“Hace un año decidí dejar de trabajar para la oposición”


Tres candidatos a los exámenes secundarios de la Xunta informan sobre sus dificultades de preparación. Mañana lo arriesgan todo

03 de julio de 2021 . Actualizado a las 5:00 a.m.

En medio de casi 15.000 hay tres oponentes que mañana pelearán por uno de los 208 puestos júnior de la Xunta. Esta es la historia de César, Ángeles y Vanessa. Ustedes son tres solicitantes de empleo que tienen en común que son aproximadamente de mediana edad y tienen dificultades para conseguir un trabajo. Cargo permanente en la administración pública gallega.

Este es el caso de César Ferro, de 43 años y trabajando como mientras tanto en la Xunta. Se ha matriculado en los concursos para consolidar su puesto. Ferro ya se había presentado en la anterior convocatoria con dos objetivos claros: “Intentar conseguir estabilidad y mejores condiciones de trabajo”. El oficial encargado lleva dos años y medio preparando las pruebas de selección y las toma con incomodidad: “Es imposible no estar nervioso. Intentas dar lo mejor de ti, pasas por tus momentos, a veces estás más nervioso y creo que eso le pasa a todo el mundo. El que no está nervioso es el que no ha preparado nada ».

Ángeles Cascallar trabaja en una fábrica de conservas. Tiene 53 años y está en una situación muy parecida a la de Ferro, al menos a la hora de estudiar. Ambos invirtieron dos años y medio en preparación. Sin embargo, sus requisitos previos son completamente diferentes, ya que nunca ha realizado una prueba de selección. Asimismo, las razones que mueven a esta mujer por primera vez son “lograr sueños y metas y poder una vida mejor en términos de trabajo». Ella no está nerviosa. Asegura que está muy tranquila antes del examen de mañana: “No estoy nada nerviosa”.

Otra persona que tomará la prueba de parto que no se realiza desde hace 13 años es Vanessa Gómez, 40 y que anteriormente se dedicó a clases particulares. Tuvo que dejar este trabajo para poder concentrarse completamente en las pruebas de rendimiento: “Encontré el trabajo y la competencia muy complicados y, por supuesto, no pude prepararme bien para la prueba. Así que hace un año decidí dejar mi trabajo para prepararme para la oposición.

Pocas posibilidades

Esta mujer tiene cierto pesimismo sobre el proceso de selección: “Las posibilidades de conseguir trabajo son muy escasas porque hay mucha gente que tiene muchos puntos porque ya ha trabajado en la administración. Tienes que realizar un examen de 10 piezas para poder realizar una plaza. El objetivo más realista de las personas que no tienen puntaje es hacer un buen examen para estar en la parte superior de las listas y recibir llamadas ». Gómez admite, sin embargo, que no arriesga tanto como los ya temporales opositores: “Si no consiguen plaza, salen a la calle”.

La prueba más grande, con 15.000 registrados, después de trece años sin pruebas.

El departamento de Facenda cierra este domingo un mes apresurado en cuanto a organizar la oposición, ya que la convocatoria de subordinados y ordenanzas cierra un bloque largamente esperado que casi se ha movilizado. 33,000 solicitantes con más tribunales y sedes que nunca por medidas de seguridad contra Covid. En la cita de mañana, 14.476 inscritos buscan una de las 208 plazas del grupo profesional Reglamento de la Administración Autonómica, la concentración más alta desde que se reanudó la oposición durante la pandemia. En las últimas semanas se han completado los exámenes de la unidad administrativa C1; el cuerpo auxiliar C2; la parte superior del cuerpo A1; y el órgano de dirección A2.

Para reducir las prisas, la Xunta decidió hacer dos turnos por la mañana y por la tarde, pero en tres lugares diferentes con gran capacidad, como es el caso de la feria Silleda, una de las salas de referencia para la competición; el Centro de Exposiciones Amio de Santiago; y Palacio de Congresos de Lugo. Entre las tres salas habrá 214 personas comprobando que todo el proceso va con normalidad.

La singularidad de la prueba dominical es que estos trabajos en los ministerios y otras instituciones autónomas no han estado disponibles a través de pruebas durante trece años y se han retrasado aún más por la crisis sanitaria.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *