El Verdín obliga a restaurar la fachada de la catedral de la Azabachería


La catedral de Santiago no solo se ha liberado del andamio. Una vez finalizadas las obras de restauración de las fachadas de A Quintana y Platerías, la escalera del Obradoiro y los interiores, que permitieron recuperar el culto en el santuario a finales del año pasado, ha llegado (de nuevo) el turno de Portada de la Plaza de la Inmaculada. Allí, se completarán las obras de renovación en un conjunto arquitectónico que se implementó en 2009. Según fuentes oficiales de la seo, esta vez los trabajos se concentrarán en la zona más cercana a la Iglesia de Corticela, que corresponde al acceso exterior a la Capilla de San Andrés. Está previsto dar “una revisión general” a la fachada, y en particular a la parte posterior de su escudo, aunque la zona más alta de este elemento ya se ha incluido en el proyecto de reforma de cubierta que acaba de finalizar y se está retomando el visitas guiadas en las cubiertas para las que es necesario obtener la entrada al Museo Catedralicio.

Describen desde el santuario jacobeo que la obra de la Fachada Inmaculada asciende a 117.000 euros y que consiste principalmente en la limpieza y renovación del conjunto, así como en la eliminación de biocolonización, sarna negra, escombros y renovación de los problemas de humedad generalizados.

El proyecto forma parte de las intervenciones incluidas en el Convenio de colaboración para el desarrollo e implementación de medidas para la conservación y restauración de la Catedral de Santiago de Compostela, suscrito por el Ministerio de Cultura, Educación y Planificación Universitaria y el Cabildo.

Por otro lado, el Ayuntamiento del Ayuntamiento de Santiago ha dado recientemente el visto bueno a la restauración de las cubiertas de la Capilla de la Última Cena, que está integrada en el conjunto catedralicio. Es uno de los oratorios más visitados en SEO y en 2010, antes de la visita del Papa Benedicto XVI, se llevaron a cabo algunas medidas de conservación ya que era una de las capillas donde rezaba el Papa. En este punto, se instalará una chaqueta protectora de metal para comenzar a reemplazar la estructura, que se hará con las tejas del terreno.

El techo es octogonal y tiene una claraboya en el medio que deja pasar la luz natural. El proyecto de restauración tiene un presupuesto de ejecución de 175.505,31 euros.

Lo cierto es que el largo proceso de conservación de la basílica sigue en marcha, aunque los interiores ya lucen en todo su esplendor. Tras la restauración de la monumental escalinata del Obradoiro y la cripta del Mestre Mateo, recientemente inaugurada por el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y la Torre de la Vela, queda ahora la fachada del monasterio de la Rúa Fonseca. Fuentes de la catedral confirman que el proyecto está anclado en el mismo convenio de colaboración entre el Cabildo y el Ministerio de Cultura.

Incluye limpiar los muros, la cornisa y reformar la carpintería. Arrancó en mayo del año pasado, tiene una duración de cuatro meses (hasta septiembre) y tiene un presupuesto de 170.000 euros. El trabajo lo lleva a cabo la empresa de restauración EMR.

PAZO DEXELMÍREZ. También se han finalizado recientemente las obras de conservación de las fachadas del Pazo de Xelmírez, que son edificios diferentes pero bordean la catedral. Ambos frontispicios se funden en uno en el Obradoiro. La actuación permitió que la piedra recuperara su color original y también se renovaron los trabajos de carpintería y otros elementos del palacio arzobispal.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *