Diario24horas | La actualidad diária de todas las comunidades de España

Mantente actualizado con las noticias de tu zona al instante

161199175 1334871556877427 5863787409838881858 n 422 3012205 20210330103330
Galicia

“Es difícil ganarse la vida con el arte, solo queremos legalizar lo que hacemos”.


Manuel Blanco, padre de tres hijos, tuvo que buscar una alternativa para capear la crisis económica. Fue entonces cuando comenzó a pintar y realizar conchas marinas con diversos motivos artísticos plasmados en ellas. Desde 2010, cientos de sus creaciones han deleitado a turistas y picheleiros. También sus platos de calamares con dibujos de todo tipo, desde escudos de la ciudad hasta estampados de disfraces de bristas. Es uno de los que se ven afectados por la normativa municipal, que hoy en día genera enfrentamientos y acusaciones entre los artistas callejeros y los responsables del Pazo de Raxoi.

“Estamos en una situación precaria y no podemos vender nuestro arte. Algo que llevamos haciendo desde hace años con el conocimiento de todos, incluido el Ayuntamiento. Me negaron el permiso para venderlo ”, explica Manuel, quien se ganó el mayor sustento de su familia con sus creaciones. “Es difícil vivir del arte, queremos legalizarnos, lo hemos estado intentando durante años. Pues con los que se caen en vez de facilitárselo, el ayuntamiento hace la limpieza ”, denuncia este pintor, que ve como“ vergüenza ”que el ayuntamiento les haga vivir de donaciones y mendigar.

El principal choque radica en la restricción a que los artistas ocupen determinadas zonas del centro histórico así como en la aplicación de una antigua normativa que impide la venta ambulante sin licencia de venta ambulante, que por otra parte hacen los artistas denunciando que no están siendo puesto a disposición, ya que es específico para salgueiriños.

Otro afectado es David Costoya -con el nombre artístico de Deiviz Kostoya-, que lleva llenando de color a Franco desde 2019 con sus representaciones de las Marías o la catedral, que se inspiraron en obras como Mona Lisa o El Grito. es Noche estrellada Compostela fue una de sus creaciones más aplaudidas.

“La mayor parte se está resbalando porque todos aquí han vendido con el pleno conocimiento del ayuntamiento. Hubo venta ilegal de pintores, artesanos … Queremos seguir trabajando, pero legalizados. Y lo único que nos ofrecen es que les pedimos unas monedas ”, explica David, quien destaca el arte callejero como un espacio de creación donde ha habido casos en los que la gente se ha salido de la calle para buscar emprender un negocio local propio. propio.

En su caso no tuvo su puesto franquista como principal apoyo, ya que estuvo ausente unas horas durante unos días. Pero le permitió recaudar una cantidad para seguir adelante. Si no logran convencer al ayuntamiento, seguirán saliendo a las calles para exhibir su arte.

CONSEJO. El ayuntamiento de Mobilidade, Gonzalo Muiños, al que los artistas han solicitado una reunión, insiste en que “si quieren vender sus obras deben estar registrados como autónomos para que se pueda autorizar una actividad comercial y esto entra en el ámbito de la sección de ventas callejeras. Entendemos su situación porque también sabemos que hay muchas personas con un alto nivel artístico que solo quieren hacer su parte. Lo único que hicimos fue cambiar las habitaciones y los horarios. El resto de puntos ya estaban cubiertos ”, dijo el alcalde Xosé Sánchez Bugallo.


DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *