abf3191 422 3089868 20210409161418


Trabaja dos horas en clase y la nota obtenida contará para el curso medio y más importante de la fase escolar: el 2º año de bacharelato. La idea también fue entregada a los estudiantes de la rama científica de Xelmírez II Extraño, quienes en el transcurso de sus proyectos se convirtieron cada vez más en investigadores en los últimos meses, a medida que la somnolencia disminuía y la satisfacción se quitaba por el acto de aparecer. El resultado es Chegou Hoxe en forma de trabajos novedosos presentados por alumnos de segundo año de la Bacharelato de Excelencia en Ciencia y Tecnología, apoyados por personal investigador de las universidades gallegas y certificados por el profesorado del Instituto Xelmírez II. O tratar con un espectador extraordinario sin juez o con el investigador Ángel Carracedo, que destacó dos obras. Todos han recibido las calificaciones más altas y, según el propio Carracedo, todos los estudiantes tendrían acceso a más que solo universidades, citando a Oxford.

La directora del centro, Pilar Tobar, declaró: “Académicamente no son medios de Fai, pero todos están emocionados y emocionados. Cabe señalar que estuvieron en contacto con científicos e investigadores reales. “Un proyecto con el centro crea dos libros y sigue practicando, con la libertad de centrarse en el tema que más le interesa a cada alumno. Uno de los excelentes participantes fue Adrián Caamaño con un proyecto que consistía en un motor en dos tiempos, modelado mediante computadora y una técnica de impresión 3D. “Me interesa el mundo de la automoción y tengo una oportunidad. Me tomó seis meses porque me gustó y no fue difícil para mí, una tarea tediosa y compartir ciertos comandos complejos ”, explica este alumno. Tenía dos horas de clases al final de la tarde, como los demás, pero yo tenía que agregar otros momentos a su tiempo libre. Para Alejandro el resultado es grato, mal todos los doblajes que ordena mientras trabaja en el campo. “Saqué una motosierra desde cero. O que la investigación de la UE se puede utilizar en lecciones de mecánica o para difundir nuevas tecnologías. También es importante contactar o modelar y no realizar impresiones 3D de forma higiénica. “Según este pequeño investigador, un año en el que quiere estudiar ingeniería mecánica también tiene una nota media o lo permite según ABAU.

Otros dos proyectos destacados son una compleja tarea matemática a la que se enfrenta Laura Rodríguez, con un método para tapar las raíces de una función polinomial. Una tarea para que vayas más allá de dos coñecementos más de 2º curso de bacharelato, con quien te titulabas o te gustaban las matemáticas y con el que encontré las aplicaciones no funcionales que hacen el cálculo de ecuaciones en internet. “Hay muchos programas como este, pero ahora puedes debilitarlos y entenderlos desde adentro hacia afuera”, explica Laura, quien quiere estudiar ingeniería aeroespacial a partir del próximo año. Como futura científica, anima a más carreras a estudiar las ramas STEM y también pide programas para promover la ciencia entre ellas: “No solo el caso es el mismo, pero no el primero. de Bacharelato só hai desafortunado muller ”.

MODELO EDUCATIVO. No es que coincidan tanto Alejandro como Laura y el resto de compañeros que han aprendido de su investigación. Esto les permite no solo comprender los conceptos estudiados teóricamente, sino también ampliar los elementos y fijar el estudio. “Puedes pensar que no estás haciendo nada malo porque no entiendes, pero no practiques cuando veas que es capaz. Ayúdate y conecta con las diferentes ramas de la ciencia ”, explica Alejandro, quien enfatiza que la ciencia, desde la lingüística hasta la física y las matemáticas, es accesible para todos. Laura, que ha creado proyectos de valor creados por sus compañeras que se enfocan en cifrar y descifrar Imaxes, aprovecha para pedir un cambio en el modelo: “O el sistema educativo debe estar más inclinado a aplicar tus coñecementos. Un axudoume mínimo para almacenar o circular para disfrutar de algo en lugar de asimilar información. “

Tamén Alejandro comparte su demanda por el sistema educativo y ambos coinciden en una demanda política: la ciencia debería tener más peso. Él cree que no hay demasiado espacio para que las dos partes dediquemos a programas científicos. Laura cree que se necesita más inversión “porque tienes una pandemia mundial y no hay laboratorios ni recursos adecuados”.

Agora, ambos creen que no tendrán acceso a la universidad, donde estarán a fin de año después de que haya terminado un curso escolar interminable. “Tenemos un viaje planeado al CERN y no podemos. Tenemos menos diversión y contacto social de lo que nos gustaría y también es complicado ”, se queja Alejandro. Ambas notas de género específicas de género que recibieron de la rama de estudio que acompañaron muestran que las nuevas reacciones son más moito de lo que se ve ocasionalmente.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *