El SES aplicará prescripción personalizada de medicamentos en 2023

El SES aplicará prescripción personalizada de medicamentos en 2023

La prescripción personalizada de medicamentos llegará a Extremadura en 2023 gracias a un proyecto innovador que permitirá a los profesionales sanitarios disponer de la información genética del paciente para recomendar el fármaco más adecuado a sus características. De esta forma queremos evitar reacciones adversas y contribuir al ahorro en una partida de gasto que no deja de crecer año tras año.

El Servicio de Salud de Extremadura (SES) ha lanzado un concurso por valor de unos 4 millones de euros para el diseño y desarrollo de un sistema de prescripción a medida dentro del proyecto MedeA. De momento, solo se ha publicado una convocatoria anterior, pero la previsión es que saldrá a concurso en las próximas semanas para que comience con modelos y pruebas en 2022 y se convierta en una realidad práctica en 2023.

El programa MedeA tiene como objetivo implantar la llamada medicina personalizada de precisión en Extremadura, entendida como la identificación individual y la aplicación del abordaje preventivo, diagnóstico y terapéutico más eficaz para cada paciente. Entre sus principales herramientas se encuentra la farmacogenética, que utiliza la información genética del paciente para adecuar la prescripción de medicamentos a su caso particular con el fin de reducir las diferencias que se producen en la respuesta a los medicamentos.

El objetivo es contar con herramientas de apoyo a la toma de decisiones que integren y analicen la información de cada paciente para optimizar la adecuada selección del fármaco y su modelo de uso. Según la documentación del concurso, a la fecha no se ha desarrollado en nuestro país una estrategia orientada a organizar un servicio transversal que permita la integración de información relevante al paciente para la implementación periódica de la prescripción personalizada de medicamentos en los sistemas de salud, los principales objetivo del programa MedA.

El paso decisivo se dio con el anuncio del citado concurso, que se divide en cuatro lotes. Tal y como explica Adrián Llerena, director científico de MedeA y catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Extremadura, el más importante será el dedicado a contar con un sistema electrónico que soporte la decisión de prescripción. Basado en el uso de algoritmos e inteligencia artificial, permitirá combinar la información clínica del paciente con la información genética para ofrecer al profesional sanitario pistas sobre qué fármaco proponer. Además, este programa se integrará en la historia clínica electrónica, poniéndolo a disposición de cualquier consulta a través del programa Jara, el sistema informático integrado del SES. De esta manera, toda la información estará disponible con un clic del mouse.

El segundo lote tiene como objetivo recopilar la información necesaria para esta prescripción personalizada. Consistirá en la genotipificación de los pacientes que acudan a las consultas. En principio, queremos llegar a una población en riesgo, como casos graves de cáncer, enfermedades cardiovasculares o patologías psiquiátricas. Pero, como señala Llerena, el objetivo final será llegar a toda la región para que la información genética esté disponible de la misma manera que se puede conocer el grupo sanguíneo de cualquier usuario de SES.

La tercera sección estará dedicada a un sistema informático que, combinado con lo anterior, permite la selección de pacientes adecuados para la investigación de fármacos y evitar reacciones adversas. Miembro de la Agencia Europea de Medicamentos, Adrián Llerena destaca que de esta forma quiere saber cuáles son los biomarcadores clave antes de lanzar un nuevo producto, por lo que «pongamos a Extremadura a la vanguardia de los ensayos clínicos».

Por último, habrá un lote destinado a recoger información sobre las reacciones adversas a medicamentos que ha tenido el paciente para que se pueda incorporar a los datos disponibles para facilitar la prescripción.

Un proyecto innovador

Adrián Llerena destaca el carácter innovador del programa MedeA, que cuenta con la participación de 97 médicos de 36 centros de la región. Serán los primeros en disponer de la información genética de sus pacientes, tarea que ya se ha realizado este año y que ha superado todos los requisitos éticos.

El programa MedeA cuenta con financiación europea gracias al acceso a fondos para la innovación industrial. El director científico del proyecto señala que este tipo de acciones suele provenir de la universidad o de los centros de investigación, pero en este caso surge de un sistema público de salud.

Para ello, se ha iniciado un proceso de coinnovación, que consiste en participar con empresas privadas en el diseño de productos que no existen en el mercado, en este caso programas de prescripción personalizada con acceso a datos genéticos. De esta forma, se pretende que las empresas participantes cuenten con una herramienta que puedan comercializar, para lo cual deberán llegar a acuerdos con la SES.

Este concurso pasó por un proceso preventivo de consultas con empresas para valorar si los productos a fabricar son actualmente posibles. Este paso fue todo un éxito, ya que participaron 86 empresas de 16 países, situando a Extremadura como protagonista de un proyecto pionero. La comunidad ha demostrado ser un lugar ideal para este proyecto debido a que tiene una población pequeña, que hay poca diversidad genética y que cuenta con un sistema de salud pública que atiende a prácticamente todos los ciudadanos.

Ahora los objetivos de MedeA se materializarán con un concurso público que pronto brindará una herramienta adicional que ayudará a corregir la prescripción de medicamentos a los pacientes del sistema regional de salud.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *