FRANCISCOLEIRO


Francisco Leiro (Cambados, 1957) vive a caballo entre Galicia y Madrid obtenga lo mejor de ambos mundos. «Por un lado disfruto de una gran ciudad con todo lo que la acompaña: museos, cines … y por otro lado tengo mi lugar de nacimiento, mi familia, mis amigos, el mar y el albariño». Disfrutar de una copa de vino blanco es una de sus debilidades, pero admite que no sabe igual en la capital. “No es lo mismo cuando un albariño mira un atardecer en el Salnés que en un restaurante de Madrid”, admite. Quizás por eso está agradecido de que la pandemia lo haya atrapado Cambados: “Fue una suerte, era mucho más fácil y conveniente estar en un pueblo pequeño”, dice.

Sin embargo, las restricciones de movilidad le han robado otro de sus placeres anuales: Escape a Nueva York, una ciudad que fue por momentos su tercera base de operaciones, en la que simplemente ha pasado un mes del año “Dibujando y pensando, separación de España” durante los últimos años.

Por cierto, el balance que logró el año pasado con las restricciones por coronavirus es positivo. “En cierto modo, con los artistas, siempre tenemos que limitarnos a centrarnos en nuestro trabajo. Eso ayudó de alguna manera. Creo que hice una gran producción el año pasado fue bastante fértil“Él piensa.

«Los artistas siempre tienen que limitarse»

Actualmente lo está trabajando en su taller de Madrid. dos grandes esculturas ¿Qué le gustaría llevarse a la feria de arte contemporáneo? ARCO este verano dos figuras de madera de tres metros de altura. También prepare un Exposición Con la esperanza de estrenarse en Galicia el próximo año, su obra gira en torno a lo antropomórfico, eligiendo piezas de los últimos años donde ese elemento pesa más que la narrativa.

El taller es el hábitat natural de Leiro. Un lugar donde te gusta que te acompañe la música mientras creas. Notas mezcladas con los sonidos de su obra. «El ruido del taller en sí es como musica abstracta. Si tu cerebro puede armonizarlos, el sonido de una radio o de un martillo golpeando un hierro puede convertirse en una melodía “, explica. Y para el escultor camboyano, el arte está en todo lo que le rodea”. Para un artista El arte es algo total. Cada vez que miras al horizonte, piensas en arte. Cuando voy a un concierto, escucho que estoy colaborando con mi propio trabajo, a menudo escucho música y pienso en una escultura … ”explica y demuestra que no es fácil para un artista separarse de sí mismo por separado. tú mismo. “Es muy difícil. Tengo amigos que son fanáticos del fútbol, ​​por ejemplo, pero aunque me gusta el deporte, no tengo la capacidad de escapar”, admite, pero lo disfruta. cine. “Voy mucho en Madrid. Es una de las grandes artes que hay hoy en día “, dice.

“No puedo escapar a través del deporte”

Pero si hay algo omnipresente en su vida, es el dibujo. «Tengo la costumbre de dibujar todos los díases una conexión directa con el cerebro. Donde hay un papel en blanco, ahí pongo el lápiz ”, explica, y admite que más de uno de sus proyectos nació sobre una servilleta o un mantel en un restaurante, aunque siempre lleva consigo un cuaderno.



LEIROESCULTURAS


Yo era y yo soy

Escultor y uno de los artistas gallegos contemporáneos de mayor proyección

Conozca toda nuestra gama de boletines

Hemos creado para ti una selección de contenido para que puedas recibirlo cómodamente en tu correo electrónico. Descubra nuestro nuevo servicio.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *