Diario24horas | La actualidad diária de todas las comunidades de España

Mantente actualizado con las noticias de tu zona al instante

Eduardo de Castro y Julio Liarte 2
Ceuta y Melilla

Fiscalía presenta cargos administrativos contra Eduardo de Castro, Julio Liarte y Paula Villalobos


La procuradora general de Melilla ha denunciado al presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro, y al exasesor de Hacienda Julio Liarte y a la Presidencia Paula Villalobo, por un presunto delito de prevención administrativa por las supuestas irregularidades cometidas en la concesión del Servicio de Grúas. de Melilla y pide que testifiquen ante el tribunal sobre cómo se investiga.

Por orden de la procuradora general Laura Santa Pau Vázquez, a quien MELILLA tuvo acceso HOY, la representante del Ministerio Público acordó enviar los documentos en su poder al Servicio de Registro y Distribución Conjunta, Primera División de esa ciudad. “Para que el juzgado de instrucción competente inicie las diligencias previas correspondientes y se eliminen las competencias”, en el que Eduardo de Castro, Julio Liarte y Paula Villalobos, los tres integrantes del primer gobierno surgido tras las elecciones de mayo de 2019, tres en la Cuota Ciudadana (Cs) propuestos en su coalición con PSOE y CPM.

Laura Santa Pau tomó esta decisión tomando en cuenta una denuncia ciudadana que exponía las supuestas irregularidades de las tres autoridades cuando finalizó el mayor contrato con el empresario Hamed Uassani y “decidieron subcontratar los servicios sin ningún tipo de soporte contractual legal o administrativo, para una empresa de grúas del tercer mundo y para un familiar del segundo vicepresidente de la ciudad que tenía un depósito ilegal lleno de chatarra y ovejas “literalmente la carta que un ciudadano presentó al fiscal que podría implicar la imputación de los presidentes de la ciudad y de los dos ex concejales si el juez acepta la solicitud del Fiscal General.

Para legalizar esta situación, el querellante agregó: “Dos semanas después, decidieron iniciar un procedimiento de emergencia fusionando los servicios de remolque y almacenamiento que dos empresas independientes habían brindado de manera diferente. Esto les permitió utilizar el informe de necesidades de grúas de la ciudad para justificar el manejo de emergencia del contrato de servicio de empeño, saltándose así cualquier requisito establecido en la LCSP (Ley de Contratos del Sector Público) que hubiera impedido la adjudicación del servicio de empeño de vehículos. ”A un familiar del vicepresidente segundo.

Según el ciudadano que inició la medida tributaria, “gracias a este planteamiento, la Ciudad Autónoma pudo deshacerse de Uassani y Vectalia y entregar el servicio de depósito al familiar del vicepresidente por un precio multiplicado por lo pagado hasta el momento. hace unos días. Y podían hacerlo independientemente de que estuvieran haciendo el servicio en un garaje que no les pertenecía y en el que ni siquiera cabía un tercio de las 150 habitaciones pactadas contractualmente. “

“Casilla B” en la policía local
En la misiva que motivó al Ministerio Público a formular cargos contra Eduardo de Castro, Julio Liarte y Paula Villalobos por presunta comisión de un delito de prevención administrativa, el ciudadano enfatizó que si todo lo que ha descubierto hasta el momento, poco lo es. “Parece que los fondos públicos no sólo se han malgastado y malgastado, sino que también se han podido robar”.

Con esto en mente, dijo: “Desde la finalización del contrato principal con Uassani, la policía local se ha hecho cargo del cobro de cargos por sacar los vehículos de la vía pública y entregarlos en el campamento. A partir de ese momento, sin embargo, no ha habido cobro de tasas porque 10 de los 15 meses que han transcurrido se han ingresado en las arcas de la ciudad, lo que nos lleva a pensar que el dinero recaudado puede ser robado. “

Respecto a los ingresos generados en las arcas de la ciudad, el ciudadano que interpuso la denuncia ante la Fiscalía también señaló que “no ha perdido desde entonces” la cantidad que se recaudó gracias a los vehículos recolectados en el depósito de Uassani. creación de una casilla B, administrada “por un policía de esta agencia de seguridad dependiente de la Ciudad Autónoma” para realizar pagos a Hamed Uassani al menos sin ningún control o supervisión.

Con el fin de obtener más dinero por la supuesta “Casilla B”, la policía local ha manifestado que se habrían cobrado montos muy superiores a los establecidos en la “Ordenanza Fiscal que Regula la Tasa del Impuesto por Retirada de Vehículos de la Vía Pública y Entrega a” Cantidades de tiendas departamentales “.

Por todo ello, el querellante ha pedido al Ministerio Público de Melilla que actúe “ante la grave negligencia e ilegalidad cometida por los responsables en la Ciudad Autónoma de Melilla”, lo que ha llevado ahora a la Fiscalía a solicitar al juzgado como Demandados. de Eduardo de Castro, Julio Liarte y Paula Villalobos hacen una declaración.


DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *