4fd27cd3 5e7b 46e6 b67f d82594f022a0 16 9 aspect ratio default 0

– ¿Cuándo es el proceso de recuperación del kiosco de Bombé?

– Este será el mandato en el que todo se resolverá. Todo está en marcha y creo que puedo decir que habremos empezado a construir el Bombé antes de finales de este año. De hecho, muchas cosas se van a disolver este año. Hasta ahora ha habido muchos procesos administrativos, pero ya veremos más movimiento.

– ¿Qué se desbloqueará?

– Bueno, acabamos de firmar la ley de reexamen para empezar a trabajar en el techo del polideportivo Corredoria Arena. Las obras del muro del Antiguo comienzan esta semana. Se ha iniciado el proyecto del comedor del colegio Ventanielles. Hemos ampliado el proyecto del comedor Buenavista I … La ciudadanía empezará a ver el trabajo que hemos hecho en las oficinas desde el inicio de este mandato.

–En La Corredoria, por ejemplo, esperaron muchos meses a que se reparara el pozo de Cuatro Caños, un hito del barrio.

“Eso también es inminente”. Como bien de interés cultural, hemos tenido que andar mucho y conseguir permisos, pero ya lo tenemos todo. Al final optaremos por un contrato más pequeño para acelerar aún más las cosas y esperamos poder empezar en poco más de un mes.

–¿Cuánto cuesta y qué empresa hará el trabajo?

–El presupuesto es de 27.268 euros sin IVA. Se han enviado invitaciones a cuatro empresas especializadas en trabajos de restauración monumental, que pueden presentar sus ofertas hasta el miércoles. Tan pronto como se evalúen estas ofertas, pasan a adquisiciones. Luego, el trabajo tiene un período de dos meses para completarse.

– Los vecinos de Tudela Veguín llevan más de una década pidiendo una reforma integral de su centro social. ¿Empezará este año también?

– De hecho, han esperado once años y es normal que estén cansados. Es una obra que ha tenido muchas complicaciones a lo largo de este recorrido que se han parado en muchas ocasiones y que hemos tenido que retomar con la dificultad que conlleva. Sin embargo, espero que podamos empezar a trabajar a finales de año.

– ¿Cómo va el plan de mejora en las escuelas?

– Cuando llegué al departamento, ningún político había visitado las escuelas para preguntar a los directores qué necesitaban. Solo vinieron cuando llamaron porque no tenían otra opción. Planificamos eficazmente el trabajo necesario. Aprovechamos la limitación e hicimos un número muy importante, pero cada año haremos más y con más profundidad. Bajo el anterior gobierno de la ciudad, al final del año quedaron sin gastar 100.000 euros de aquellos que estaban destinados a trabajar en las escuelas. No haremos esto porque sabemos que hay muchas necesidades en los centros.

– Hay un equipamiento municipal que interesa mucho a los vecinos de Oviedo: la tartiere.

– La Tartiere es una institución a la que este gobierno tiene que enfrentarse. Al menos piensa en la disposición del techo, aunque sería una obra de grandes dimensiones. Sin embargo, al menos habría que planificarlo. Para arreglar la maleza, por ejemplo, trabajamos con el Real Oviedo. El Tartiere es tan grande, tan importante y con tanta funcionalidad que ya podría tener sus propios consejos.

– ¿Tiene suficientes recursos para hacer su trabajo o necesita más?

– Los fondos nunca son suficientes. Por dinero, no tengo quejas, la prestación del servicio es razonable, pero en términos de personal, el ayuntamiento en general tiene muchos problemas. En el caso de la edificación y el patrimonio, trabajamos con esfuerzos heroicos. No es en vano que solo cubrimos el veinticinco por ciento de los trabajos que están en la RPT (Lista de trabajos).

–Ahora llegará la ayuda económica, ¿cómo tenemos que afrontarla?

– Bueno, ese es uno de los retos a los que se enfrentan ahora las administraciones, no solo Oviedo en general. Hay muchos y necesitará refinar su tiro para ver a dónde los llevaremos. El derecho de los tratados también nos frena mucho. Somos conscientes de que tiene que ser una garantía, pero al mismo tiempo se ha convertido en un obstáculo para agilizar los trámites y llevar a cabo los proyectos. Desde Madrid hubo que proponer una serie de reformas para agilizar las administraciones.

– ¿Fue muy difícil adaptar los edificios de la ciudad al protocolo Antikovid?

‘No fue fácil. En primer lugar, había que leer el BOE todos los días porque las cosas cambiaron de la noche a la mañana. Por ejemplo, hubo un momento en que nos vimos obligados a suspender parcialmente el contrato de limpieza, lo que generó problemas no solo desde el punto de vista laboral sino también desde el punto de vista administrativo. Posteriormente, cuando la normalidad comenzó a recuperarse, fue necesario incluir refuerzos en el proceso de limpieza a través de un contrato de emergencia y coordinar todos los ayuntamientos que tienen edificios a su cargo. Se prestó especial atención a las escuelas y creo que lo hicimos muy bien.

– ¿Cómo es la relación con sus socios gubernamentales?

– Este pacto de gobierno está funcionando bien. Claro que tenemos nuestras diferencias porque somos dos partidos políticos distintos, pero no peleamos todo el tiempo como lo hacíamos con el anterior partido tripartito (PSOE, Somos e IU). Creo que somos un gobierno muy colaborador y muy leal de un lugar a otro. Sabemos que tirarte cosas a la cabeza no te llevará a ninguna parte. Hay una lealtad total y absoluta a la dirección y eso es lo que le importa al público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *