«En el futuro, los aviones tripulados se emparejarán con drones»

«En el futuro, los aviones tripulados se emparejarán con drones»

Habla cinco idiomas, está casada con un sueco y ha vivido en Toulouse (Francia) o Munich (Alemania), pero Dulce Muñoz del Rey nació en 1978 en Badajoz, donde estudió primero en el Josefinas College y luego en Maristas. Terminó su formación en Sevilla como ingeniera de telecomunicaciones y su carrera profesional la llevó a trabajar con productos como aviones comerciales (A33), de combate (Eurofighter) o de transporte militar (A400M). Actualmente trabaja en Sevilla como Vicepresidente de Airbus, empresa que diseña, fabrica y vende aviones y emplea a 63.000 personas.

– ¿Cómo llegaste al mundo de la aviación?

–Elegí la ingeniería porque era bueno en Matemáticas y Física pero al mismo tiempo soy una persona muy pragmática y me gustó la aplicación de todo esto. Cuando llegué a la universidad, las telecomunicaciones estaban en auge y yo era la única persona en la universidad con una computadora portátil. Pero en el último año de mi graduación, mientras estaba haciendo el proyecto, para ganar experiencia laboral vi una beca en construcción aeronáutica y ahí ya he cambiado un poco de programa. Aunque más tarde trabajé en Accenture en consultoría energética, poco después tuve la oportunidad de volver a Airbus y después de ver una empresa que construye aviones, helicópteros, satélites y más, me pareció un producto tan atractivo que adapté. Muy feliz de esta área. No tengo antecedentes en mi familia, donde soy farmacéutico.

– ¿Qué misión tienen las dos fábricas de Airbus en Sevilla (unas 2.500 personas trabajan en las dos fábricas, 1.700 en San Pablo y 800 en Tablada)?

–La parte más visible es la parte de fabricación. En Sevilla hay dos líneas de montaje final de aviones, tanto el C295 como el A400M, hay un centro de pruebas de vuelo, un ‘centro de formación internacional’ dedicado a la formación de tripulaciones y pilotos con simulaciones, además de la producción de secciones para muchos programas. , que produce componentes, y también en el futuro para el Eurodron, que se celebrará en Tablada.

–También eres director del programa de Retrofit del A400M, que se utiliza para actualizarlo, y del área de Mantenimiento, Reparación y Operaciones del Grupo ¿Cómo resume tu misión específica en Airbus?

–Mi equipo y yo nos ocupamos de una flota de aviones que operan en seis países: España, Francia, Alemania, Inglaterra, Turquía, Malasia y ahora también Bélgica y Luxemburgo. Sus aviones regresan a cuatro centros que tenemos alrededor del mundo y allí actualizamos las capacidades de los aviones para que tengan una versión superior del producto y sean capaces de realizar operaciones más ambiciosas, desde repostar en vuelo hasta transportar vehículos o helicópteros. Mi puesto no solo está vinculado a Sevilla sino también a otras fábricas que tenemos en Manching (Alemania), Madrid, Getafe y Kayseri (Turquía).

– ¿El avión A400M que todos vimos durante las evacuaciones de Kabul a finales de agosto se hizo desde Sevilla bajo su supervisión?

– De este avión recibimos los diferentes tramos y se monta en Sevilla. Y el centro de pruebas en tierra, pruebas de vuelo y entregas también se realizan en Sevilla. Con la pandemia, todas las naciones utilizaron el A400M para repatriar a muchas personas que habían quedado atrapadas en diferentes países debido al confinamiento. Recientemente lo vimos desempeñarse de manera impresionante en Kabul para repatriar tropas y personal civil. Se ha demostrado que estos vuelos salvan la vida de miles de personas. En este año y medio, el avión ha encontrado el lugar que se merece.

«Vi una empresa que fabrica aviones, helicópteros y satélites y me adapté al sector»

– ¿Cuál es la tendencia en el diseño de aviones militares, menos agresivos y más útiles?

– La producción de aviones se adapta a las necesidades de los clientes, que son los Ministerios de Defensa de los diferentes países. En Europa la tendencia es la soberanía, que Europa tiene la capacidad de diseñar y fabricar sus propios productos de defensa.

– En Talavera la Real está el Ala-23, una escuela de pilotos de combate que seguro conoces como Badajoz y también la base de los dos primeros drones de uso militar adquiridos por el gobierno español, los Predators, ¿este es el futuro de los ejércitos? ¿desde el aire?

–Eurodron es un proyecto que pronto se hará realidad y los próximos pasos son asegurar la participación activa y la financiación de los países de lanzamiento. Y hay una demanda porque hace que la flota de diferentes naciones sea más versátil, ya que quieren asegurarse de que estos drones puedan realizar operaciones combinadas con aviones o helicópteros. Te permiten extender el alcance, la visibilidad, como si tuvieras un tablero de ajedrez extendido gracias a esos drones. Al final, lo que tienes es un sistema de sistemas.

«El A400M ha encontrado el lugar que se merece porque salvó vidas»

– ¿Cómo ves a los drones con pasajeros desde lejos?

– Ya está presente, está aquí, nuestra ingeniería ya lo está estudiando. No es algo que solo funcione de forma aislada porque la tendencia son los drones. Habrá una combinación de aviones tripulados y drones y habrá un escenario más rico de lo que pensamos ahora.

– ¿Tiene sentido que algún día todo lo que vuela vaya a volar desde el suelo o hoy suena a ciencia ficción?

– Dependerá de la operación, del grado de hostilidad que exista y será cuestión de valorar cuándo no habrá intervención humana y si es de interés contar con una tripulación activa que en un momento dado pueda hacer un más decisión dinámica. En cambio, imagina una misión de rescate para personas atrapadas en los Alpes, donde el uso de drones no pone en riesgo vidas.

–En un contexto similar o militar no hay duda, pero en un contexto comercial, por ejemplo volando de Badajoz a Madrid, ¿cree que en cuarenta años habrá un piloto en ese avión?

–Realmente hay un desafío en términos de movilidad urbana y esto será una realidad a medida que las ciudades se congestionen cada vez más. Sin duda, veremos cada vez más soluciones de naves espaciales no tripuladas para resolver algunos problemas e incluso en el contexto de una sociedad en evolución, como vivir en un lugar y trabajar en otro. Creo que no es un tema de ciencia ficción lo que veremos.

– ¿Te gusta volar y tomar los mandos o prefieres estar en la trastienda de la Fuerza Aérea?

– (risas) No, no. Es cierto que tenemos muchos compañeros que tienen carnet de conducir y varios compañeros tienen carnet de helicóptero, pero no es mi caso, prefiero planificar y coordinar.

Dulce Muñoz del Rey nació en Badajoz en 1978 / Rocio ruz

«No hay puestos para hombres ni para mujeres»

La ingeniera de telecomunicaciones Dulce Muñoz del Rey trabaja en Airbus, que emplea a 2.500 personas en Sevilla, un 21% mujeres. Junto a Extremadura, en Sevilla hay otros tres ejecutivos con rango de Vicepresidentes de Airbus que son Paloma Peinado, Cristina Aguilar y María Prieto. Los cuatro forman parte de la asociación ‘Volano alto’, nacida en Sevilla para dar visibilidad a la mujer en el sector aeronáutico. “Tenemos que empezar a pensar en las universidades – dice Muñoz del Rey – y que haya más mujeres estudiando ingeniería. En mi caso, crecimos sin referencias. Mi generación no ha visto a un presidente de una aerolínea, ni a una empresa de fabricación, ni a un director de universidad en las noticias. Ahora hay cada vez más mujeres listas para ocupar estos puestos. Siguen siendo minoría, pero la asociación intenta darles visibilidad y difundir la idea de que no hay puestos para hombres ni para mujeres ”, dice.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *