«El Parco del Principe se presta para fotografiarlo todo, desde el paisaje hasta las flores y los pájaros»

«El Parco del Principe se presta para fotografiarlo todo, desde el paisaje hasta las flores y los pájaros»

Apasionado de la fotografía «siempre», fue fruto de un curso impartido por la Universidad Popular de Cáceres cuando Demetrio Fernandez Comenzó a perfeccionar su técnica ya apreciar aún más uno de los «hobbies» que lo mantuvieron activo en sus años de jubilación.

El otro es caminar por la ciudad todas las mañanas. Algunos días camina con su esposa Puri Pizarro, unos veinte kilómetros, algo así como casi una etapa del Camino de Santiago.

“Vivimos en Camino Llano, vamos a Cánovas, de ahí a Las Minas, cruzamos el Ceres Golf y volvemos de la feria a San Francisco y casa. Son unos 20 kilómetros, aunque hay ocasiones en las que acortamos la distancia », especifica el pensionista.

Sin embargo, este diario lo encontró la semana pasada en una pose mucho más relajada, apoyado en la barandilla de madera que rodea la gran fuente al final del canal de agua del parque.

Con el ojo en el visor, Demetrio enfoca y presiona el obturador de su nueva cámara. «Es una Olympus mucho más ligera que mi vieja Canon y solo tiene un mes»dice este funcionario de correos que terminó su vida laboral hace nueve años y desde entonces se ha dedicado a inmortalizar el entorno que lo rodea.

“La cámara siempre viene conmigo y cuando surge la oportunidad, se toma la fotografía. Me gusta sobre todo fotografiar la naturaleza y el Parque del Príncipe se presta para fotografiarlo todo, desde su paisaje hasta los pájaros y las flores ”, dice.

Demetrius, con su cámara al cuello, en el parque del Príncipe la semana pasada.
Demetrius, con su cámara al cuello, en el parque del Príncipe la semana pasada. / Jorge King

Demetrio habla con la propiedad sobre la flora y fauna del parque. Es capaz de identificar las aves que habitan el recinto por sus trinos y conoce algo de su diversidad botánica, especialmente las variedades florales. «Lo que canta ahora es un mirlo», advierte, señalando la copa del árbol bajo el que se desarrolla la entrevista.

“Lo más bonito – prosigue – es el de cola larga, aunque también se pueden ver una pareja de oropéndolas y otra del gran pájaro carpintero manchado, así como muchas aves pequeñas. En las flores hay una variedad de orquídeas, extremeñas, que hace unos días estaba en plena floración y todo era hermoso. El paisaje acompaña mucho, sobre todo durante la primavera ”, añade.

Demetrio es miembro de Extrefoto, la Asociación Fotográfica de Extremadura, y con este grupo participó en diversas exposiciones. “Ahora tenemos menos actividad por las restricciones de la pandemia, antes de casi todos los años teníamos un par de exposiciones, pero en este período se han realizado algunas virtuales”, explica el fotógrafo, que desde entonces también le ha cogido cariño a la dibujo fue pensión.

Cuadro

«Después de hacer fotografía en la Universidad Popular, estudié pintura. El bolígrafo es lo que mejor hago y eso es lo que hice durante la pandemia en una terraza de casa, bolígrafo y pintura. Hay que gastarlo de la forma más saludable posible ”, apunta este gaditano, oriundo de la ciudad de Villamesías y afincado en la capital desde 1980.

“Mis raíces son todas extremeñas – subraya – y me siento conectado con este paisaje, al que en mi tiempo libre suelo venir con mis dos nietos, Oscar y Alonso, cuando tenemos tiempo y no hay peligro, porque ahora hay que prevenir ”, se refiere a la situación sanitaria actual.

La entrada al parque desde Aguas vivas, una de las zonas más húmedas y bonitas del parque, reúne cada mañana a caminantes y jubilados que, como Demetrius, inician su rutina de caminata o ejercicio saludable en este extremo del recinto.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *