Empatía con el cliente, marcando la diferencia y siendo relevante, la clave de los cambios en el consumo tras la pandemia

Empatía con el cliente, marcando la diferencia y siendo relevante, la clave de los cambios en el consumo tras la pandemia


LOGROÑO, 18 de julio (EUROPE PRESS) –

Conecta emocionalmente con el consumidor, sé relevante y, sobre todo, marca la diferencia Estas son algunas de las claves que el marketing de las neurociencias está abordando actualmente para comprender lo que hace que un cliente compre un producto o prefiera un producto similar.

Una actividad que se viene realizando desde hace mucho tiempo pero que ahora ha adquirido especial importancia debido a la pandemia. La forma en que consumimos ha cambiado mucho debido a la crisis de salud, por lo que debemos anticiparnos a lo que necesitarán nuestros consumidores. Una situación de la que somos conscientes y en la que tenemos que trabajar si queremos que nuestro producto es el elegido por nuestros potenciales clientes.

Así lo ha dicho el profesor de la UNIR Pepe Martínez, quien dejó claro que el coronavirus “ha puesto a la gente en grilletes y ha provocado cambios muy grandes a dos niveles” por un lado en el comportamiento de compra y por otro. otros en la evaluación y relación con las marcas.

La pandemia supuso que “todos” tuvieran que permanecer en sus casas durante mucho tiempo, pero “no dejaron de consumir”.

Por supuesto, continuó, el cambio fue “muy drástico” porque estaba claro que “la casa se ha convertido de repente en un restaurante, un bar, un jardín de infancia, una escuela, una universidad, una oficina, un gimnasio, un cine. … casi solo nos íbamos a casa a dormir o comer, porque venimos de una cultura ‘muy callejera’, Pero ahora nos vemos obligados a cambiar nuestros hábitos debido a la dramática situación que tuvimos que atravesar. El consumo se realiza en casa y las marcas y los minoristas deben ser conscientes de ello para adelantarse a sus gustos “.

Para el también director del Máster en Neuromarketing de la UNIR, esto es “clave” para entender la situación actual y prosigue: “Es un error creer que las empresas o marcas más fuertes o económicamente más fuertes son las que sobrevivirán. o tener éxito con el consumidor en esta situación. No es tan. Lo cierto es que las empresas que sobrevivan serán las que examinen y comprendan mejor el escenario actual en el que operamos ”.

Con eso en mente, continuó, “hay marcas que han crecido significativamente durante esta época de la pandemia”. Además, desde un punto de vista neurocientífico, podemos decir que estamos ante la teoría de la evolución de Darwin, las especies supervivientes son las que mejor se adaptan al ecosistema porque esta afirmación se puede trasladar a marcas, productos, aplicaciones y servicios.

Con todo ello enfatizó: “Está claro que el panorama del consumidor ha cambiado y que los ciudadanos y su entorno también han cambiado. Fue un momento difícil y actualmente tenemos que vivir con la incertidumbre y lo que va a pasar … si como empresa podemos calmarnos, todo será mejor para nosotros ”.

PRODUCTOS MÁS CONSUMIDOS

Entre los productos que más se consumieron durante la pandemia, el experto de UNIR señala que el consumo de alimentos, especialmente productos frescos y bebidas, se ha disparado como consecuencia de pasar más tiempo en casa.

También crecieron las ventas de productos para el hogar, limpiadores domésticos y corporales. “Nos hemos obsesionado más con la limpieza y más con nuestra propia casa”.

La profesora explica que también se vio que “ahora tenemos el restaurante en casa” y que han vuelto a cocinar. Especialmente dulces. “La compra de harina y azúcar, por ejemplo, ha crecido. El consumidor estaba un poco deprimido emocionalmente y hacer dulces le trajo algo de alegría y placer durante los meses más duros de encarcelamiento.

También ha expuesto que ha aumentado el comercio local y cercano y los conceptos de “KM 0” y los productos de la región o la denominación de origen. Con esto en mente, reflexionó: “Es una tendencia que está superando la pandemia y se mantendrá”.

En otros ámbitos, el profesor de la UNIR ha destacado que también se ha incrementado el consumo de determinadas plataformas digitales como la plataforma ZOOM o LinkedIn.

También se pueden observar cambios en el consumo de tiempo libre, e. Tik Tok fue la aplicación más descargada del mundo en marzo de 2020 y es la segunda marca que ha crecido más rápido del mundo.como lo describe la consultora Kantar. También destacó el crecimiento de Instagram, que ocupa el puesto 18 en el mundo. Por su parte, Facebook ocupa el sexto lugar y casi todas las aplicaciones de citas virtuales han crecido, dijo el profesor de UNIR.

Con todo ello, el docente quiso mostrar cómo ha cambiado el consumo en tiempos de pandemia, pero, como advirtió, lo más importante es “meterse en la mente del consumidor”.

EFECTO, ATRAER Y CONVENCER

“Tiene que influir, atraer y convencer al consumidor”. En este punto indicó: “Echemos un vistazo a las diez marcas más valiosas del mundo -entre las que destacan, por ejemplo, Apple, Amazon, Microsoft o Google- son sobre todo relevantes y diferentes. Tienen que satisfacer las nuevas necesidades del consumidor, adaptarse a ellas, porque son muy cambiantes y empatizan y conectan emocionalmente con el cliente ”.

En este punto dijo: “Amazon, por ejemplo, es una de las marcas más valiosas y una de las razones es que conoce a sus consumidores gracias a sus plataformas de inteligencia. Sabe lo que necesitan sus clientes y lo ofrece por ser básico ”.

Todo porque, según reflexionó, “la relación de la marca con el consumidor es como la de una pareja, hay que estar con tu pareja y ellos no se duermen en los laureles”.

La realidad, dijo, “es que la mente del consumidor está saturada de marcas, muchas ofrecen lo mismo, pero solo las más valiosas, las más diversas”.

En esta era del consumo, los aspectos de sostenibilidad del planeta, reciclaje de envases, movilidad ecológica de las ciudades, consumo responsable … todo ello también debe preocupar a las empresas y marcas para poder ofrecer productos que satisfagan las necesidades actuales de los consumidores.

Por último, el experto ha destacado que existen seis emociones básicas que también ayudan a comprender el comportamiento del consumidor de un cliente. Estos son los Sorpresa, alegría, tristeza, enfado, asco, miedo. “Está claro que el factor sorpresa y la alegría de vender un producto son positivos porque están motivados, pero también se ha comprobado, por ejemplo, que las campañas publicitarias durante la pandemia tocaron sentimientos como la tristeza o el miedo en sus lugares también funcionaron bien. con la conexión pública “.

“Las emociones negativas acaban bien y consiguen influir en el consumidor cuando el ‘spot’ acaba con esperanza y positividad”, finaliza.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *