En determinadas calles del centro histórico hay que coger la bici “de la mano”.

En determinadas calles del centro histórico hay que coger la bici “de la mano”.


La polémica sobre la futura normativa de tráfico del Ayuntamiento de Santiago se centra en el tráfico de bicicletas. En un primer borrador, el paso por todo el centro histórico de la ciudad fue acotado, lo que provocó la movilización de la asociación Composcleta y las quejas de la oposición. El artículo 4 del citado texto establece: “Se prohíbe la puesta en el mercado de vehículos, incluidas bicicletas, en todas o en las zonas delimitadas como cascos históricos en este anexo por las causas previstas en este reglamento. Además de los vehículos que realizan funciones de carga y descarga entre las 7:00 a.m. y las 9:00 a.m. de lunes a viernes, deben estar debidamente autorizados. “

El Ayuntamiento destaca, no obstante, que este texto supuso una primera aproximación al diálogo con los colectivos y aclara que ya existen algunos aspectos modificados relacionados con el uso de la bicicleta. El responsable de la Mobilidade concellería, el concejal Gonzalo Muíños, insiste en que “las bicicletas pueden pasar por el casco antiguo, salvo en las calles donde haya carteles que lo prohíban”. En este sentido, el reglamento está abierto a más cambios y aún no se ha definido cuáles serán estos caminos prohibidos. El alcalde apela al sentido común para dejar claro que se trata de zonas donde el paso de una bicicleta puede molestar a los peatones, lo que es la máxima prioridad para el ayuntamiento. Por tanto, es de esperar que carreteras como el Franco tengan restricciones en ambas ruedas en condiciones normales y de paso constante.

El Concelleiro también cita otros como el cuestionario, la Caldeirería u Orfas, pero deja claro que aún no se han establecido las áreas específicas. En la aplicación de la lógica se reconoce, por supuesto, que ningún policía castigará a una persona que pasee en bicicleta por un lugar no autorizado si no molesta a nadie o interrumpe el paso en ese momento. Esto puede implicar que no volverá a aparecer la imagen de los peregrinos entrando en el Obradoiro con el pedal pisado y por tanto tendrán que hacerlo a pie con la bicicleta a un lado. “El reglamento está abierto, por lo que puede circular o no según lo que le digan los técnicos”, agregó Muíños. Actualmente, el texto actualizado establece que “las bicicletas pueden circular a una velocidad máxima de 10 km / h”.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *