534c01a5 41d4 49ed a76e 76e 1 422 3154379 20210419211126


El anuncio del ayuntamiento de que emitirá una nueva ordenanza de movilidad para limitar el uso de bicicletas en el centro histórico ha provocado una polémica generalizada. La norma considera prioritario el uso peatonal del centro histórico y las aceras de la ciudad. Por otro lado, quienes defienden la necesidad de confiar decididamente en este tipo de vehículos y promover su uso en todos los puntos. El pasado fin de semana, la ciudad fue escenario de una protesta que fue impulsada por los críticos del reglamento y apoyada por el Partido Popular, cuyo presidente local Borja Verea, además del encuentro anterior con los organizadores, también participó en la marcha finalizada. en Obradoiro.

Tras celebrarlo, anunció que su partido defendía un plan “para crear rutas de Oito para carritos de bicicletas que sumarían hasta 47 kilómetros y conectarían puntos estratégicos de la ciudad”. Esto ampliaría las pocas áreas existentes limitadas a una sección en Fontiñas y otra en la recientemente remodelada Clara Campoamor.

En particular, Verea afirmó que “la ruta principal conectaría los campus norte y sur con la Cidade da Cultura”, lo que significaría que ambas áreas universitarias estarían conectadas a través del Parque da Música, Santa Isabel, Galeras y la Alameda. El camino a la Cidade da Cultura pasaba a su vez por San Caetano, la antigua estación de autobuses, Zona Central y Polivalente de Sar para llegar a la montaña Gaiás. Luego volvería por el Parque Eugenio Granell y el trazado de la nueva estación intermodal.

A estas rutas habría que sumar más hacia el polígono industrial de Tambre o el hospital clínico, y se complementarían con rutas hacia los municipios vecinos, utilizando los caminos forestales.

Otro tema completamente diferente es el del casco antiguo, donde el propio Borja Verea se dio cuenta de que había puntos, como el caso especial de la Rúa da Calderería, donde “una bicicleta no puede pasar” por su estrechez. Sin embargo, en la medida de lo posible, el objetivo debería ser que “esta nueva cultura ciclista pueda afrontar un éxito equilibrado, respetando a los propios usuarios del vehículo y, sobre todo, garantizando la seguridad de dos vecinos, tanto si utilizan la bicicleta como si no”. “. concluyó Verea.

Y es que el camino entre sinuoso y en pendiente plantea una serie de problemas que el grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España ya ha analizado en profundidad y elaborado un libro blanco sobre movilidad. En casos como el de la ciudad de Ávila, entre el problema anterior y las bajas temperaturas, el ayuntamiento ha manifestado directamente que el uso de bicicletas en la zona monumental “no se puede plantear”. Además, señalan que “el difícil uso de la bicicleta no se reserva solo para Ávila, como también destaca el Libro Blanco en el caso de Santiago”, con muchas zonas del centro histórico donde el ancho de la calle no supera tres metros. Además, una ciudad en la que, como explica el documento, “el ayuntamiento ha creado la llamada jerarquía de la movilidad en la que, como no podía ser de otra manera, los peatones están en lo más alto”.

En otros casos, por ejemplo en Salamanca, “se ha optado por la convivencia de peatones y ciclistas y recomienda que estos últimos se bajen de la bici cuando hay un elevado número de peatones, lo cual está señalizado”. En Toledo, ubicado en una colina con 100 metros de baches y calles empedradas, se eligió para la construcción de ciclovías en la nueva ciudad al pie. También en algunos puntos, como la ciudad de Jaca, donde los peregrinos peregrinan hasta Compostela, se decidió delimitar la zona monumental para evitar conflictos con los peatones, que también son muy numerosos. Así como la convivencia entre ciclistas y vehículos de motor es contradictoria, tampoco es fácil entre ciclistas y peatones.

SEGURIDAD. El concejal de Transportes y Seguridad, Gonzalo Muíños, deja claro que el controvertido reglamento es en realidad una ordenanza de movilidad, no exclusivamente para bicicletas. Además, todavía se encuentra “en la fase preparatoria” y, por ejemplo, influirá en la distribución de bienes. De hecho, insiste en que “es menos restrictivo que la normativa actual que prohíbe el paso de bicicletas, pero solo permite la carga y descarga”. En el caso del nuevo, está previsto permitir el acceso, salvo en algunas calles, como la Calderería, por razones obvias por su estrechez, situación que se repite en otras. Además, asegúrese de que haya suficiente espacio para estacionar estas bicicletas, ya que no se utilizarán. No debes permitir que se cierren con candado a los árboles para evitar dañarlos, ni a los semáforos o farolas ya que existe el riesgo de que las personas lo hagan por la electricidad. En cualquier caso, el documento está destinado a trabajar en la versión final que se ha presentado a los grupos de oposición y aún no se ha cerrado. “Ya ha habido varias contribuciones y se está trabajando en la versión final que luego se pondrá a disposición del público”. Muiños explica que hay una nueva ley de transportes que entrará en vigor en mayo y que, por tanto, es necesario adaptarse a ella. Habrá normas específicas para el casco antiguo para garantizar la seguridad de los peatones ”y para el resto de la ciudad. Entre otras cosas, nuevos límites de velocidad para todos los vehículos. Redacción


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *