El judo me salvó de las malas compañías

El judo me salvó de las malas compañías


El Corus compagina su labor como funcionario del Padrón Municipal de Cambre con su pasión por el judo, deporte del que es entrenador y director técnico de la Federación Gallega.

05/08/2021 . Actualizado a las 5:00 a.m.

aviso Roberto Naveira (A Corua, 1970) que cuando él y sus hermanos eran pequeños, en su barrio Soporte alto, hubo mucha actividad. Mi madre no nos dejaba salir solos a la calle. A lo sumo con ella a la playa de Matadero, comprobado. Quizás por eso los tres hermanos practicaron judo. Empezamos en la escuela, de la mano de Bernardo roma, el entrenador del Corua Judo Club, para estar físicamente activo pero también para evitar malas compañías, dice.

Este deporte finalmente se convirtió en su pasión. Como judoka compitió al más alto nivel. en el Juegos Olímpicos de Barcelona vino a la villa olímpica como reemplazo y Sparring de los compañeros que compitieron. En el próximo evento olímpico, el de Atlanta 96‘Él ya fue el que saltó sobre la colchoneta. Estaba en la posición 14 después de perder la tercera pelea. Tengo un recuerdo agridulce porque cinco meses antes había terminado tercero en el Grand Slam de París, el torneo más importante del mundo. yo tenia el mio esperanza por una medalla, Sabía que era difícil, pero pensé que podía estar más alto … De todos modos, estuvimos allí e hicimos lo que pudimos, recuerda con cierta amargura. En cualquier caso, cree que se aprende más de la derrota: el judo aprende a caer y levantarse con la misma disposición para seguir adelante. Aunque puede aprender mucho de las victorias, es más importante aprender a perder.

Consulta aquí el pdf de esta noticia en la hemeroteca de La Voz

Como todos los ex olímpicos, cada verano de los Juegos revive estas emociones. ¿Cómo no se van a borrar mis recuerdos cuando conozco a todos los españoles y hasta Tuve la suerte de entrenar a algunos? Y lo mismo ocurre con algunos extranjeros. Y mis compañeros de equipo con los que compitió en ese momento, como Frank Chambilly, ahora están sentados en las sillas de entrenador, explica. Un papel del entrenador que él conoce bien. Es el director deportivo de la Judo Club Cambrea través del cual enseña a unos 250 niños, tarea por la que agradece especialmente el apoyo del Ayuntamiento de Cambrs, en el que el propio Naveira es funcionario del padrón municipal. Pero también imparte cursos de alto nivel en toda España y en el extranjero. En 2019 estuve cuatro meses en Perú, entrenamiento del equipo olímpico para los Juegos Panamericanos. Quería volver para prepararme para Tokio, pero la pandemia enfrió todo. Y hace unos meses estuve en Panamá y di un curso a las dos representantes femeninas en los juegos, dice.

Donde no pudo ser profeta es su hogar. Ninguna de sus dos hijas adolescentes heredó su pasión por el judo. Un cuchillo de madera en la casa del herrero. Así es la vida, dice resignado.

Roberto Naveira les dedica buena parte de su poco tiempo libre, que se cubre por la mañana con su trabajo en el ayuntamiento, por la tarde por la educación física y los fines de semana por concursos. Me encantaría hacer más cosas, más deportes acuáticos, más pesca … Pero bueno, cuando me jubile, bromeo. Su apretada agenda no le impide seguir entrenando. No tengo mucho espacio. Pero sigo pensando en hacer eso Campeón del Comité Olímpico de Alto Rendimientoconfiesa. Un título que aporta a sus diversos cursos como formador, su diploma en la docencia en el ámbito del deporte y su FP en Dieta y Nutrición.

era

Navegó en tatami en 1993 César Quin

Judoka olímpico en Atlanta 96 y campeón y medallista en diversas competiciones

Soy

Navega en Hungría con la judoca Mara Bernabu, representante de España en los Juegos de Tokio

Oficial, entrenador y director técnico de la Federación Gallega de Judo




Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *