mónaco aprovechó las concesiones en color amarillo -seis rebotes, dos de ellos ofensivos- para ponerlos en el marcador del Gran Canaria Arena (10 -) . 11, mínimo 4).

El equipo de Porfi Fisac ​​estaba incómodo con el pulso físico de los partidos individuales. Stevic – seis puntos – calculó y cargó a la columna visitante Lessort – dos faltas. Hasta la interrupción de Costello, la oficina interior serbia se oxigenaba con cinco puntos consecutivos para encender la electrónica (17-13).

Los forasteros norteamericanos Knight y Bost devolvieron el mando a las instalaciones de Mitrovic, mostrando su potencial y deteniendo la respuesta de los claretianos. Slaughter, Dimsa, Okoye – siete puntos -, Shurna y Balcerowski – cuatro rebotes – tomaron medidas para intensificar la intensidad y pisar el acelerador para encontrar el ritmo necesario para conseguir el segundo punto del empate. Y funcionó para entrar en el segundo período con ventaja (26-21).

Herbalife Gran Canaria, que recibió cinco rebotes ofensivos en la primera fase, puso a coro en esta faceta para multiplicar sus posibilidades de victoria. Balcerowski -cinco puntos y cinco rebotes- conquistó las islas en la salida (30-25), pero el talentoso Bost apretó su repertorio para firmar un 0-8, obligando a Fisac ​​a abandonar el partido (32-37, min. Quince).

AS Monaco castigó a un Herbalife Gran Canaria sin pruebas ofensivas – batalla y Kilpatrick desapareció – y sin clarividencia – muchas veces derrotas – (32-44). Pasaron los minutos sin noticias de la versión amarilla sólida y más competitiva: diez rebotes ofensivos para el AS Mónaco. La impotencia marcaba cualquier acto sin pedirle a un rival, eso sin ideas y con gestos de desesperación que no pintaban nada bien. Solo seis puntos para Fisac ​​en más de nueve minutos jugados en el segundo acto para desperdiciar el sueño de la final y la vuelta a la Euroliga tras un parcial de 0:18 (32:45).

Beirán rompió la sequía perpetua y las tonterías de Kilpatrick le permitieron pegarle al descanso a solo diez puntos de distancia, algo a lo que se aferró tras un desastroso segundo cuarto con un parcial de 9-24, con Bost -12 puntos, O’Brien -11- y caballero-. siete aplastantes, mientras que Stevic lideró la ofensiva con ocho puntos (35-45) en un aspecto que definió la actuación amarilla. Se repitió el guión del primer choque. Era el momento de luchar contra las presiones para no fallar y volver a competir.

Tras su paso por el vestuario, el duelo entre Balcerowski y Lessort hizo que todas las miradas se volvieran hacia todas las propiedades. O’Brien y Gray pegaron a un Granca que repitió errores (37-50). El AS Mónaco continuó su ley en duelos individuales contra un equipo de Fisac ​​que no dio señales de vida.

Dimsa con cuatro puntos seguidos y Balcerowski -cinco seguidos- dieron el primer paso para poder ver y creer la luz (46-54, min. 27). Pero el hoyo en la zona se quejó y ofreció una segunda opción al AS Mónaco con las cosas muy claras. El equipo juvenil ganó galones debido a la falta de liderazgo y la toma de decisiones fluida. La conexión Albicy-Costello se creó para mejorar el marcador de los últimos diez minutos en el recinto de Siete Palmas (49-56).

La conexión entre la base francesa y el interior norteamericano continuó funcionando (51-56). El Granca estaba vivo ya tiempo para la cita. Los cinco puntos consecutivos de Kilpatrick reforzaron las opciones locales (56-58). El panorama era diferente, con más intensidad y determinación. Ordenó Albicy y Okoye disparó desde fuera para nivelar el duelo a 59 puntos tras una racha de 8-1 en un arranque frenético en el último cuarto.

Era el momento de Herbalife Gran Canaria. Con todo para forzar el tercer juego, Bost cortó el ciclón sin dudarlo (59-64). Okoye anotó su segundo triple consecutivo, pero Knight y Lessort no fallaron en los errores claretianos (62-70, min. 36). Fue un espejismo porque los galos decidían cuándo querían.

La carnicería apareció tarde y el sueño continental de Herbalife Gran Canaria desapareció (71-74). AS Monaco se presentó en la final, pero Albicy aprovechó la experiencia para lanzar tres tiros libres y nivelar el partido, agregando otra vida a poco más de tres segundos. Heroico. Gray aprovechó este tiempo, sin embargo, para demostrar su calidad y para terminar el duelo de forma dolorosa con un tiro ganador (74-76).


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *