Fin de la fiesta del proyecto piloto de la pandemia de O Son do Camiño

Fin de la fiesta del proyecto piloto de la pandemia de O Son do Camiño


“Es impresionante ver esto lleno de sillas, pero lejos de estar lleno de gente, con miles de personas”. La frase la pronunció hace unas semanas un participante del concierto de Xoel López, uno de los platos fuertes de O Son do Camiño-Perseidas. Y puede representar el pensamiento de todo aquel que haya asistido a la actual edición del festival frente al ciclo reducido obligado por la situación sanitaria. El final del minifestival llega tras una venta de entradas bastante exitosa, con entradas agotadas para la mayoría de actuaciones, pero lejos de las expectativas de O Son do Camiño. Anoche, el catalán Loquillo fue el encargado de llenar el renovado auditorio del Monte do Gozo de música que inundó la noche compostelana con su rock.

Previamente, la cantautora gallega Carolina Rubirosa sorprendió al público con su tierra de nadie y sus notas musicales, que inevitablemente recuerdan a sus mentores como Coque Malla o Andrés Calamaro, con quienes trabajaba ocasionalmente. Pero lo más esperado de la velada fue Loquillo, uno de esos clásicos modernos que conservan la capacidad de tener canciones que perdurarán por generaciones. Lo hizo con la puesta en escena de su último trabajo, que se dio a conocer en 2019, El clásico más nuevo. Con la primera canción de este álbum los motores de búsqueda, Loquillo inició su concierto con su Si estáis conmigo compañeros con versos de Cirlot y Ciorán custodiaremos las runas sagradas y nuestro único hogar será el mar. Con este mar común de la patria de gran parte del público presente ayer en la montaña peregrina, el último sábado de las Perseidas se unió al sonido de los Cadillacs solitarios del cantante catalán, que con su No estás ahí, no estás ahí, parece abordar el anhelo de las noches de pista de baile cubata en mano.

La fiesta acaba esta noche con el asturiano Melendi con doble cita con el compostelano Luis Fercán. El gallego será el primero en iniciar la ronda musical de la noche a las 20.45 horas con la intención de Llevo mis palabras en la boca, nunca sé realmente qué decir, rara vez sé cuándo es mi turno, cuántas de ellas me quedan por salir. a través de la canción que comparte con Melendi, No te lo diría. Será el nexo musical entre los dos conciertos de la noche: a las 22.00 horas será el momento del asturiano que cierre el piloto de Son do Camiño.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *