e8e2b0ab 9d8d 427e 92af 90519eb3992b 16 9 aspect ratio default 0

Miguel Álvarez, gerente del restaurante De Labra, también está a la espera de noticias del Principado para saber cómo actuar a partir del 9 de mayo y poder transmitirlas a sus clientes. “Nadie lo sabe y es muy difícil porque todo es un obstáculo. Nos ponemos en el peor escenario, es decir, planificamos comuniones en las mismas condiciones que existen actualmente. “. Y estas condiciones estipulan que solo puede haber cuatro comensales por mesa dentro del local y seis fuera. “Está claro que este año no será el mejor para nosotros porque las condiciones son muy dolorosas”, agregó. Álvarez lo señala.

Lo único positivo es que desde el inicio de la pandemia, las comunidades han mantenido las comuniones separadas. No todos se concentran en el mes de mayo y también hay meses que se acercan más al verano, sin embargo Sin embargo, las cuentas no van a los hoteleros de Oviedo. “Las comuniones son una fuente de ingresos muy importante para nuestro sector y sirven de colchón para el resto del año, pero agradezco que Esta temporada solo ganaremos el treinta por ciento de lo que ganábamos antes de la crisis sanitaria. “dice Iván Suárez. Es cierto que algunos niños que comulgaron el año pasado lo dejaron por ello, pero el hotelero asegura que esto no se notará en la caja. “Es una desaceleración de la actividad en toda regla. Muchas familias incluso han decidido no hacer el banquete y otras prefieren evitar este tipo de celebración porque son ancianos o porque tienen miedo ”, dice. Su colega sindical Miguel Álvarez coincide con él en este punto. “Los ingresos por comuniones caerán de forma muy pronunciada, eso es obvio. Para empezar Antes de la pandemia, los grupos eran alrededor de treinta personas y ahora no hay más de quince. ” sostiene.

Las iglesias también han optado por organizar las celebraciones de acuerdo con los protocolos de salud. “En nuestro caso solo recibimos a ocho niños al día, aunque eso depende de la capacidad de las iglesias. Entonces hay aquellos en los que tienen que ser menos. También celebramos los sábados y domingos ”, explica el párroco de la Basílica de San Juan el Real, Javier Suárez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *