Extremadura, la región que mejor ha resistido la crisis económica derivada de la covid

Extremadura, la región que mejor ha resistido la crisis económica derivada de la covid

Extremadura es la comunidad autónoma más cercana, económicamente hablando, a lo que era antes de la crisis económica derivada del covid-19. Su PIB es prácticamente el mismo que en el cuarto trimestre de 2019. Su potente sector agroalimentario; el hecho de que no tenga una dependencia extrema del sector turismo-hostelería y, finalmente, el peso de su sector público lo explican.

El Gobierno estima que España no alcanzará los niveles anteriores a la crisis hasta el próximo 2022. Extremadura ya lo ha conseguido. Es la primera región en hacerlo. A partir de un estudio elaborado por Airef (Autoridad Independiente de Responsabilidad Tributaria) sobre la estimación de crecimiento del PIB, analizamos cómo estaban los territorios a finales de 2019, antes del estallido de la pandemia en febrero-marzo de 2020, y sus perspectivas. De ahí se deduce, según el diario económico Cinco Días, que las comunidades autónomas más alejadas de los umbrales del PIB prepandémico son Baleares y Canarias, dos de los principales referentes turísticos. Le siguen dos motores económicos: Cataluña y Madrid.

Recuperación intensa

Es muy probable que a finales de año ya estemos en Extremadura, en términos de PIB, en el nivel prepandémico de 2019, con lo que 2022 será el año de crecimiento real de nuestra economía ya que este año se todavía están recuperando los niveles de 2019. Se espera un crecimiento de menos a más en los próximos meses ”, analiza, para HOY, Julián Ramajo Hernández, catedrático de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Extremadura (UEx).

Los territorios que en este semestre se acercan más a niveles prepandémicos son aquellos en los que la agroalimentación es un elemento fundamental para su desarrollo. Y en este apartado destaca Extremadura. Después de ella, Castilla-La Mancha y Murcia.

Ramajo explica a este diario que el descenso del PIB en Extremadura en 2020 fue unos dos puntos inferior al del resto de España, es decir, ha resistido mejor los tremendos efectos económicos de una crisis sanitaria global como la provocada por el covid. Nos beneficiamos de haber perdido menos riqueza que la media nacional porque el punto de partida de la recuperación es mejor, confirma el profesor de UEx.

Por el contrario, la economía de nuestra región ahora está creciendo por debajo del promedio nacional. “El inicio de la economía es menos brusco que en otras regiones porque hay menos espacio para viajar, y los sectores que están experimentando una mayor aceleración en este momento también están menos representados en la región de Extremadura”.

La estructura productiva de la economía extremeña es la clave. Así, en 2020 el sector agropecuario tuvo un peso superior al 10% del total de la economía, más de tres veces el peso de ese sector a nivel nacional. Este hecho tiene implicaciones positivas para el sector industrial, en particular, en la agroindustria extremeña, que no se ha visto afectada por la pandemia como otros subsectores de la industria.

Por otro lado, añade el catedrático de la Universidad de Extremadura, si bien el peso del sector servicios es algo menor en nuestra región que en el grupo nacional, «internamente las cosas son muy diferentes».

Explique que la participación del subsector de servicios no comerciales -salud, educación, fuerzas de seguridad, funcionarios …- es mucho mayor en Extremadura (la más importante aquí en España), y este sector económico ha sido el que ha sido menos afectado por la pandemia.

Trabajo y perspectivas

En cuanto al empleo en Extremadura, las previsiones apuntan a un crecimiento moderado este año, en torno a la media nacional (1,5%), «pero en 2022 se prevé un crecimiento mucho más importante, más del doble que este año (alrededor del 3%), en en línea con el crecimiento ”, predice Ramajo.

Hay grandes expectativas por la llegada de fondos europeos a través del plan de recuperación. Ramajo Hernández se muestra cauteloso con los efectos sobre la economía extremeña. Serán «evidentemente positivos» pero se espera un mayor impacto en las comunidades con mayor peso en el sector de bienes de equipo y en los subsectores tecnológicos (en Aragón, Navarra, País Vasco, por ejemplo).

Aunque Extremadura se beneficiará menos directamente del impulso de los fondos de recuperación para acelerar el crecimiento del PIB y crear empleo, cabe esperar «shocks de segundo piso».

Esto significa, dice Ramajo, que fortalecer la recuperación y el crecimiento en otras regiones termina beneficiando a nuestra región también a través de “efectos secundarios positivos. Una mayor demanda en los sectores más afectados gracias a los fondos de recuperación en algunas zonas favorece una mayor demanda en otros subsectores auxiliares (de bienes o servicios) de regiones vecinas o regiones especializadas en estos sectores de actividad ”, concluye el economista.

Trabajadores de la fábrica de carnes y hortalizas de Montijo. / jm romero

Entre un 5 y un 7% de crecimiento en el próximo año

Julián Ramajo, catedrático de la Universidad de Extremadura. /
hoy dia

Buenas perspectivas para la economía extremeña para el resto del año y para el próximo 2022. El profesor Ramajo indica que tanto los datos de organismos externos como los de las instituciones extremeñas avalan el hecho de que nuestra economía tendrá un crecimiento económico significativo en 2021, entre 4 y 6%, como el próximo año, entre 5 y 7%, aunque en ambos casos el crecimiento será menor o igual al promedio nacional. Este año será de «tránsito», indica el economista, si todo va bien y no hay choques de salud «indeseables», el próximo 2022 será un buen año para el desarrollo de Extremadura. Es algo que tiene que suceder, crecimiento del PIB y del empleo, en toda España. Julián Ramajo explica, no obstante, que la heterogeneidad en el crecimiento extremeño será alta, tanto este año como el próximo, «por los diferentes puntos de partida y también por las distintas estructuras internas de las comunidades autónomas». Recuperada de la crisis sanitaria, las regiones más vinculadas al sector del turismo y el ocio recuperarán sus niveles.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *