hhh0097 422 3167425 20210421221809


Recuerdos de buena gente. Los consagrados no están acostumbrados a publicar nuestras memorias, que parecen demasiado presuntuosas. Sin embargo, aquellos que dirigen su mente a veces le dicen que lo considere oportuno. Lo que el consagrado envía a su líder espiritual generalmente no se hace público; pero con el tiempo, lo que no es el tema de la confesión llega a ver la luz.

Algo parecido sucedió con las 1.414 páginas del Madre Mª Antonia de Jesús, Fundadora de Carmelo de Santiago, escrita entre 1754 y 1755. Mª Antonia escribió sobre su vida como laica y también durante su vida consagrada. En este último se refería a “las luces y los favores que el Señor ha recibido”. Ahora no es lo que dijiste sobre ella, es lo que ella misma escribió. De esta manera, su testimonio puede ser útil para quienes lean sus Escrituras.

Una mujer en la vida normal. Mª Antonia, hija de un matrimonio de cuatro hijos, veía todo ante las severas correcciones de su padre como obra de Dios que le permitió madurar. Se casó en 1722 Juan Antonio Valverde, de cuyo matrimonio nacieron un hijo y una hija; Vivía con su marido y también lejos de él cuando se fue a Cádiz durante tres años. Dudó en saludar a cualquiera que fuera a su casa en ausencia de su esposo. Nuestro Señor Jesucristo fue el punto de referencia para ellos en sus vidas. Consideró el bien que recibió como un regalo del “Señor de su alma”.

La respuesta al llamado de Dios. Llega un momento en que marido y mujer hacen su noviciado y profesan un convento de Corpus Christi. Su hija Leonor Ingresó a la Recoleta Dominicana de Loeche y su hijo Sebastián en el Colegio de San Esteban, Salamanca. Le pedirá al Señor que le permita ir a las Filipinas a predicar. Mª Antonia será priora de la comunidad carmelita de Santiago de Compostela en 1750 y vivirá consagrada a Cristo hasta su muerte el 10 de marzo de 1760.

Los primeros años de vida en religión. Ante la soledad, siempre confió en la Virgen. Está comprometida con el día de San José y cuida la ropa con mucha paciencia. Al cambiar de director espiritual, se somete a su disciplina y ambos destruyen la historia de su vida mientras la reescribe cuando pregunta. El Señor le da una luz inusual y la eleva a un alto grado de perfección. Aunque ella sufre, él la saluda en su corazón. Se le informará incluso cuando esté dormido y estará cerca cuando tenga dolor.

Cree que debe establecer una fundación en Santiago, desde cuyo lugar el Señor le ofrece una visión. Aunque su benefactor D. Miguel ella quiere hacer las escrituras, el secretario general no acepta las condiciones, lo que la molesta. Solo podrá hacerlo si es elegida priora. Su actitud en medio del sufrimiento la eleva al matrimonio espiritual del que hablaba Juan de la cruz. Ella entra y se siente pecadora a la luz del pecado San Pablo, San Agustín y otros santos. En su camino hacia Dios, considera su alma como un jardín cerrado sellado con el sello del amor divino, y acoge en él las virtudes que ha plantado el jardinero celestial.

Salida del monasterio de Corpus Christi en Alcalá de Henares hacia Santiago

El 5 de septiembre de 1748 viajó a Santiago vía Ávila, Medina de Rioseco y Valladolid. La acompañarán seis compañeros y dos religiosos. Saldrás hacia Astorga para llegar a Santiago el día de Santa teresa. Antes de entrar en su futuro monasterio, se dedicó a este Virgen del carmenVisitas a las damas de San Pelayo y las de Santa Clara. Asumirán el cargo el 16 de octubre. El arzobispo de Santiago fue entonces Don Cayetano Gil de Taboada. Ella sufre sola y refleja los caminos de Dios. Una hermana, cubierta con un velo blanco, le ofreció algo de consuelo. Entran algunos principiantes.

Ante ciertos problemas, el Señor los consuela y los anima a amarlos allí. Eligen a su priora. Su protector, D. Miguel, muere y dos sobrinas del testador son acogidas en el monasterio: una confiesa y la otra lo deja porque está enferma. Entonces tiene problemas con la fundación. No es extraño porque los enfoques de las personas son diferentes a los que tienen almas consagradas a Dios. En cualquier caso, no faltan los vítores de los inquietos. Por fin se hace sentir la palabra del Señor y el consagrado encuentra la paz.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *